Die­ta pos­na­vi­de­ña

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - PON EL CORAZÓN -

Han pa­sa­do las fies­tas na­vi­de­ñas y ha lle­ga­do el mo­men­to de po­ner­se esa ca­mi­sa, cha­que­ta o pan­ta­lón que an­tes de las va­ca­cio­nes nos que­da­ba de ci­ne y que hoy des­cu­bri­mos, con es­tu­por, que no nos sir­ve. Co­mo to­dos los años, nos to­ca es­for­zar­nos pa­ra re­cu­pe­rar el pe­so an­te­rior a los ex­ce­sos na­vi­de­ños. O, al me­nos, re­cu­pe­rar la cin­tu­ra pa­ra po­der po­ner­nos al­go de ro­pa.

CUI­DA­DO CON LAS DIE­TAS

He­mos vis­to, en los úl­ti­mos tiem­pos, a mu­chos fa­mo­sos que han pro­mo­cio­na­do o re­co­men­dan­do di­fe­ren­tes die­tas –la ma­yo­ría, con una du­do­sa efi­ca­cia o be­ne­fi­cio pa­ra la sa­lud–. No obs­tan­te, pa­ra rea­li­zar una die­ta es fun­da­men­tal con­tac­tar con pro­fe­sio­na­les. Lo pri­me­ro se­rá me­dir su es­ta­tu­ra, el pe­so y, en oca­sio­nes, el por­cen­ta­je de gra­sa cor­po­ral pa­ra de­ter­mi­nar el es­ta­do de obe­si­dad o so­bre­pe­so, se­gún el ca­so, y es­ta­ble­cer los ob­je­ti­vos con la can­ti­dad de ki­los que se de­ben per­der y el tiem­po apro­xi­ma­do de la die­ta. Ade­más, se de­be­rá rea­li­zar un se­gui­mien­to du­ran­te el desa­rro­llo de la mis­ma.

EVA­LUA­CIÓN

Se­rá ne­ce­sa­rio eva­luar el es­ta­do pre­vio, ver si tie­ne al­gún tras­torno o en­fer­me­dad que pue­da in­fluir en la die­ta o ha­cer­la pe­li­gro­sa. Hay que te­ner en cuen­ta sus cir­cuns­tan­cias per­so­na­les, co­mo en­fer­me­da­des pre­vias, me­di­ca­ción, in­to­le­ran­cias ali­men­ta­rias y si ha rea­li­za­do die­tas an­te­rior­men­te. Le rea­li­za­rán una ana­lí­ti­ca y es po­si­ble que le so­li­ci­ten otro ti­po de prue­bas o va­lo­ra­cio­nes por otros es­pe­cia­lis­tas. Exis­te una evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que la die­ta equi­li­bra­da en nu­trien­tes y ba­ja en ca­lo­rías es el me­jor tra­ta­mien­to die­té­ti­co y es el re­co­men­da­do por los dis­tin­tos or­ga­nis­mos y so­cie­da­des cien­tí­fi­cas en el tra­ta­mien­to die­té­ti­co de la obe­si­dad. Con una re­duc­ción en­tre 500 y 1000 ki­lo­ca­lo­rías al día de la in­ges­ta me­dia de un adul­to nor­mal po­de­mos con­se­guir una pér­di­da me­dia de 0,5 a 1 ki­lo a la se­ma­na de ma­ne­ra muy sos­te­ni­ble. En re­su­men, lo ideal es co­mer me­nos, pe­ro de ma­ne­ra equi­li­bra­da.

CON­SE­JOS

¿En qué de­be con­sis­tir una die­ta equi­li­bra­da ba­ja en ca­lo­rías? En es­te ti­po de die­tas ten­dre­mos que rea­li­zar 5 co­mi­das dia­rias: desa­yuno, me­dia ma­ña­na, al­muer­zo, me­rien­da y ce­na. Ade­más, de­be­mos di­vi­dir la to­ma de ali­men­tos en­tre ellas. Ló­gi­ca­men­te, pa­ra res­trin­gir la to­ma de ca­lo­rías ten­dre­mos que evi­tar cier­tos ali­men­tos, co­mo, por ejem­plo, los que con­ten­gan azú­car re­fi­na­do –pas­te­le­ría, he­la­dos...–. Tam­bién res­trin­gir la to­ma de ali­men­to ri­cos en hi­dra­tos de car­bono, co­mo el pan, pa­ta­tas, pas­ta o arroz y sus­ti­tuir­los, de ma­ne­ra con­tro­la­da, por ali­men­tos con hi­dra­tos de car­bono de ab­sor­ción len­ta, co­mo la fru­ta. Es fun­da­men­tal con­tro­lar el ta­ma­ño de las can­ti­da­des. Por

ejem­plo, pue­de uti­li­zar­se la pal­ma de la mano pa­ra me­dir las ra­cio­nes de pro­teí­na, car­ne o pes­ca­do, de ma­ne­ra que ten­gan el mis­mo ta­ma­ño que es­ta. Tam­bién nos pue­de ser­vir pa­ra me­dir las ra­cio­nes de ver­du­ra, pu­dien­do to­mar la can­ti­dad que es ca­paz de en­trar en un pla­to de­ba­jo de la mano con los de­dos abier­tos. El con­su­mo de gra­sa y acei­te se de­be li­mi­tar a tres o cua­tro cu­cha­ra­das de pos­tre dia­rias y se de­be eli­mi­nar el con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas, que son muy ca­ló­ri­cas. Es­tan­do a die­ta es im­por­tan­te be­ber abun­dan­tes lí­qui­dos pa­ra po­der de­pu­rar ade­cua­da­men­te el cuer­po.

CUES­TIÓN DE SE­XO

Cuan­do ha­ce­mos una die­ta, los hom­bres y las mu­je­res no adel­ga­zan de la mis­ma ma­ne­ra. En igual­dad de con­di­cio­nes, a los pri­me­ros les cues­ta me­nos adel­ga­zar. Las ca­lo­rías que ne­ce­si­tan los hom­bres son ma­yo­res que las de las mu­je­res y, ade­más, es­tas úl­ti­mas, de­bi­do a sus hor­mo­nas, co­mo por ejem­plo las re­la­cio­na­das con el ci­clo mens­trual, tie­nen más di­fi­cul­tad pa­ra la re­gu­la­ción de los lí­qui­dos cor­po­ra­les, ten­dien­do, en oca­sio­nes, a la re­ten­ción de lí­qui­dos. No obs­tan­te, aun­que tar­den más tiem­po, si per­se­ve­ran en la die­ta, se­rán ca­pa­ces de al­can­zar el pe­so desea­do.

El ob­je­ti­vo de una die­ta no de­be ser per­der pe­so, sino más bien al­can­zar un pe­so sa­lu­da­ble y nor­mal pa­ra la es­ta­tu­ra y edad. Es­ta pér­di­da de pe­so ha de ser sos­te­ni­ble en el tiem­po, evi­tan­do re­cu­pe­rar­lo de nue­vo. En pos­te­rio­res ar­tícu­los ha­bla­re­mos de có­mo rea­li­zar el pe­rio­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.