GRA­MÁ­TI­CA DE LA CO­BRA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Amor Entre Google Y Facebook - MISS DRA­MAS

de to­da la vi­da aho­ra se lla­ma ghos­ting. Ten­dría­mos que in­ven­tar­nos una pa­la­bra pa­ra in­ten­tar la tra­duc­ción. Por ejem­plo, “fan­tas­mear a al­guien”. Es de­cir, des­apa­re­cer sin de­jar ras­tro y, si por ca­sua­li­dad te en­cuen­tras al afec­ta­do, ha­cer co­mo que no exis­te. Com­por­tar­te co­mo si el otro fue­ra un muer­to vi­vien­te que no me­re­ce tu aten­ción. Se­gún los psi­có­lo­gos y al­gu­nos ex­per­tos del len­gua­je

Hoy va­mos a re­de­fi­nir al­gu­nos tér­mi­nos. La vi­da lo­ca de in­ter­net nos ha­ce creer que so­mos me­jo­res de lo que so­mos con un re­tor­ci­do re­cur­so: crear tér­mi­nos nue­vos en in­glés. Des­de que sa­be­mos idio­mas, es­ta­mos en­can­ta­dos de de­jar de lla­mar a las co­sas por su nom­bre pa­ra aña­dir­les so­fis­ti­ca­ción y am­bi­güe­dad, pe­ro los nue­vos tér­mi­nos an­glo­sa­jo­nes no con­si­guen des­cri­bir cier­tos com­por­ta­mien­tos en to­do su es­plen­dor. Vea­mos. El tér­mino ca­lien­ta­bra­gas era per­fec­to pa­ra de­fi­nir a ese su­je­to que da­ba vuel­tas, crea­ba ex­pec­ta­ti­vas, ali­men­ta­ba es­pe­ran­zas pa­ra lue­go de­jar­te col­ga­da. To­do en ese pro­ce­so clá­si­co se man­tie­ne in­tac­to, pe­ro aho­ra ni si­quie­ra hay que mi­rar­se a la ca­ra. En in­ter­net pue­de na­cer, flo­re­cer y mo­rir el tí­pi­co ca­lien­ta­bra­gas sin que se vea obli­ga­do a me­dir­se en la reali­dad analó­gi­ca. En­ci­ma, aho­ra su con­duc­ta se es­con­de tras una pa­la­bra in­gle­sa: ben­ching. El ben­ching con­sis­te en ali­men­tar las es­pe­ran­zas de la otra per­so­na vía on li­ne, sin que ha­ya nin­gu­na in­ten­ción de te­ner una re­la­ción real. Se tra­ta de dis­po­ner de un ejér­ci­to más o me­nos nu­tri­do de can­di­da­tas/os pa­ra ali­men­tar el ego, sin te­ner in­ten­ción de que nin­gu­na re­la­ción se con­su­me. Por otra par­te el “si te he vis­to no me acuer­do” he­mos aco­gi­do co­mo nues­tras es­tas pa­la­bras in­gle­sas pa­ra qui­tar­le hie­rro al asun­to y fri­vo­li­zar es­tas con­duc­tas. Así nos pa­re­ce­rán me­nos gra­ves. Al fin y al ca­bo, de­trás de es­tos com­por­ta­mien­tos hay una creen­cia de que lo que pa­sa en in­ter­net no es tan im­por­tan­te y que el dam­ni­fi­ca­do no tie­ne sen­ti­mien­tos. Yo creo que nom­brar las co­sas en cas­te­llano es más exac­to. Y al me­nos así po­de­mos sen­tir­nos cul­pa­bles unos se­gun­dos des­pués de fan­tas­mear a al­guien o de ju­gar a dos o tres ban­das. El que es­té li­bre de pe­ca­do que ti­re la pri­me­ra pie­dra.

Me con­gra­tu­la que no ha­ya apa­re­ci­do nin­gún eu­fe­mis­mo an­glo­sa­jón que qui­te con­tun­den­cia a “ha­cer la co­bra”. In­clu­so pue­do acep­tar co­mo li­cen­cia li­te­ra­ria el tér­mino “co­bra di­gi­tal” pa­ra de­fi­nir eso que te su­ce­de cuan­do te de­jan es­pe­ran­do in­de­fi­ni­da­men­te la respuesta de un mensaje que, tras ha­ber trans­cu­rri­do 48 ho­ras, ya hay que em­pe­zar a acep­tar que nun­ca lle­ga­rá. Pe­ro una co­bra es una co­bra. Y así de­be se­guir sien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.