Lec­cio­nes de Is­lan­dia

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - VE­NAN­CIO SAL­CI­NES

Los obre­ros de Al­coa sa­lie­ron a la ca­lle, y las fuer­zas po­lí­ti­cas es­tu­vie­ron allí, uni­dad fren­te al enemi­go de Pit­ts­burgh. Fo­to he­cha a ti­ro de mó­vil, subida in­me­dia­ta a las re­des so­cia­les y pun­to pe­lo­ta. Aho­ra, ¿qué to­ca? ¿Dón­de hay otro in­cen­dio al que acu­dir? Es­to es lo tris­te. Uni­dad y des­pués, el va­cío. Es­tá cla­ro que en Es­pa­ña al­gún po­lí­ti­co sien­te más cer­cano a un bom­be­ro que a un po­licy ma­ker. Qui­zás por­que la pa­la­bra ha­cer país ha si­do sus­ti­tui­da por con­se­guir un vo­to, y si aque­lla pier­de sen­ti­do, ¿por qué in­no­var, crear, arries­gar? Lo que to­ca es ven­der.

Una de las per­so­nas más sen­sa­tas a las que he es­cu­cha­do du­ran­te es­ta cri­sis, aún inaca­ba­da, de Al­coa, es Juan Car­los Ló­pez Cor­ba­cho, el pre­si­den­te de su co­mi­té de em­pre­sa. De sus de­cla­ra­cio­nes a los me­dios se ex­traen mu­chas lec­cio­nes y una de ellas fue el apunte que reali­zó so­bre Is­lan­dia. Ig­no­ro si mu­chos la re­cuer­dan, a mí, me gol­peó en la ca­be­za ¿Al­coa en Is­lan­dia? ¿Qué ocu­rre en el úl­ti­mo con­fín de Eu­ro­pa? ¿Por qué al­guien que no de­sea es­tar en el có­mo­do po­lí­gono in­dus­trial de A Co­ru­ña sí es­tá dis­pues­to a in­ver­tir mil mi­llo­nes en la na­da? Sí, en la na­da, y sí, mil mi­llo­nes. Aquí se los dá­ba­mos y allí los gas­ta­ban. Mo­vi­li­za­ron a 2.200 tra­ba­ja­do­res de to­da Eu­ro­pa, a los cua­les tu­vie­ron que alo­jar en una ciu­dad de nue­va crea­ción, ya que es­ta­ban, re­pi­to, en la na­da. Así es­tu­vie­ron tres años, cons­tru­yen­do una gran plan­ta a ce­ro gra­dos, en­tre fior­dos y sien­do el lu­gar más cer­cano una al­dea de se­te­cien­tos ha­bi­tan­tes. La ter­mi­na­ron ha­ce on­ce años, y con una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción que mul­ti­pli­ca por seis a la de A Co­ru­ña.

Ahí lo tie­nen, un país que, sin su­pe­rar en po­bla­ción a la co­mar­ca co­ru­ñe­sa y con un ni­vel de ex­por­ta­cio­nes que no al­can­za a las que rea­li­za In­di­tex des­de Sa­bón, es ca­paz de lla­mar la aten­ción de la mul­ti­na­cio­nal nor­te­ame­ri­ca­na y con­se­guir lo que no­so­tros so­mos in­ca­pa­ces de ha­cer, cap­tar sus in­ver­sio­nes.

¿Qué han he­cho? Ir a muer­te con el desa­rro­llo de las ener­gías re­no­va­bles, esen­cial­men­te la ba­sa­da en la geo­ter­mia y tan a muer­te que es­tán car­ga­dos de so­bre­pro­duc­ción, de tal mo­do que, su po­bla­ción con­su­me me­nos del 20 %. El res­to va a las in­dus­trias que quie­ran ins­ta­lar­se o la ex­por­tan a Es­co­cia u otras zo­nas me­dia­na­men­te cer­ca­nas ¿Y qué he­mos he­cho no­so­tros? Crear la ta­ri­fa in­dus­trial, an­tes de im­pues­tos, más ca­ra de Eu­ro­pa, so­lo su­pe­ra­da por las de Chi­pre, Mal­ta y Liech­tens­tein. Co­mo al­guno pen­sa­rá que me he vuel­to lo­co y es­to no es po­si­ble, in­di­car que mi fuen­te son las es­ta­dís­ti­cas de Eu­ros­tat, en par­ti­cu­lar la ta­bla Elec­tri­city pri­ces for in­dus­trial con­su­mers, se­cond half 2016 (EUR per kWh).

Asu­mo que una par­te de la cla­se po­lí­ti­ca, cuan­do ve la fac­tu­ra de la ener­gía eléc­tri­ca, se ol­vi­de que pa­ra más de una em­pre­sa es su prin­ci­pal cos­te de pro­duc­ción, pe­ro los ga­lle­gos te­ne­mos un sec­tor in­dus­trial que he­mos más que cui­dar, he­mos de mi­mar. Así que em­pe­ce­mos a pen­sar en la ca­pa­ci­dad pa­ra crear ta­ri­fas au­to­nó­mi­cas, que se ali­men­ten de lo nues­tro, los vien­tos y los ríos. Una que re­fle­je de mo­do real el cos­te de las ener­gías efi­cien­tes y que no sea un ins­tru­men­to in­di­rec­to de re­cau­da­ción de im­pues­tos ¿Que es com­ple­jo? Se­gu­ro, pe­ro ha­gá­mos­lo me­ta-país. En­te­rre­mos ya, y rá­pi­do, el cálcu­lo tra­di­cio­nal que vie­ne de­ter­mi­na­do por las ener­gías más ca­ras, la tér­mi­ca de car­bón o el ci­clo com­bi­na­do. For­ta­lez­ca­mos la ofer­ta de re­no­va­bles y con­vir­ta­mos en in­ne­ce­sa­rias las in­efi­cien­tes. Ha­ga­mos país, y el país nos ha­rá gran­des.

| MAR­COS MÍ­GUEZ

Pro­tes­ta de los tra­ba­ja­do­res de Al­coa an­te el anun­cio del cie­rre de la fá­bri­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.