LO MÁS NUE­VO.

Com­pran a diario, en cer­ca­nía y lo me­jor de lo me­jor. Son pes­ca­de­rías-res­tau­ran­te. No abun­dan en Galicia, pe­ro tie­nen un con­cep­to cla­ro: el clien­te es­co­ge el pro­duc­to en fres­co, se lo pe­san y a la me­sa. Tam­bién es­tá dis­po­ni­ble pa­ra de­gus­tar­lo en ca­sa

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - En Portada: Una Comida Con Los Mejores - TEX­TO GLADYS VÁZ­QUEZ FO­TOS ANA GAR­CÍA / CAR­ME­LA QUEIJEIRO

La úl­ti­ma ten­den­cia: res­tau­ran­tes con pes­ca­de­ría in­cor­po­ra­da

Son mu­chos los que se sor­pren­den al en­trar en Mar Vi­va. El per­so­nal sa­lu­da a los re­cién lle­ga­dos tras una ba­rra. Pe­ro no cual­quier ba­rra: es un mos­tra­dor re­ple­to de ma­ris­co y pes­ca­do fres­co. Una auténtica pes­ca­de­ría que lu­ce en su pa­red una ta­bla con los pre­cios del pro­duc­to por ki­lo. «Le­va­mos to­da a vi­da no mun­do do pei­xe e o ma­ris­co, máis de co­ren­ta anos. Temos un lo­cal no mer­ca­do do po­bo. De aí xur­diu a idea de mes­tu­rar pei­xa­ría e a res­tau­ra­ción», ex­pli­ca En­ri­que Coo, ge­ren­te de Mar Vi­va. En es­te res­tau­ran­te no hay car­ta. La pri­me­ra y ne­ce­sa­ria pa­ra­da es­tá en el mos­tra­dor de pes­ca­do. «Non hai ra­cións. A xen­te eli­xe o pro­du­to, pe­sá­mos­llo e des­pois pre­pa­rá­mos­llo». De es­te modo, el que se aden­tra en es­ta ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca ya tie­ne una idea de lo que va a pa­gar. No hay que pe­dir pie­zas en­te­ras o por ki­lo. «Coma se que­res dúas na­va­llas ou un to­ro de pes­ca­do. Fa­ce­mos o me­nú co­mo que­re o clien­te». To­do lo que hay en la pes­ca­de­ría de Mar Vi­va llega del mar de A Cos­ta da Mor­te al pla­to. «Temos un ni­vel ele­va­do de pei­xe. Eses pro­duc­tos que moi­tas ve­ces non mer­cas pa­ra fa­cer na ca­sa. Non temos pes­ca­do de máis lon­xe de 100 qui­ló­me­tros», co­men­ta En­ri­que. El per­so­nal del res­tau­ran­te com­pra ca­da día el pro­duc­to re­cién sa­li­do del mar y lo lle­va al lo­cal. «O pro­du­to ten ni­vel, se­nón se­ría­mos un lo­cal de tan­tos».

La ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes se de­can­tan por un pla­to de ma­ris­co de pri­me­ro y un se­gun­do en el que el pes­ca­do es el rey. «A xen­te, es­pe­cial­men­te a de fó­ra, sor­prén­de­se ao en­trar. A moi­tos temos que ase­so­ra­los por­que nun­ca vi­ran es­ta fór­mu­la. Hai quen non co­ñe­ce o pei­xe. Nós in­ten­ta­mos di­cir­lles cal es­tá no seu mo­men­to óp­ti­mo», En­ri­que da es­ta ex­pli­ca­ción ob­ser­van­do ese mos­tra­dor don­de es­tos días rei­nan la lu­bi­na, el lu­bri­gan­te o las na­va­jas. «Non po­de­ría di­cir o que máis pi­de a xen­te. De­pen­de do día. Por exem­plo, can­do hai lan­gos­ta, ten bas­tan­te saí­da».

En­tre los clien­tes de es­te lo­cal hay mu­chos fie­les de la tie­rra. Ga­lle­gos no so­lo de la zo­na, tam­bién co­men­sa­les que se des­pla­zan des­de Lu­go, Ou­ren­se o Vi­go. «Cha­man con tem­po por­que xa sa­ben que en cer­tas épo­cas é im­po­si­ble co­mer sen re­ser­va».

