UN SIS­TE­MA PRO­DUC­TI­VO AME­NA­ZA­DO

Al­coa, Ce­mex, Ves­tas, La Na­val, Ga­me­sa. El cie­rre de fá­bri­cas arre­cia y las mul­ti­na­cio­na­les avi­san El al­to pre­cio de la luz, el al­za del sa­la­rio mí­ni­mo y la pre­sión fis­cal dis­pa­ra­rán los cos­tes de pro­duc­ción y las des­lo­ca­li­za­cio­nes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - M. Sío Do­pe­so

El anun­cio de cie­rres co­mo Al­coa, Ce­mex, Ves­tas o La Na­val abren el de­ba­te so­bre si el mo­de­lo pro­duc­ti­vo ac­tual, so­bre to­do en al­gu­nos sec­to­res, es­tá ago­ta­do. Los cos­tes de pro­duc­ción se dis­pa­ran y pro­vo­can la des­lo­ca­li­za­ción.

El Ín­di­ce de Pre­cios In­dus­tria­les si­gue des­bo­ca­do, y en Ga­li­cia ya cre­ce por en­ci­ma de la me­dia de Es­pa­ña

La fac­tu­ra eléc­tri­ca nun­ca es la úni­ca cau­sa de una de­ci­sión de cie­rre que lle­va años ges­tán­do­se

En la era de los da­tos, to­do se pue­de me­dir con nú­me­ros, in­clu­so eso tan abs­trac­to que las em­pre­sas lla­man com­pe­ti­ti­vi­dad. La coc­te­le­ra big da­ta en la que las em­pre­sas me­ten cos­tes fi­jos co­mo la ener­gía o la mano de obra; los im­pues­tos que pa­gan y los in­cen­ti­vos que per­ci­ben, una vez bien agi­ta­da, con­fi­gu­ra un ma­pa de los lu­ga­res en don­de la pro­duc­ción sa­le más ren­ta­ble, y en ese plano a Es­pa­ña hay que ver­la ya con lu­pa.

Los cie­rres anun­cia­dos en las úl­ti­mas se­ma­nas de­jan pa­ten­te un pro­ble­ma de fal­ta de com­pe­ti­ti­vi­dad de un sec­tor cla­ve pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­las, que ge­ne­ra ca­si el 17 % del PIB.

Es­ta mes ha si­do el más ne­gro en lo que va de año, con el anun­cio de un plan de des­pi­dos de ca­si 900 em­pleos: Los 686 que pre­ten­de fi­ni­qui­tar Al­coa en Ga­li­cia y As­tu­rias y otros 200 que pre­vé amor­ti­zar Ce­mex en Al­me­ría y Ba­lea­res.

Ha­ce po­cas se­ma­nas Ves­tas de­ci­día clau­su­rar su plan­ta de León y li­qui­dar a ca­si 400 tra­ba­ja­do­res al mar­gen de otros 180 even­tua­les sin re­no­var. Me­ses an­tes ha­bía ce­rra­do su fá­bri­ca de Ta­rra­go­na, con el con­si­guien­te ajus­te de 44 em­plea­dos. Otro que es­tá ne­go­cian­do el fin del con­tra­to de sus 180 tra­ba­ja­do­res es Cons­truc­cio­nes Na­va­les del Nor­te. La Na­val de Ses­tao (Viz­ca­ya) se en­ca­mi­na a la li­qui­da­ción tras va­rios años de pér­di­das.

RE­SIS­TIR NO ES COM­PE­TIR

Los cie­rres se han re­cru­de­ci­do es­te oto­ño, pe­ro ya a prin­ci­pios del 2018 Sie­mens Ga­me­sa de­ci­día no vol­ver a pro­du­cir más en Miranda de Ebro, lo que le lle­vó a ne­go­ciar el fin de su re­la­ción la­bo­ral con los 134 tra­ba­ja­do­res de su plan­ta bur­ga­le­sa. Son 1.800 em­pleos a des­apa­re­cer, pe­ro de­trás hay otros mi­les que des­apa­re­ce­rán de for­ma in­di­rec­ta. Y el ho­ri­zon­te no es pa­ra ti­rar cohe­tes, con em­pre­sas co­mo Tu­bos Reuni­dos con se­rios pro­ble­mas de con­ti­nui­dad que han abo­ca­do a la di­mi­sión de su pre­si­den­te es­ta mis­ma se­ma­na.

Es­to ocu­rre cuan­do la in­dus­tria, que en Ga­li­cia pa­re­cía bien en­ca­rri­la­da has­ta el gol­pe de Al­coa, aún no se ha re­cu­pe­ra­do del ba­ta­ca­zo que su­frió du­ran­te los años de cri­sis, con el cie­rre de 49.500 em­pre­sas del sec­tor ma­nu­fac­tu­re­ro y la des­truc­ción de me­dio mi­llón de em­pleos.

La co­mu­ni­dad ga­lle­ga fue una de las más afec­ta­das por la cri­sis de la cons­truc­ción na­val, y por la des­lo­ca­li­za­ción de em­pre­sas pro­vee­do­ras del au­to­mó­vil. Tam­bién el tex­til tu­vo que ex­tir­par su ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va y ex­ter­na­li­zar­la a paí­ses de cos­tas más ba­jos pa­ra se­guir man­te­nién­do­se.

