EL LA­DRI­LLO VUEL­VE A CO­BI­JAR A LOS IN­VER­SO­RES GA­LLE­GOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ro­sa Es­té­vez

AL­RE­DE­DOR DE UN 6 %. ESA ES LA REN­TA­BI­LI­DAD ME­DIA QUE SE OB­TIE­NE DE LOS PI­SOS ALQUILADOS EN GA­LI­CIA, UNA TA­SA MÁS SU­CU­LEN­TA QUE LA QUE OFRE­CEN LOS PRO­DUC­TOS FI­NAN­CIE­ROS DE CA­RÁC­TER CON­SER­VA­DOR Y LA EX­PLI­CA­CIÓN A QUE CA­DA VEZ MÁS PAR­TI­CU­LA­RES HA­YAN DE­CI­DI­DO DES­TI­NAR SUS AHO­RROS A UNO DE SUS SEC­TO­RES PRE­FE­RI­DOS. LOS EX­PER­TOS SOS­TIE­NEN, NO OBS­TAN­TE, QUE EL RIES­GO A UNA NUE­VA BUR­BU­JA ES­TÁ TO­DA­VÍA LE­JOS

Te­ner un pi­so pa­ra al­qui­lar es un te­so­ro, por eso ca­da vez más in­ver­so­res de­ci­den in­ver­tir sus aho­rros en la com­pra de vi­vien­das En Ga­li­cia, la ren­ta­bi­li­dad de un pi­so arren­da­do ron­da el 6% Esos bue­nos datos, su­ma­dos a unos pre­cios de ven­ta aún ajus­ta­dos, ha­cen que ca­da vez ha­ya más mo­vi­mien­to en el mer­ca­do El cre­ci­mien­to cons­tan­te de Vi­go atrae, in­clu­so, a pe­que­ños in­ver­so­res de otros pun­tos del Es­ta­do y a fon­dos en bus­ca de pa­que­tes pa­ra al­qui­lar

La cri­sis hi­zo des­per­tar a va­rias ge­ne­ra­cio­nes de ga­lle­gos de un sue­ño de bo­nan­za eco­nó­mi­ca. De­mos­tró que, en es­tos tiem­pos que co­rren, to­do es sus­cep­ti­ble de des­va­ne­cer­se en el ai­re. Y asen­tó en la so­cie­dad un po­so de des­con­fian­za an­te mu­chos de esos pro­duc­tos mi­la­gro que ofre­cían gran­des ren­ta­bi­li­da­des y ocul­ta­ban gran­des ries­gos. Por esa ra­zón, quie­nes bus­can dón­de in­ver­tir el di­ne­ro que han aho­rra­do op­tan, ca­da vez más, por bie­nes tan­gi­bles. Bie­nes que es­tán ahí, que se pue­den to­car. Que no van a vo­la­ti­li­zar­se si las car­tas vie­nen mal da­das —otra vez— o si la ame­na­za de una nue­va cri­sis aca­ba por cum­plir­se. Y po­cas co­sas hay más tan­gi­bles, más ro­tun­das, que el la­dri­llo.

Se­gún los úl­ti­mos datos fa­ci­li­ta­dos por el Con­se­jo Ge­ne­ral del No­ta­ria­do, du­ran­te el año pa­sa­do se ce­rra­ron en Ga­li­cia 17.488 com­pra­ven­tas de vi­vien­das. En ese ejer­ci­cio, al igual que en los dos an­te­rio­res, tres de ca­da cua­tro de es­tas ope­ra­cio­nes afec­ta­ban a in­mue­bles usa­dos, se­gún apun­tan des­de al Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Em­pre­sas In­mo­bi­lia­rias. Se­gún esa mis­ma fuen­te, quie­nes las ad­quie­ren son «per­so­nas con aho­rros que se ha­cen con ellas con el ob­je­ti­vo de po­ner­las en el mer­ca­do del al­qui­ler». Un mer­ca­do que, en es­tos mo­men­tos, es­tá lleno de opor­tu­ni­da­des.

