EL JUEZ DEL (DES)CRÉ­DI­TO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Luis María Díez-Pi­ca­zo

PRE­SI­DEN­TE DE LA SA­LA DE LO CON­TEN­CIO­SO-AD­MI­NIS­TRA­TI­VO DEL TRI­BU­NAL SU­PRE­MO

Has­ta ha­ce unas se­ma­nas su nom­bre na­da le de­cía a la opi­nión pú­bli­ca. Aho­ra to­do el mun­do ha­bla de él. Y no pre­ci­sa­men­te bien. Él so­lo se ha co­lo­ca­do en el dis­pa­ra­de­ro. Es el ma­gis­tra­do que abrió la ca­ja de los true­nos, den­tro y fue­ra del Su­pre­mo. Fue él, Luis María Díez-Pi­ca­zo (Ma­drid, 1958), pre­si­den­te de la Sa­la de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo, quien 24 ho­ras des­pués de que sa­lie­ra a la luz la sen­ten­cia que obli­ga­ba a los ban­cos a pa­gar el im­pues­to de las hi­po­te­cas, man­dó re­vi­sar­la. Una de­ci­sión in­só­li­ta. Y fue él quien el pa­sa­do miér­co­les, du­ran­te la cru­cial reunión que ha­bía de po­ner fin al en­tuer­to, aca­bó cam­bian­do su vo­to pa­ra de­can­tar la ba­lan­za del la­do de la ban­ca. Pa­ra en­fa­do de mu­chos: los ciu­da­da­nos que es­pe­ra­ban, con ra­zón o sin ella, que les de­vol­vie­ran el di­ne­ro. Y ali­vio de unos po­cos: las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras, que en es­te asun­to, se ha­bían li­mi­ta­do a cum­plir con lo que es­ti­pu­la­ba el re­gla­men­to; fa­vo­ra­ble, cier­to es, a sus in­tere­ses.

El ca­so es que con su pé­si­ma ges­tión del asun­to, Díez-Pi­ca­zo, pri­me­ro; y su je­fe, Carlos Les­mes, el pre­si­den­te del al­to tri­bu­nal, des­pués, han con­se­gui­do to­da una se­ño­ra ca­ram­bo­la. Pe­ro de las ma­las. Por­que na­die ha sa­li­do ga­nan­do. To­dos han per­di­do al­go en es­te asun­to. Los hi­po­te­ca­dos, por­que na­die les va a de­vol­ver el di­ne­ro y se ven co­mo en el cuen­to de la le­che­ra. Los ban­cos, por­que cre­ce la ani­mad­ver­sión con­tra el sec­tor. Y, el que más, el Su­pre­mo, por­que su ac­tua­ción ha si­do la­men­ta­ble. Se mi­re por don­de se mi­re. Creó un pro­ble­ma don­de no lo ha­bía y lo ha re­suel­to de la peor ma­ne­ra po­si­ble: sem­bran­do la con­fu­sión y de­ján­do­se en el ca­mino mu­chos ji­ro­nes de pres­ti­gio. Y, ade­más, en un mo­men­to de lo más de­li­ca­do pa­ra el país.

No es de ex­tra­ñar que ha­ya quie­nes han pe­di­do sus ca­be­zas. Jue­zas y Jue­ces pa­ra la De­mo­cra­cia, sin ir más le­jos, que no han du­da­do en ta­char de «in­só­li­ta» la ac­tua­ción del al­to tri­bu­nal du­ran­te to­da es­ta po­lé­mi­ca. Ni en pe­dir la «in­me­dia­ta di­mi­sión» de Luis María Díe­zPi­ca­zo y del pro­pio Les­mes por la «ne­fas­ta ges­tión de es­te asun­to», que ha pro­vo­ca­do el «desa­so­sie­go, pri­me­ro; y la desa­zón, des­pués, en la ciu­da­da­nía».

Sin du­da un so­no­ro tras­pié de Díez-Pi­ca­zo. Pro­ce­den­te de una es­tir­pe de ju­ris­tas —hi­jo del repu­tado es­pe­cia­lis­ta Luis Díez-Pi­ca­zo, una de las ma­yo­res emi­nen­cias del país en De­re­cho Ci­vil—, y ca­te­drá­ti­co en De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal, lle­va en el Su­pre­mo diez años. Ac­ce­dió a él por el lla­ma­do quin­to turno, re­ser­va­do a ju­ris­tas de re­co­no­ci­da com­pe­ten­cia que in­gre­san en el al­to tri­bu­nal al mar­gen de la ca­rre­ra ju­di­cial. Y, du­ran­te sus pri­me­ros años en la ins­ti­tu­ción, ape­nas si hi­zo rui­do. Has­ta el 2015, po­co an­tes de la muer­te de su pa­dre. En­ton­ces su nom­bre ya so­nó con fuer­za —aun­que no en­tre la ciu­da­da­nía de a pie, co­mo aho­ra— por ha­ber­se con­fa­bu­la­do con Les­mes, su gran va­le­dor, pa­ra des­ban­car de la pre­si­den­cia de la Sa­la de lo Con­ten­cio­so-Ad­mi­nis­tra­ti­vo a José Ma­nuel Siei­ra, un ma­gis­tra­do con 21 años en el Su­pre­mo y muy res­pe­ta­do por sus com­pa­ñe­ros. Por pri­me­ra vez, el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial no re­no­vó a un pre­si­den­te de sa­la que as­pi­ra­ba a la re­elec­ción. Una ju­ga­rre­ta que dio mu­cho que ha­blar en los men­ti­de­ros ju­di­cia­les y que con­vir­tió la Sa­la en un au­tén­ti­co pol­vo­rín, co­mo se ha vis­to aho­ra.

Y es que al­gu­nos to­da­vía no le han per­do­na­do aque­llo. De he­cho, hay quie­nes man­tie­nen que no de­be­ría es­tar ahí. Que no es el me­jor pre­pa­ra­do pa­ra el pues­to. Su ca­rác­ter au­to­ri­ta­rio y es­ti­ra­do, su es­ca­so don de gen­tes, y sus gol­pes de ge­nio, de los que ha­blan al­gu­nos, tam­po­co es que le ayu­den pre­ci­sa­men­te a fi­gu­rar en­tre los más que­ri­dos den­tro del Su­pre­mo. Y aho­ra, tam­po­co fue­ra. Has­ta ha­ce bien po­co, es­ta­ba en las qui­nie­las pa­ra sus­ti­tuir a Les­mes, cu­yo man­da­to aca­ba es­te año. Ya no.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.