EL ES­TIG­MA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - JU­LIA NA­VA­RRO

HHAY QUE SER

muy va­lien­te pa­ra dar un pa­so al fren­te y ad­mi­tir en pú­bli­co que se ha si­do ob­je­to de abu­sos se­xua­les. No ha­blo so­lo de vio­la­ción, sino de esos abu­sos que lle­van su­ce­dien­do des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos y que tie­nen que ver con la si­tua­ción de “su­pe­rio­ri­dad” de la que han go­za­do los hom­bres. Has­ta aho­ra, a los hom­bres se les reía la gra­cia cuan­do pre­su­mían de sus ha­za­ñas se­xua­les. La so­cie­dad so­lía com­pla­cer­se an­te esas ma­ni­fes­ta­cio­nes de ma­chis­mo, se­ña­lan­do a la mu­jer y ala­ban­do a los hom­bres; pe­ro eso se ha aca­ba­do. Al­gu­nos se lo van a te­ner que pen­sar dos ve­ces an­tes de sa­car pe­cho y po­ner­se ha­cer re­cuen­to de sus aven­tu­ras se­xua­les. Por­que cla­ro que ha ha­bi­do abu­sos en to­dos los ám­bi­tos, no so­lo en el am­bien­te gla­mu­ro­so de Holly­wood, sino en cual­quier ofi­ci­na, fá­bri­ca o pues­to de tra­ba­jo y, des­de lue­go, tam­bién en la in­ti­mi­dad del ho­gar. La pre­gun­ta que ha­cen al­gu­nos ma­le­di­cen­tes es: “¿Y por qué esas mu­je­res per­mi­tie­ron esos abu­sos? ¿Por qué no di­je­ron sim­ple­men­te “no”?”. Quie­nes ha­cen esa pre­gun­ta no sa­ben lo que es el pe­so del ma­chis­mo, có­mo a las mu­je­res, du­ran­te si­glos, se nos ha pre­pa­ra­do pa­ra com­pla­cer y obe­de­cer a los hom­bres, pa­ra acep­tar una su­pues­ta su­pe­rio­ri­dad. Sa­lir de ese círcu­lo vi­cio­so no es ta­rea fá­cil. Sí, ha si­do di­fí­cil de­cir “no”. Y du­ran­te si­glos las mu­je­res he­mos acep­ta­do re­sig­na­da­men­te los abu­sos con una sen­sa­ción pro­fun­da de nau­sea. Uno de los erro­res que so­le­mos co­me­ter es juz­gar lo que su­ce­dió ayer con los ojos de hoy. Eso nos lle­va a la in­com­pren­sión. Por­que con los ojos de hoy pue­de ser di­fí­cil com­pren­der que mu­chas mu­je­res fue­ran in­ca­pa­ces de de­cir “no” a la mano ba­bo­sa del je­fe o al abu­so del ma­ri­do. Por mie­do, por que­dar­se blo­quea­das, por no que­dar co­mo unas mea­pi­las, por tan­tas ra­zo­nes.

POR ESO ME PA­RE­CE

in­de­cen­te que ha­ya quie­nes creen que, si a una mu­jer la vio­lan, es por­que ha da­do pie; que si el je­fe le ha me­ti­do mano, es por­que ella le ha pro­vo­ca­do; que si un chi­co la be­sa de re­pen­te y ella se apar­ta, en reali­dad ella es­ta­ba bus­can­do ese be­so. Y qué de­cir de quie­nes en­cuen­tran un exi­men­te en esos com­por­ta­mien­tos re­pug­nan­tes, adu­cien­do que si las mu­je­res no lle­vá­ra­mos mi­ni­fal­da o es­co­te o ma­qui­lla­je, que si no sa­lié­ra­mos so­las a cier­tas ho­ras de la no­che, no nos pa­sa­ría na­da. En reali­dad, quie­nes di­cen es­tas co­sas son unos reac­cio­na­rios que creen que la vir­tud de la mu­jer se guar­da en­vuel­ta en me­tros de te­la; va­mos, que nos pon­drían bur­kas a to­das. Sí, hay que ser muy va­lien­te pa­ra ha­blar de al­gu­na si­tua­ción en la que se ha si­do vic­ti­ma de esa su­pre­ma­cía mas­cu­li­na, que de­ja una hue­lla gra­ba­da en el al­ma, pe­ro que no se ver­ba­li­za por mie­do al es­tig­ma. Afor­tu­na­da­men­te, em­pie­zan a cambiar las tor­nas y van a te­ner que ser ellos los que ten­drán que aver­gon­zar­se de ha­ber abu­sa­do de una mu­jer y de pre­su­mir de ha­ber­lo he­cho. Aho­ra, los es­tig­ma­ti­za­dos se­rán ellos.

La ac­triz Na­ta­lie Port­man, en la úl­ti­ma ma­ni­fes­ta­ción con­tra el aco­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.