Así lo apun­tan los datos. Se­gún el in­for­me so­bre las ten­den­cias del sec­tor in­mo­bi­lia­rio ela­bo­ra­do por la So­cie­dad de Ta­sa­ción, los pi­sos en al­qui­ler ofre­cen una ren­ta­bi­li­dad anual del 8,2 % en Es­pa­ña. En Ga­li­cia, la ci­fra baja, pe­ro se que­da en un ape­te­ci­ble 6 %. En nues­tra tie­rra, la ren­ta­bi­li­dad es, cu­rio­sa­men­te, más al­ta en las pro­vin­cias de in­te­rior (un 6,4 % en Ou­ren­se, un 6,17 en Lu­go) que en las de cos­ta (el 5,9 % en Pon­te­ve­dra, el 5,22 % en A Co­ru­ña). Por­que, aun­que el pre­cio que pa­gan los in­qui­li­nos es más al­to en la fa­cha­da atlán­ti­ca, el des­em­bol­so pa­ra ad­qui­rir es­tos in­mue­bles tam­bién, y eso de­ja un mar­gen de be­ne­fi­cio más es­tre­cho a los arren­da­do­res.

«Las ren­ta­bi­li­da­des que ofre­ce la com­pra pa­ra al­qui­ler son in­tere­san­tes en Ga­li­cia en es­tos mo­men­tos». Ha­bla Fe­rrán Font, di­rec­tor de es­tu­dios en el por­tal in­mo­bi­lia­rio Pi­sos. com. El es­ce­na­rio ga­lle­go es, en lí­neas ge­ne­ra­les, si­mi­lar al del res­to del país. «Des­de ha­ce un par de años, el la­dri­llo es­tá de vuel­ta. La com­pra de vi­vien­da es­tá atra­yen­do tan­to a in­ver­so­res na­cio­na­les co­mo in­ter­na­cio­na­les, por­que en es­tos mo­men­tos hay un stock de in­mue­bles con ca­li­da­des muy atrac­ti­vas en com­pa­ra­ción con los pre­cios». En el ca­so ga­lle­go, don­de el cre­ci­mien­to de es­tos es, de mo­men­to, «muy con­te­ni­do», ha­ce que in­ver­tir aquí y aho­ra en la com­pra de vi­vien­da sea una ex­ce­len­te op­ción. Tan­to por las pro­me­sas del al­qui­ler, co­mo por la re­va­lo­ri­za­ción que se pre­su­po­ne que los in­mue­bles ten­drán si na­da vuel­ve a tor­cer­se.

En el sec­tor in­mo­bi­lia­rio com­par­ten esa lec­tu­ra. Y, aun­que el es­ce­na­rio cam­bia mu­cho en fun­ción de un sin­fín de va­ria­bles, ofi­ci­na tras ofi­ci­na la res­pues­ta es ro­tun­da: los pe­que­ños in­ver­so­res han vuel­to al la­dri­llo. De A Co­ru­ña a Ou­ren­se, de Vi­go a Ribadeo, el ve­re­dic­to es muy si­mi­lar. «La si­tua­ción se ha es­ta­bi­li­za­do, la gen­te es­tá per­dien­do el mie­do y se ani­ma a in­ver­tir; so­bre to­do, por el re­pun­te del al­qui­ler». Quien ha­bla es Ál­va­ro Ro­drí­guez Fer­nán­dez-Ar­güe­llos, di­rec­tor de En­gel&Völ­kers en la ciu­dad her­cu­li­na.

DES­DE FUE­RA

Des­de la ofi­ci­na vi­gue­sa de la mis­ma in­mo­bi­lia­ria, Ma­ría Je­sús Gil apun­ta un fac­tor a te­ner en cuen­ta: la lle­ga­da de in­ver­so­res de fue­ra de Ga­li­cia. Ese fe­nó­meno pa­re­ce es­tar, de mo­men­to, cen­tra­do en Vi­go, una ciu­dad en cre­ci­mien­to cons­tan­te, en la que dis­po­ner de vi­vien­das pa­ra al­qui­lar es si­nó­ni­mo de ne­go­cio se­gu­ro. Por eso, a los pe­que­ños in­ver­so­res lo­ca­les se le su­man ca­da vez más «tan­to pe­que­ños in­ver­so­res de Ma­drid o de otros lu­ga­res de Es­pa­ña, co­mo in­clu­so fon­dos de in­ver­sión que bus­can pa­que­tes de pi­sos pa­ra al­qui­lar, ya en vo­lú­me­nes ma­yo­res». Si se cum­plen las pre­vi­sio­nes y en los pró­xi­mos dos años se des­blo­quea sue­lo pa­ra cons­truir 1.500 vi­vien­das en la ciu­dad, tal y co­mo es­tá pre­vis­to, el mo­vi­mien­to va a es­tar ase­gu­ra­do. «Hay in­te­rés por los pi­sos, pe­ro tam­bién hay de­man­da de so­la­res pa­ra cons­truir».

