DE­RE­CHOS SUCESORIOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS -

CON­SUL­TO­RIO LA­BO­RAL

En el su­pues­to de un tra­ba­ja­dor en­fer­mo co­mo con­se­cuen­cia de una en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal. Si la viu­da fa­lle­ce un año des­pués, no tie­nen de­re­cho los he­re­de­ros de la mis­ma a re­cla­mar la in­dem­ni­za­ción de da­ños y per­jui­cios de­ri­va­dos de la en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal?

Con­for­me al ar­tícu­lo 661 del Có­di­go Ci­vil, los he­re­de­ros su­ce­den al cau­san­te en to­dos sus de­re­chos y obli­ga­cio­nes, de­re­chos en­tre los que se en­cuen­tran las ac­cio­nes re­sar­ci­to­rias no ejer­ci­ta­das por el mis­mo y no pres­cri­tas al tiem­po de su fa­lle­ci­mien­to. Y es que, con­for­me al ar­tícu­lo 559 del ci­ta­do tex­to le­gal, la he­ren­cia com­pren­de to­dos los de­re­chos y obli­ga­cio­nes de una per­so­na que no se ex­tin­gan con su muer­te. La cuestión con­sis­te en de­ter­mi­nar si el de­re­cho a la re­pa­ra­ción de los da­ños y per­jui­cios su­fri­dos por el cau­san­te se trans­mi­te a sus he­re­de­ros cuan­do fa­lle­ce an­tes de pe­dir o de ob­te­ner la re­pa­ra­ción de los mis­mos. Es es­ta una cuestión que de­be ob­te­ner res­pues­ta po­si­ti­va, por­que se tra­ta de un de­re­cho ya na­ci­do que for­ma par­te de su pa­tri­mo­nio, aun­que se tra­te de da­ños morales, pues, con­for­me a los ar­tícu­los 1.101 y si­guien­tes del Có­di­go Ci­vil, quien cau­sa un da­ño de­be re­pa­rar­lo en su in­te­gri­dad, has­ta con­se­guir la com­ple­ta in­dem­ni­dad, lo que su­po­ne la obli­ga­ción de re­pa­rar to­dos los da­ños pa­tri­mo­nia­les cau­sa­dos, así co­mo tam­bién los da­ños morales.

CAU­DAL HE­RE­DI­TA­RIO

Con­se­cuen­te­men­te, los da­ños su­fri­dos por la viu­da del tra­ba­ja­dor fa­lle­ci­do por en­fer­me­dad pro­fe­sio­nal, apar­te de no ser so­lo morales por­que tam­bién su­fre un per­jui­cio eco­nó­mi­co, for­man par­te del cau­dal re­lic­to de la mis­ma a su muer­te. Se tra­ta del de­re­cho a la re­pa­ra­ción de los da­ños y per­jui­cios su­fri­dos por cul­pa de otro, quien vie­ne obli­ga­do a re­pa­rar­los en fun­ción de su cuan­tía con in­de­pen­den­cia de quien sea la per­so­na per­ju­di­ca­da, cu­yo pa­tri­mo­nio se ha vis­to afec­ta­do por ese da­ño re­pa­ra­ble que in­flu­ye tam­bién en la cuan­tía del cau­dal he­re­di­ta­rio que de­je a su muer­te, cau­dal del que for­man par­te los de­re­chos na­ci­dos y no ejer­ci­ta­dos por ella al mo­rir.

CA­TA­RI­NA CAPEÁNS AMENEDO es so­cia de Vento Abo­ga­dos y Ase­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.