Hoy, bue­na par­te de los as­ti­lle­ros y la in­dus­tria au­xi­liar es­tán en con­di­cio­nes de se­guir aguan­tan­do; y la au­to­mo­ción, que man­tie­ne una de­pen­den­cia to­da­vía vi­tal del gru­po PSA, se ha ase­gu­ra­do ac­ti­vi­dad con los nue­vos mo­de­los has­ta el me­nos el 2028. Pe­ro una co­sa es re­sis­tir y otra co­sa es te­ner be­ne­fi­cios, ca­pa­ci­dad de in­ver­sión y ge­ne­rar va­lor.

Vol­vien­do a los da­tos, hay uno de es­ta mis­ma se­ma­na que ha­bla por sí so­lo. El ín­di­ce de pre­cios in­dus­tria­les (IPRI) re­gis­tró un in­cre­men­to in­ter­anual del 5,2 % en sep­tiem­bre, co­mo con­se­cuen­cia un mes más del en­ca­re­ci­mien­to de la ener­gía de­ri­va­do del al­za de la pro­duc­ción, trans­por­te y dis­tri­bu­ción de elec­tri­ci­dad.

De acuer­do con los da­tos pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na por el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), por en­ci­ma de la me­dia na­cio­nal avan­za­ron los pre­cios in­dus­tria­les en Ca­na­rias (13,3 %), Mur­cia (8,5 %), Cas­ti­lla-La Man­cha (7,4 %), Ma­drid (5,9 %) y Ga­li­cia (5,3 %).

Una ma­la no­ti­cia, que vie­ne a dar­le par­te de ra­zón a Al­coa, cuan­do ar­gu­men­ta, co­mo mo­ti­vo del cie­rre, que el pre­cio de la ener­gía eléc­tri­ca su­po­ne a la em­pre­sa has­ta un 40 % del cos­te de la pro­duc­ción de alú­mi­na y alu­mi­nio. In­de­pen­dien­te­men­te de que ha re­ci­bi­do al­re­de­dor de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros en los úl­ti­mos 10 años pa­ra re­ba­jar su fac­tu­ra eléc­tri­ca y que en la ac­tua­li­dad abo­na 4 cén­ti­mos por ki­lo­va­tio ho­ra, cin­co me­nos que el res­to de la in­dus­tria, el re­sul­ta­do es el que es: el des­man­te­la­mien­to de las fá­bri­cas lo­ca­li­za­das en A Co­ru­ña y Avi­lés y 700 fa­mi­lias en pa­ro.

PO­LÍ­TI­CAS MÁS FA­VO­RA­BLES

En to­do ca­so, la fac­tu­ra eléc­tri­ca no es la úni­ca cau­sa de una de­ci­sión de cie­rre que lle­va­ba años ges­tán­do­se. Fun­cas (Fun­da­ción de las Ca­jas de Aho­rros )y la Cá­ma­ra de Es­pa­ña aca­ban de pu­bli­car un in­for­me ti­tu­la­do In­no­va­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad: re­tos pa­ra la em­pre­sa y la in­dus­tria es­pa­ño­la, que po­ne el fo­co en tres fac­to­res.

El pri­me­ro de ellos es el en­torno, ya que Es­pa­ña «no cuen­ta con un am­bien­te ade­cua­do por­que la edu­ca­ción no fun­cio­na y no hay una in­ver­sión ade­cua­da en I+D», di­ce.

El se­gun­do es la com­pe­ten­cia real, «ya que en­con­tra­mos pro­ble­mas en la re­gu­la­ción del mer­ca­do in­ter­na­cio­nal»; y por úl­ti­mo se­ña­la «el fun­cio­na­mien­to in­terno de las em­pre­sas».

El pro­pio di­rec­tor ge­ne­ral de Fun­cas, Car­los Oca­ña, cons­ta­ta que «las em­pre­sas es­pa­ño­las tie­nen un pro­ble­ma con la pro­duc­ti­vi­dad, ya que cre­ce muy por de­ba­jo de los paí­ses con los que com­pi­ten».

Di­ce Oca­ña que es­tos pro­ble­mas no son de aho­ra. «An­tes de la cri­sis la pro­duc­ti­vi­dad de la in­dus­tria es­pa­ño­la cre­cía un ter­cio me­nos que las em­pre­sas de la Unión Eu­ro­pea, mien­tras que en el pe­río­do del 2013 al 2017, las com­pa­ñías es­pa­ño­las so­lo han au­men­ta­do la pro­duc­ti­vi­dad la mi­tad en com­pa­ra­ción con el en­torno eu­ro­peo», sen­ten­cia.

Di­ce la pa­tro­nal CEOE que a es­ta co­yun­tu­ra ad­ver­sa, arras­tra­da ya de atrás, no con­tri­bu­yen las pro­pues­tas del ac­tual Go­bierno de ele­var el sa­la­rio mí­ni­mo, au­men­tar la pre­sión fis­cal a los be­ne­fi­cios de las em­pre­sas o se­guir re­car­gan­do con im­pues­tos me­dioam­bien­ta­les sus cos­tes de pro­duc­ción.

| MAR­COS MÍ­GUEZ

Tra­ba­ja­dor de Al­coa en A Co­ru­ña, tras el anun­cio del cie­rre de la fac­to­ría por la mul­ti­na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.