Tam­bién en eso Vi­go es una ex­cep­ción. En el res­to de Ga­li­cia, los pro­mo­to­res si­guen to­man­do to­do ti­po de cau­te­las an­tes de em­bar­car­se en la cons­truc­ción de nue­vos edi­fi­cios. Las pro­mo­cio­nes que du­ran­te la bur­bu­ja del la­dri­llo se lan­za­ban a dies­tro y si­nies­tro, hoy se cuen­tan con los de­dos de una mano en la ma­yo­ría de las lo­ca­li­da­des ga­lle­gas. «No hay fal­ta de in­te­rés, lo que pa­sa es que la gen­te va muy a ti­ro fi­jo, muy a lo se­gu­ro», di­cen en las in­mo­bi­lia­rias.

En O Grove, una lo­ca­li­dad tu­rís­ti­triun­fa, de las Rías Bai­xas, es­pe­ran la cons­truc­ción de nue­vos pi­sos con ansiedad. El ur­ba­nis­mo lle­va años pa­ra­do por fal­ta de PXOM, así que los ne­go­cios in­mo­bi­lia­rios que se cie­rran son, obli­ga­to­ria­men­te, de vi­vien­das de se­gun­da mano. «La gen­te que com­pra aquí sa­be que, por al­qui­ler, va a re­ci­bir un to­pe de 400 eu­ros al mes, así que cal­cu­la e in­vier­te en­tre cien y 120.000 eu­ros en la com­pra del pi­so. Más allá no sue­len ir», ase­gu­ra Ana Por­to, de la in­mo­bi­lia­ria que lle­va su nom­bre. Lo que más en O Grove y en to­dos la­dos, son las obras bien cons­trui­das, o con ele­men­tos sin­gu­la­res. «Pa­ra las co­sas que es­tán bien, la cri­sis siem­pre es me­nor», ase­gu­ra Teodoro Mo­re­da, de la In­mo­bi­lia­ria Nós, en Lu­go. Tam­bién en es­ta pro­vin­cia es­tán con­ven­ci­dos de que se acer­can bue­nos tiem­pos. «La ola del al­qui­ler vie­ne ha­cia el nor­te», di­ce con hu­mor. Aun­que es­tá se­gu­ro de que «la lo­cu­ra de an­tes nun­ca vol­ve­rá», tam­bién afir­ma que «es­te año se aca­ba­rán de ven­der los pi­sos que tie­nen los ban­ca

El pro­duc­to es­tre­lla es un pi­so de en­tre 100.000 y 120.000 eu­ros, si­tua­do en zo­nas ur­ba­nas o en mu­ni­ci­pios tu­rís­ti­cos

cos y se va a vol­ver a cons­truir». Y la gen­te que dis­pon­ga de una can­ti­dad su­fi­cien­te pa­ra in­ver­tir, lo ha­rá.

He aquí otra ca­rac­te­rís­ti­ca de quie­nes in­vier­ten en la­dri­llo: les gus­ta pa­gar en mano. «Creo que la ma­yo­ría no re­cu­rre a hi­po­te­cas, o hi­po­te­ca so­lo una pe­que­ña par­te. Pre­fie­ren pe­dir un prés­ta­mo per­so­nal pa­ra cu­brir de­ter­mi­na­dos gas­tos an­tes que otra co­sa, por­que en es­tos mo­men­tos, de la ban­ca so­lo se fía quien no tie­ne otro re­me­dio», afir­man des­de la In­mo­bi­lia­ria Gui­tián, en Vi­go. Su opi­nión es com­par­ti­da, aun­que con ma­ti­ces, en la ma­yo­ría de las ofi­ci­nas in­mo­bi­lia­rias. Y pa­re­ce es­tar re­fren­da­da, tam­bién, por los datos del Con­se­jo Ge­ne­ral del No­ta­ria­do, se­gún los cua­les el 55 % de los ga­lle­gos que com­pra­ron una vi­vien­da en el 2017 la abo­na­ron al con­ta­do. Se rea­li­za­ron el año pa­sa­do un to­tal de 17.488 com­pra­ven­tas, mien­tras que úni­ca­men­te se fir­ma­ron 7.879 prés­ta­mos hi­po­te­ca­rios. Tam­bién las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras son cons­cien­tes de es­ta reali­dad. En­tre enero y agos­to de es­te año, las com­pra­ven­tas de vi­vien­das cre­cie­ron en Ga­li­cia un 12,4 %, al­go más que en el res­to de Es­pa­ña. La fir­ma de hi­po­te­cas tam­bién ha cre­ci­do, pe­ro lo ha­ce de una ma­ne­ra más con­te­ni­da: has­ta un 4,1% has­ta el pa­sa­do mes de ju­lio. Se­gún al­gu­nas de las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras ga­lle­gas, el sec­tor in­mo­bi­lia­rio pre­sen­ta una «pro­gre­si­va re­cu­pe­ra­ción», aun­que «los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad y de pre­cios to­da­vía es­tán muy le­jos de los an­te­rio­res a la cri­sis».