Tras ele­gir el pes­ca­do, to­ca su­bir a la pri­me­ra o se­gun­da plan­ta de un pre­cio­so edi­fi­cio que man­tie­ne con­ser­va- dos en el in­te­rior los mu­ros de pie­dra. Les re­ci­ben una vein­te­na de me­sas y un gran re­ser­va­do. «O que fa­ce­mos co que eli­xen é pre­pa­ra­lo da for­ma máis sin­xe­la que po­de­mos. Cre­mos que aquí as sal­sas non pin­tan na­da. O pro­du­to é de pri­mei­ra». Una fór­mu­la que no im­pi­de que la pes­ca­de­ría fun­cio­ne co­mo tal. Hay quien com­pra el pro­duc­to y se lo lle­va a ca­sa co­mo en cual­quier es­ta­ble­ci­mien­to. In­clu­so hay quien lo en­car­ga ya pre­pa­ra­do pa­ra lle­var. Una de­gus­ta­ción del mar a la que se pue­de ac­ce­der por unos 35 eu­ros de me­dia por per­so­na.

UN CLÁ­SI­CO QUE ARRIES­GA

El pes­ca­do y el ma­ris­co tam­bién son los re­yes de Ben­boa Co­rru­be­do. Aquí sí hay car­ta, pe­ro si te de­can­tas por el mar, te in­vi­tan a acer­car­te a la pes­ca­de­ría. «Ti­ña­mos cla­ro o que que­ría­mos den­de que co­men­za­mos en 2012. Ben­boa é un­ha an­ti­ga fá­bri­ca de sa­la­zón e que­ría­mos que a pro­pos­ta fo­se real. So­mos des­ta zo­na e xa ti­ña­mos re­la­ción coa in­dus­tria ar­ma­do­ra e a hos­te­le­ría», ex­pli­ca Car­los Brión, uno de los pro­pie­ta­rios.

En es­te es­ta­ble­ci­mien­to de Bar­ban­za se pre­pa­ra el pes­ca­do a la pa­rri­lla o al horno. «Hai xen­te que se le­van­ta da me­sa pa­ra ver co­mo se vai co­ci­ñan­do o que pe­diu». Pre­pa­ra­cio­nes sen­ci­llas pa­ra man­te­ner la esen­cia de la ma­te­ria pri­ma, aun­que tam­bién arries­gan, con pes­ca­dos ahu­ma­dos o pre­pa­ra­dos al es­ti­lo de la cocina pe­rua­na. «Dá­mos­lle to­das as op­cións ao clien­te. Temos res­tau­ran­te, terraza e ta­ber­na. Aquí po­des pi­car al­go por do­ce eu­ros ou dar­te un­ha auténtica ho­me­na­xe».

Ade­más de pes­ca­de­ría, don­de tam­bién te pue­des lle­var a ca­sa el pes­ca­do y ma­ris­co co­mo en cual­quier otra tien­da, Ben­boa tie­ne su pro­pia ce­tá­rea. Pre­pa­ran in­clu­so

con­ser­vas. «To­do cos froi­tos da zo­na. Tra­ba­lla­mos coa lon­xa de Ri­bei­ra, que é moi rica en pro­du­to. Po­des to­mar sar­go, sal­mo­ne­te ou ro­ba­li­za. Fa­ce­mos un ra­pe sen pel ao forno que sae es­pec­ta­cu­lar».

Mien­tras es­te ne­go­cio se acer­ca a su épo­ca más fuer­te sus so­cios tie­nen otro pro­yec­to en­tre ma­nos que ve­rá la luz en ju­nio: Ben­boa Com­pos­te­la. «A idea é prác­ti­ca­men­te a mes­ma, con pei­xa­ría e res­tau­ran­te. Sus re­des lle­gan in­clu­so más allá de las fron­te­ras de la co­mu­ni­dad. Las pre­pa­ra­cio­nes de Ben­boa se mue­ven por to­do el país ba­jo la mar­ca Atlan­te­at. «Son pra­tos re­fri­xe­ra­dos. O clien­te es­co­lle o pro­du­to e a guar­ni­ción. Aguan­tan 30 días, sen con­ser­van­tes e en­va­sa­dos ao va­cío. Che­gan lis­tos pa­ra quen­tar na ca­sa: mer­lu­za, pei­xe sa­po ou o pol­bo cos seus ca­che­los. É rá­pi­do e sano. Ago­ra es­ta­mos pro­ban­do coa ta­pa de 125 gra­mos de per­ce­be. Un pro­du­to que po­des to­mar cal­que­ra día cun vi­ño na ca­sa e non só ne­ses mo­men­tos de en­chen­tas», ex­pli­ca Car­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.