Las loterías que dan el pa­se pa­ra ser el nue­vo ri­co de la lis­ta For­bes

El Me­gaMi­llions de EE.UU. aca­ba de en­tre­gar el ma­yor pre­mio del mun­do a un úni­co acer­tan­te: 1.350 mi­llo­nes de dó­la­res El Eu­ro­mi­llón es­tá le­jos de ci­fras tan go­lo­sas co­mo las ame­ri­ca­nas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Laura G. del Va­lle

Sa­lir a ce­nar piz­za es un plan de do­min­go per­fec­to pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos. El sim­ple he­cho de te­ner tiem­po pa­ra el es­par­ci­mien­to es ya de por sí un lu­jo que la cla­se me­dia va­lo­ra por en­ci­ma de mu­chos bie­nes ma­te­ria­les. Que se lo di­gan sino a Gi­llian Bay­ford, un bri­tá­ni­co que en el 2016, jus­to des­pués de en­te­rar­se de que ha­bía si­do pre­mia­do con 167 mi­llo­nes de eu­ros del bo­te del Eu­ro­mi­llón, sa­lió a ce­le­brar­lo con su mu­jer y sus dos hi­jos a un mo­des­to res­tau­ran­te ita­liano. Allí co­men­za­ron a ci­men­tar la que se­ría su nue­va vi­da, en la que no fal­ta­ría el lu­jo y el alar­de. Pe­ro tam­po­co las des­di­chas. Di­cen que no es­tá he­cha la miel pa­ra la bo­ca del asno, y el hu­mil­de Gi­llian no su­po ges­tio­nar su nue­vo es­ta­tus. Los ca­rí­si­mos co­ches de­por­ti­vos que les com­pró a sus hi­jos, que no sa­bían con­du­cir, que­da­ban huér­fa­nos en el ga­ra­je. Su nue­va man­sión, que ha­bía que de­co­rar acor­de al ni­vel eco­nó­mi­co del que dis­fru­ta­ba, le ge­ne­ra­ba ver­da­de­ras ja­que­cas. Y fue su ma­tri­mo­nio el que pa­gó el pea­je de es­tos brus­cos cam­bios con una do­lo­ro­sa se­pa­ra­ción. El di­ne­ro no ga­nó la par­ti­da. De he­cho, es­ta mis­ma se­ma­na Gi­llian anun­cia­ba que vol­vía a abrir su tien­da de dis­cos de ba­rrio pa­ra ol­vi­dar­se de la tor­tu­ra que le ha­bía su­pues­to ga­nar el Eu­ro­mi­llón. Que no se en­te­ren al otro la­do del Atlán­ti­co, en Es­ta­dos Uni­dos, don­de al tiem­po que Gi­llian re­tro­ce­día a su an­ti­gua vi­da, un ciu­da­dano de Ca­ro­li­na del Sur ga­na­ba el ma­yor pre­mio del mun­do en­tre­ga­do a un so­lo in­di­vi­duo gra­cias a Me­gaMi­llions: 1350 mi­llo­nes de dó­la­res (1.190 mi­llo­nes de eu­ros). ¿Qué suer­te co­rre­rá es­te nue­vo ri­co?

En pri­mer lu­gar, el afor­tu­na­do ten­drá que de­jar de vi­vir en el ano­ni­ma­to, pues en Es­ta­dos Uni­dos se fir­man los bo­le­tos por de­trás pa­ra com­pro­bar su au­ten­ti­ci­dad y la ley obli­ga a re­ve­lar la iden­ti­dad del ga­na­dor. Tan in­có­mo­da es pa­ra al­gu­nos es­ta si­tua­ción que, en fe­bre­ro, una ve­ci­na de New Hampshire lle­vó a los tri­bu­na­les a las au­to­ri­da­des por­que que­ría re­nun­ciar a los 500 mi­llo­nes de dó­la­res del pre­mio de la Po­wer­ball por­que de­tes­ta­ba la idea de que su nom­bre y ape­lli­dos sa­lie­sen en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Pre­ci­sa­men­te es Po­wer­ball ITA­LIA. La jor­na­da

gran­de de la «Lo­te­ría Ita­lia» es el día de Re­yes. El bo­le­to cues­ta 5 eu­ros y con el pri­mer pre­mio se ga­nan 5 mi­llo­nes de eu­ros. Se pue­de se­guir por te­le­vi­sión y su au­dien­cia es

en­vi­dia­ble. PAÍ­SES NÓR­DI­COS.