JUAN. S. G

A CO­RU­ÑADI­SE­ÑO E HIS­TO­RIA. En el cas­co vie­jo de A Co­ru­ña es­tá a la ven­ta una vi­vien­da dis­tri­bui­da en cua­tro plantas. No se­rá ne­ce­sa­rio que suban y ba­jen es­ca­le­ras to­do el tiem­po: un as­cen­sor pa­no­rá­mi­co y silencioso les evi­ta­rá ha­cer­lo cuan­do así lo de­ci­dan. El in­mue­ble, con una su­per­fi­cie ha­bi­ta­ble de 184 me­tros cua­dra­dos, es­tá a la ven­ta por 535.000 eu­ros en En­gel&Völ­kers A Co­ru­ña. Se­gún es­ta fir­ma, in­ver­tir «aquí y aho­ra» es una ex­ce­len­te op­ción de fu­tu­ro.

O GROVEMAR ABIER­TO. A cien me­tros de la playa, la In­mo­bi­lia­ria Ana Por­to ven­de por 650.000 eu­ros es­te cha­lé. Las Rías Bai­xas tam­bién son un buen si­tio pa­ra in­ver­tir; el fe­nó­meno de la vi­vien­da va­ca­cio­nal va en au­men­to.

A MARIÑAMI­RAN­DO AL MAR La cos­ta de A Mariña ga­na ca­da año más pe­so tu­rís­ti­co. «La ola del al­qui­ler vie­ne ha­cia el nor­te», di­cen en las in­mo­bi­lia­rias, des­de don­de con­fían en que no tar­de mu­cho en ha­ber obra nue­va que ven­der. En el pa­seo ma­rí­ti­mo de Foz ya se han cons­trui­do unos pi­sos en los que la ca­li­dad de los aca­ba­dos y los ma­te­ria­les es san­to y se­ña, se­gún des­ta­can des­de Nós. Las vi­vien­das de tres ha­bi­ta­cio­nes es­tán a la ven­ta por 160.000 eu­ros.

VI­GOLA APUES­TA MÁS SE­GU­RA. Vi­go es una ciu­dad en con­ti­nuo mo­vi­mien­to. Se­gún apun­tan des­de al­gu­nas agencias, en es­tos mo­men­tos ya hay pe­que­ños in­ver­so­res de otros pun­tos del país que com­pran aquí pa­raal­qui­lar des­pués vi­vien­das co­mo es­te pi­so, a la ven­ta en En­gel&Völ­kers.

OU­REN­SE DES­DE EL IN­TE­RIOR En Ou­ren­se, el mer­ca­do del al­qui­ler tam­bién fun­cio­na. Y por eso las in­ver­sio­nes en pi­sos o ca­sas pa­ra, tras una re­for­ma, arren­dar­los es una op­ción que ca­da vez con­tem­pla más gen­te. En cual­quier ca­so, en el ca­so de la ciu­dad de As Bur­gas hay que com­prar con sen­ti­do. Los in­mue­bles del cen­tro, por ejem­plo, son un va­lor in­cues­tio­na­ble. La in­mo­bi­lia­ria Me­tró­po­le ven­de en la ca­lle Cel­so Emi­lio Fe­rrei­ro un pi­so com­ple­ta­men­te re­for­ma­do, ubi­ca­do en un edi­fi­cio con fa­cha­da pro­te­gi­da por Pa­tri­mo­nio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.