Va­ca­cio­nes de lu­jo y vino en Baio­na

El enotu­ris­mo es­tá en au­ge y has­ta los es­ta­ble­ci­mien­tos hos­te­le­ros ur­ba­nos in­clu­yen ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das con el mun­do del vino; co­mo vi­si­tas a bo­de­gas, ca­tas, masajes re­la­jan­tes o pro­duc­tos de ba­ño de­ri­va­dos de la uva, que se ofre­cen en sus ele­gan­tes

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Enoturismo - TEX­TO J. M. ORRIOLS

Y“Es­te ele­gan­te pa­zo del si­glo XVIII fue to­tal­men­te re­no­va­do ha­ce un año

el ho­tel mo­nu­men­to Pa­zo de Mendoza en Baio­na (Pon­te­ve­dra) cum­ple esas pre­mi­sas, aun­que aña­de otros mu­chos atrac­ti­vos pa­ra el via­je­ro, so­bre to­do por ocu­par un edi­fi­cio en pie­dra con va­rios si­glos de his­to­ria. Cons­trui­do en 1768 por el doc­tor Po­li­car­po de Mendoza, en­ton­ces deán de la ca­te­dral de San­tia­go de Com­pos­te­la, es­tá si­tua­do en el cen­tro del cas­co his­tó­ri­co de la vi­lla, con vis­tas a la pla­za de don Pe­dro de Cas­tro y a la bahía que for­ma la pe­nín­su­la de Mon­te­rrei, don­de fon­dean bar­cos de pes­ca y de re­creo, so­bre­sa­lien­do la re­pro­duc­ción exac­ta de la ca­ra­be­la la Pin­ta, esa na­ve que, en mar­zo de 1493, tra­jo al vie­jo con­ti­nen­te la no­ti­cia del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. Y es­te pa­zo es­tá tan bien si­tua­do, que du­ran­te mu­chos años allí fi­na­li­za­ba la lí­nea de tran­vía de Vi­go a Baio­na y, en lo que es hoy la ca­fe­te­ría, se ven­dían los bi­lle­tes. Ce­rran­do la pla­za don­de es­tá el ho­tel, po­dre­mos vi­si­tar tam­bi én el Mu­seo de la Na­ve­ga­ción, en el que po­de­mos ha­cer un re­co­rri­do por la his­to­ria de los dis­tin­tos ti­pos de em­bar­ca­cio­nes, so­bre to­do de pes­ca, que ama­rra­ron en su puer­to, así co­mo vie­jas ar­tes de pes­ca. A to­do es­to hay que aña­dir que, en la plan­ta ba­ja, tie­ne un res­tau­ran­te que se ha ga­na­do jus­ta fa­ma en Es­pa­ña por la gran ca­li­dad de su cocina tra­di­cio­nal ga­lle­ga.

TO­DO UN DES­CU­BRI­MIEN­TO

Vi­si­tar es­te alo­ja­mien­to es pa­ra mu­chos un des­cu­bri­mien­to sor­pren­den­te,

por­que son po­cos los que po­drían ima­gi­nar­se que, con so­la­men­te dos es­tre­llas, pu­die­ran en­con­trar­se con unas ins­ta­la­cio­nes de au­tén­ti­co lu­jo. «Lo de las es­tre­llas —ex­pli­ca Je­sús Fernández Mén­dez, su pro­pie­ta­rio— es­tá en fun­ción de trá­mi­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos y de ofre­cer al­gu­nos ser­vi­cios, co­mo el as­cen­sor, que no­so­tros, por las ca­rac­te­rís­ti­cas del edi­fi­cio, ni po­de­mos, ni nos per­mi­ten ins­ta­lar. De cual­quier for­ma so­la­men­te son

dos plan­tas que se su­ben con re­la­ti­va fa­ci­li­dad, ya que de los equi­pa­jes se en­car­ga siem­pre nues­tro per­so­nal. La res­tau­ra­ción —aña­de— fue com­pli­ca­da, pe­ro que­da­mos muy con­ten­tos por­que con­se­gui­mos con­ju­gar un edi­fi­cio cen­te­na­rio con ma­te­ria­les mo­der­nos que pre­ser­van la be­lle­za y ga­ran­ti­zan el des­can­so y el con­fort».

LA HA­BI­TA­CIÓN DEL PE­RE­GRINO

En el Pa­zo de Mendoza, ya a par­tir del mes de ju­nio, se va a ofre­cer un ser­vi­cio de masajes te­ra­péu­ti­cos y re­la­jan­tes en la pro­pia ha­bi­ta­ción «Es una op­ción más que co­rre­rá a car­go de una ma­sa­jis­ta ex­pe­ri­men­ta­da y que uti­li­za­rá tam­bién pro­duc­tos de­ri­va­dos de la uva. Tam­bién quie­ro des­ta­car que, de las 11 ha­bi­ta­cio­nes, 10 son do­bles y una in­di­vi­dual, que lla­ma­mos del pe­re­grino, por­que ca­da vez son más los que eli­gen el ca- mino por­tu­gués por la cos­ta y aquí van a en­con­trar más tran­qui­li­dad y paz in­te­rior, que en cual­quier al­ber­gue». Cuan­do ha­bla­mos de gas­tro­no­mía, Su­so Mén­dez des­ta­ca la pro­fe­sio­na­li­dad de sus em­plea­dos y de Pi­lar Pal­mou, la co­ci­ne­ra, que ela­bo­ra pla­tos ga­lle­gos con to­que ac­tual. «So­mos aman­tes de los cal­dos, po­ta­jes, em­pa­na­das y pro­duc­tos de la ría, pre­pa­ra­dos de una for­ma na­tu­ral, sin pre­pa­ra­cio­nes mo­der­nis­tas. Fres­cos y na­tu­ra­les. Un me­nú, con vino ga­lle­go, pue­de es­tar en­tre 30 y 35 eu­ros, aun­que hay un pla­to del día por 12,95 eu­ros».

UN PA­ZO DE VA­CA­CIO­NES DEL SI­GLO XVIII EL ES­CU­DO QUE LU­CE EN SU PAR­TE AL­TA nos dice que es­te edi­fi­cio no fue cons­trui­do por nin­gu­na familia de la no­ble­za de en­ton­ces, por­que la le­yen­da «Ave Ma­ría» in­di­ca que per­te­ne­ció a la cu­ria com­pos­te­la­na. Era de va­ca­cio­nes por­que su pro­pie­ta­rio, co­mo deán de la ca­te­dral, es­ta­ba obli­ga­do a vi­vir en San­tia­go. Así que aquí ve­nía en fes­ti­vos y va­ca­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.