Ga­li­cia apues­ta fuer­te por la eco­no­mía azul

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - Xa­vier Fonseca

Si hay un co­lor que de­fi­ne a Ga­li­cia es el ver­de. Pe­ro tam­bién el azul. Los más de 1.400 ki­ló­me­tros de cos­ta que dan al Atlán­ti­co y el Can­tá­bri­co dan bue­na cuen­ta de la es­tre­cha re­la­ción con el mar. En tér­mi­nos de em­pleo, la co­mu­ni­dad ga­lle­ga re­pre­sen­ta ade­más el 51,4 % de to­do el sec­tor pes­que­ro es­pa­ñol. En un mo­men­to en el que la eco­no­mía tra­ta de rein­ven­tar­se, ha aflo­ra­do un nue­vo con­cep­to, blue growth o cre­ci­mien­to azul. «Se tra­ta de un con­cep­to crea­do re­cien­te­men­te por la Co­mi­sión Eu­ro­pea den­tro de su es­tra­te­gia atlán­ti­ca, que apues­ta por la eco­no­mía ma­rí­ti­ma co­mo uno de los prin­ci­pa­les im­pul­so­res del cre­ci­mien­to del fu­tu­ro de Eu­ro­pa», ex­pli­ca Enrique Ló­pez Vei­ga, pre­si­den­te de la Au­to­ri­dad Por­tua­ria de Vigo. El di­que vi­gués li­de­ra la red de puer­tos eu­ro­peos que ya han co­men­za­do la trans­for­ma­ción azul y la Co­mi­sión Eu­ro­pea po­dría re­co­no­cér­se­lo muy pron­to.

En­tre los ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les del puer­to ga­lle­go se en­cuen­tra la re­duc­ción de emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro un trein­ta por cien­to an­tes del 2022. «Uno de los pro­yec­tos que te­ne­mos en mar­cha se lla­ma Hi­ve y pro­mue­ve el uso de gas na­tu­ral li­cua­do en­tre los bu­ques que per­ma­ne­cen en el puer­to. En lu­gar de usar el mo­tor, que ge­ne­ra mu­cha con­ta­mi­na­ción, el bar­co se en­chu­fa a unos de­pó­si­tos que nos per­mi­ten su­mi­nis­trar­le la ener­gía que ne­ce­si­ta usan­do co­mo ba­se el gas na­tu­ral li­cua­do», aña­de Ló­pez Vei­ga. Den­tro de ese com­pro­mi­so por mi­ti­gar el im­pac­to me­dioam­bien­tal, el Puer­to de Vigo tam­bién ha desa­rro­lla­do un pro­yec­to de cap­ta­ción de dió­xi­do de car­bono a par­tir de al­gas au­tóc­to­nas. «La ma­yo­ría de las em­pre­sas, so­bre to­do mul­ti­na­cio­na­les, se de­di­can a com­prar bos­ques pa­ra com­pen­sar su hue­lla de car­bono. Co­mo no­so­tros so­mos un puer­to y que­re­mos apos­tar por la eco­no­mía azul, he­mos de­ci­di­do ha­cer­lo con al­gas ma­ri­nas. Tra­ba­ja­mos con cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­da­de de Vigo pa­ra iden­ti­fi­car cuá­les son las me­jo­res al­gas que se pue­den ad­he­rir a es­truc­tu­ras ar­ti­fi­cia­les. Es­te mé­to­do per­mi­te cap­tu­rar diez ve­ces más CO2 que un ár­bol. Ade­más, es­te sis­te­ma ayu­da a re­ba­jar la aci­dez del mar, otro de los pro­ble­mas de­ri­va­dos de la emi­sión de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro», co­men­ta Carlos Bo­ta­na, je­fe de Sos­te­ni­bi­li­dad del Puer­to.

ENER­GÍA Y ALI­MEN­TA­CIÓN

El océano ha per­mi­ti­do la vi­da en la Tie­rra y se en­car­ga de pro­te­ger­la, in­clu­so cuan­do los se­res hu­ma­nos se em­pe­ñan en ex­po­liar­lo. Se­gún un es­tu­dio re­cien­te pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Na­tu­re, des­de la Re­vo­lu­ción In­dus­trial ha ab­sor­bi­do el no­ven­ta por cien­to de las emi­sio­nes de CO y del ca­lor de ori­gen an­tro­po­gé­ni­co.

2 Sin su es­ti­ma­ble co­la­bo­ra­ción, la tem­pe­ra­tu­ra se­ría mu­cho más ele­va­da. El mar ofre­ce ade­más to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra trans­for­mar el mo­de­lo eco­nó­mi­co.

Pue­de ser por ejem­plo una fuen­te inago­ta­ble de ener­gía lim­pia y en Ga­li­cia ya exis­ten ini­cia­ti­vas pa­ra ex­traer­la. Una de ellas es el pro­yec­to Ma­ga­lla­nes, el úni­co en Es­pa­ña que se en­cuen­tra en un es­ta­do avan­za­do pa­ra el desa­rro­llo de pro­duc­ción de ener­gía ma­reo­mo­triz. «Ge­ne­ra­mos elec­tri­ci­dad a par­tir del mo­vi­mien­to de las ma­reas. Por efec­to de la Lu­na, la ma­sas de agua se mue­ven y no­so­tros lo apro­ve­cha­mos a tra­vés de tur­bi­nas que ins­ta­la­mos de­ba­jo del agua. Es­te es un sis­te­ma con mu­cho po­ten­cial por­que en el fu­tu­ro ten­drá que ha­ber mu­chas más fuentes de ener­gía re­no­va­ble, pe­ro so­lo es­ta es pre­de­ci­ble. Sa­be­mos per­fec­ta­men­te cuán­ta ener­gía se­re­mos ca­pa­ces de pro­du­cir el 25 de ene­ro del 2025 y es­to no es po­si­ble con otras ener­gías lim­pias», sub­ra­ya Pa­blo Man­si­lla, di­rec­tor téc­ni­co de Ma­ga­lla­nes.