El «Ons­dags Lot­to» se jue­ga en Dinamarca, Es­to­nia, Fin­lan­dia, Is­lan­dia, Le­to­nia, Li­tua­nia, No­rue­ga

y Sue­cia. Hay que acer­tar seis nú­me­ros en­tre el 1 y el 48 y ha da­do pre­mios de un mi­llón de eu­ros. la com­pa­ñía que en to­tal ha re­par­ti­do más di­ne­ro en un so­lo pre­mio: 1.586 mi­llo­nes de dó­la­res (1.392 mi­llo­nes de eu­ros). Aun­que el bo­te tu­vo que re­par­tir­se en­tre tres apos­tan­tes. Pe­ro se lle­va­ron un buen pe­lliz­co, con­cre­ta­men­te de 464 mi­llo­nes de eu­ros ca­da uno.

El pe­lliz­co se mi­ra aún con ojos más go­lo­sos si se com­pa­ra con el sor­teo más fa­mo­so de Es­pa­ña, y en el que el res­to del mun­do, ató­ni­to, po­ne los ojos el 22 de di­ciem­bre: la Lo­te­ría de Na­vi­dad. Con un pre­mio má­xi­mo de 400.000 eu­ros, pa­re­ce men­ti­ra que arras­tre los datos que le acom­pa­ñan. Aten­dien­do so­lo a la es­qui­na no­roes­te pe­nin­su­lar, los ga­lle­gos gas­tan de me­dia en es­te sor­teo 63,51 eu­ros. Una ci­fra ele­va­da si se com­pa­ra con los 39,96 eu­ros de Ba­lea­res y muy mo­de­ra­da si se po­ne el fo­co en los 99,88 eu­ros de Cas­ti­lla y León. La ce­re­mo­nia al­re­de­dor de la Lo­te­ría de Na­vi­dad res­pon­de más a una tra­di­ción que a una obsesión por acu­mu­lar bi­lle­tes.

Si es­te fue­ra el ca­so, lo me­jor es vi­rar ha­cia el Eu­ro­mi­llón, el jue­go que ha­ce so­ñar a Francia, el Reino Uni­do, Por­tu­gal, Ir­lan­da, Bél­gi­ca, Lu­xem­bur­go, Sui­za, Aus­tria y Es­pa­ña. Es es­te úl­ti­mo país, de he­cho, el que tie­ne el ho­nor de ha­ber re­ci­bi­do el ma­yor pre­mio de Euromillones. Fue en Las Palmas ha­ce aho­ra un año, cuan­do un úni­co acer­tan­te se lle­vó la frio­le­ra de 190 mi­llo­nes de eu­ros. So­bran ex­cen­tri­ci­da­des en las que uno pue­de de­rro­char es­te di­ne­ro. Pa­ra abrir bo­ca: se pue­de vi­vir un año en­te­ro en el ho­tel más ca­ro del mun­do, un cru­ce­ro sub­ma­rino que sur­ca el Ca­ri­be; o se abre la po­si­bi­li­dad de com­prar una is­la. Es más, por 24 mi­llo­nes de eu­ros hay va­rios is­lo­tes en Ba­lea­res dis­po­ni­bles pa­ra los más pu­dien­tes.

Aun­que hay ca­sos co­mo el de Gi­llian Bay­ford que ase­gu­ran que vi­ven me­jor con un mo­des­to suel­do que sien­do mul­ti­mi­llo­na­rio, lo cier­to es que al grue­so de los mor­ta­les no le in­co­mo­da­ría de­ma­sia­do pa­sar a for­mar par­te de la lis­ta For­bes. Al me­nos an­tes de ver­se abru­ma­dos por la ri­que­za. Es lo que de­mues­tra el au­men­to de un 9.000 % en la can­ti­dad de vi­si­tan­tes de la web de Po­wer­Ball des­de que en­tre­ga­se los 1.586 mi­llo­nes de dó­la­res. Lo mis­mo ha pa­sa­do es­ta se­ma­na con Me­gaMi­llions, que ha te­ni­do un 400 % más de en­tra­das en su web.

ILUS­TRA­CIÓN:MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.