La aven­tu­ra de ser vi­ti­cul­tor por un día

Pa­ra co­no­cer el mun­do del vino hay que pi­sar el te­rreno y par­ti­ci­par, o al me­nos co­no­cer, tra­ba­jos co­mo la po­da, que se ha­ce ge­ne­ral­men­te en es­tos me­ses, así co­mo otras ac­ti­vi­da­des que nos abri­rán los ojos an­te una la­bor que no se va­lo­ra en su jus­ta me­did

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo - TEX­TO C.O.BOU­ZA

Po­dar es qui­zás la la­bor más im­por­tan­te en la vi­da de la vid, por­que ha­cer­la bien o mal y en una épo­ca u otra va a in­ci­dir de­ci­si­va­men­te en la sa­lud de la plan­ta y en la ca­li­dad de la uva. «Es la cla­ve de la co­se­cha —ex­pli­ca Pri­mi­ti­vo La­reu, pro­pie­ta­rio de las bo­de­gas La­reu en la Ri­bei­ra Sa­cra— por­que no so­la­men­te va­mos a di­ri­gir la vid, sino que tam­bién con­se­gui­re­mos más ra­ci­mos, con ba­yas más pe­que­ñas y que, por lo tan­to, nos van a apor­tar más su­per­fi­cie de piel y me­nos lí­qui­dos».

La pre­mi­sa fun­da­men­tal es ha­cer la po­da con el ma­te­rial ade­cua­do y en per­fec­tas con­di­cio­nes, pa­ra evi­tar trans­mi­tir en­fer­me­da­des a la vid. Ti­je­ras muy bien afi­la­das y de­sin­fec­ta­das, que den cor­tes lim­pios pa­ra que res­ba­le me­jor el agua de la lluvia y del ro­cío. Hay que cor­tar por me­dio del en­tre­nu­do o por el dia­frag­ma del nu­do si­guien­te. Una po­da bien he­cha, co­men­zan­do por la for­ma­ción y, a ser po­si­ble, rea­li­za­da siem­pre por el mis­mo vi­ti­cul­tor o co­mo mí­ni­mo si­guien­do su cri­te­rio, va a con­tri­buir a la lon­ge­vi­dad de la plan­ta.

LA IN­FLUEN­CIA DE LA LU­NA

Es­te es un as­pec­to con­tro­ver­ti­do, por­que hay mu­chos que lo de­fien­den y otros que di­cen que es ab­sur­do. Pe­ro lo cier­to es que los vie­jos vi­ti­cul­to­res si tie­nen en cuen­ta la fa­se de la lu­na pa­ra rea­li­zar la po­da, por­que no es na­da nue­vo que los lí­qui­dos in­ter­nos de las plan­tas as­cien­den y des­cien­den con la lu­na. De es­te mo­do, con la lu­na as­cen­den­te, te­ne­mos más sa­via en la par­te de la plan­ta que es­tá por en­ci­ma del sue­lo; mien­tras que con la lu­na des­cen­den­te los lí­qui­dos in­ter­nos de las vi­des des­cien­den y la ma­yor par­te de la ac­ti­vi­dad de la plan­ta se rea­li­za en las raí­ces. La po­da es muy trau­má­ti­ca, por lo que si no la ha­ce­mos en la lu­na idó­nea, los cor­tes pro­vo­ca­rán llo­ros en las vi­des.

VI­TI­CUL­TOR POR UN DÍA

Pe­ro pa­ra los aman­tes de es­te apa­sio­nan­te mun­do del vino, na­da me­jor que con­ver­tir­se en vi­ti­cul­tor por un día y apren­der, en la pro­pia vi­ña, por qué y pa­ra qué ha­cen los agri­cul­to­res ese tra­ba­jo. Y pa­ra eso exis­te una em­pre­sa (enotu­ris­mo­ga­li­cia. es), que di­ri­ge Am­pa­ro Mon­te­ne­gro, que te lle­va a la vi­ña pa­ra que sean los pro­pios vi­ti­cul­to­res los que te en­se­ñen el pro­ce­so. «Mos­tra­mos có­mo se ha­ce la po­da, al mis­mo tiem­po que el po­da­dor nos ex­pli­ca por dón­de hay que cor­tar pa­ra no da­ñar la plan­ta. Co­men­za­mos co­no­cien­do las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da va­rie­dad y va­mos a po­dar con el téc­ni­co o res­pon­sa­ble de la bo­de­ga. Es la me­jor for­ma de co­no­cer una vid y los pro­ble­mas que po­de­mos crear si no rea­li­za­mos bien el cor­te».

Y des­pués de es­te apren­di­za­je prác­ti­co se vi­si­ta la bo­de­ga, nos ex­pli­can el pro­ce­so de vi­ni­fi­ca­ción y ca­ta­mos sus vi­nos, acom­pa­ña­dos de una de­gus­ta­ción de pro­duc­tos tí­pi­cos.

Pa­ra rea­li­zar es­ta ac­ti­vi­dad enotu­rís­ti­ca el gru­po mí­ni­mo es de 2 per­so­nas. Su pre­cio es de 20 eu­ros. (in­fo@ enotu­ris­mo­ga­li­cia.es).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.