El mis­mo gi­ro de 180 gra­dos que se re­quie­re en la for­ma de re­la­cio­nar­nos con la ener­gía tam­bién se exi­ge en el sec­tor de la ali­men­ta­ción. El océano po­drá se­guir sien­do el su­per­mer­ca­do de la hu­ma­ni­dad, pe­ro con una ges­tión mu­cho más sos­te­ni­ble y con­su­mien­do nue­vos ali­men­tos que has­ta aho­ra no en­tra­ban en el me­nú. Uno de los que tie­ne más po­ten­cial es el al­ga. Por­to Mui­ños, una em­pre­sa con se­de en Cer­ce­da, ha en­con­tra­do un buen ne­go­cio ali­men­tan­do al mun­do con al­gas ga­lle­gas. «Ha­ce 25 años que es­ta­mos tra­ba­jan­do con un pro­duc­to que al prin­ci­pio no de­ja­ba de ser un des­car­te del mar o re­uti­li­za­do pa­ra otro ti­po de ac­ti­vi­da­des co­mo el abono. No­so­tros em­pe­za­mos a re­co­ger­las pa­ra in­cluir­las en la ali­men­ta­ción. Las po­si­bi­li­da­des son enor­mes. Ya po­de­mos in­tro­du­cir­las en to­do ti­po de pla­tos, co­mo pes­ca­dos, car­nes, ma­ris­co, en­sa­la­das, arro­ces e in­clu­so en una sopa», di­ce Ro­sa Mi­rás, ge­ren­te de la em­pre­sa fa­mi­liar.

TU­RIS­MO MA­RÍ­TI­MO

La Unión Eu­ro­pea quie­re que el nue­vo mo­de­lo de so­cie­dad que acom­pa­ñe al cre­ci­mien­to azul co­noz­ca me­jor el mar. El océano no so­lo pue­de ser una fuen­te enor­me de ener­gía y ali­men­tos, sino tam­bién el me­jor re­cla­mo tu­rís­ti­co. Al­gu­nos paí­ses es­tán em­pe­zan­do a en­ten­der que un pez re­sul­ta más va­lio­so vi­vo que muer­to. En Fi­li­pi­nas, na­dar con ti­bu­ro­nes ba­lle­na re­por­ta enor­mes be­ne­fi­cios a la eco­no­mía lo­cal. Ga­li­cia, que aco­ge una ri­que­za ma­ri­na úni­ca en el pla­ne­ta, cuen­ta con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra sa­car ré­di­to del mar pa­ra no de­pen­der ex­clu­si­va­men­te de la pes­ca. Blus­cus es una de las pri­me­ras em­pre­sas de tu­ris­mo ma­rí­ti­mo de la co­mu­ni­dad. «Ofre­ce­mos ac­ti­vi­da­des de ocio fo­men­tan­do siem­pre la cul­tu­ra, el pa­tri­mo­nio y la tra­di­ción con un ob­je­ti­vo bien de­fi­ni­do, po­ten­ciar las zo­nas cos­te­ras. Ofre­ce­mos una ex­pe­rien­cia ma­ri­ne­ra a gru­pos re­du­ci­dos a bor­do de bar­cos de pes­ca que son no muy gran­des por­que an­te to­do que­re­mos que sean ac­ti­vi­da­des sos­te­ni­bles», ex­pli­ca Pa­blo Ma­ri­ño, ge­ren­te. El ca­tá­lo­go de ofer­tas in­clu­ye pa­seos en ve­le­ro, co­no­cer in si­tu el fun­cio­na­mien­to de una ba­tea o asis­tir a la pues­ta de sol des­de el mar. «El pu­bli­co que de­man­da nues­tro ser­vi­cio aho­ra mis­mo vie­ne so­bre to­do del te­rri­to­rio na­cio­nal pe­ro tam­bién hay un in­ci­pien­te in­te­rés de tu­ro­pe­ra­do­res in­ter­na­cio­na­les», re­co­no­ce Ma­ri­ño. Otra de las ac­ti­vi­da­des es­tre­lla es el avis­ta­mien­to de ce­tá­ceos. El ve­rano pa­sa­do se ob­ser­va­ron va­rios ejem­pla­res de ba­lle­na azul en las rías ga­lle­gas. Los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que po­drían es­tar vol­vien­do a la que un día fue su ca­sa. El re­gre­so del gi­gan­te del océano pro­por­cio­na un va­lor aña­di­do. Si se lo pro­po­ne, Ga­li­cia pue­de ser po­ten­cia en la nue­va eco­no­mía del fu­tu­ro.

Una em­pre­sa ga­lle­ga li­de­ra un pro­yec­to pa­ra ex­traer ener­gía del mo­vi­mien­to de las ma­reas

El puer­to de Vigo pla­nea re­du­cir sus emi­sio­nes de CO un trein­ta por

2 cien­to an­tes del año 2022

| JACOBO PHILIPPOT

La pla­ta­for­ma Ma­ga­lla­nes apro­ve­cha­rá la ener­gía de las ma­reas.

Blus­cus apro­ve­cha la ac­ti­vi­dad ma­ris­que­ra co­mo fuen­te de tu­ris­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.