Cuan­do leer es el PLA­CER

Em­bos­ca­das en el ano­ni­ma­to de los ebooks, las no­ve­las eró­ti­cas se adap­tan a los nue­vos tiem­pos y triun­fan, ofre­cien­do a las lec­to­ras de to­das las eda­des lo que más desean: una sexy eva­sión. Por LO­LA FERNÁNDEZ

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En Directo -

El se­xo se nor­ma­li­za en la li­te­ra­tu­ra y el gé­ne­ro eró­ti­co in­va­de otros mer­ca­dos.

La li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca mu­rió de éxi­to a fi­na­les del si­glo XX, y esa es la me­jor ma­ne­ra de mo­rir. Lo que hay que ha­cer aho­ra es bai­lar so­bre su tum­ba”. El diag­nós­ti­co es de Al­mu­de­na Gran­des, au­to­ra de uno de los gran­des clá­si­cos de la eró­ti­ca es­pa­ño­la, Las eda­des de Lu­lú (Tus­quets, 1989). Re­sul­ta im­po­si­ble lle­var­le la con­tra­ria a Gran­des, aun­que las ci­fras de la Fe­de­ra­ción del Gre­mio de Edi­to­res de Es­pa­ña di­gan exac­ta­men­te lo con­tra­rio: la fac­tu­ra­ción en es­te sec­tor tu­vo un cre­ci­mien­to ré­cord de un 125% en 2015 y descendió un ra­zo­na­ble 39% un año des­pués. Las edi­to­ras coin­ci­den: las mu­je­res quie­ren leer se­xo. Como eva­sión. Como en­tre­te­ni­mien­to. Ab­sor­ber­se en or­gas­mos aje­nos, pe­ro po­si­bles. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, en el te­rreno es­tric­ta­men­te li­te­ra­rio, la li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca ha des­apa­re­ci­do como gé­ne­ro a la mis­ma ve­lo­ci­dad que el se­xo se ha nor­ma­li­za­do como in­gre­dien­te de la no­ve­la. Lo lee­mos en tí­tu­los como Oso (Im­pe­di­men­ta, 2015), La ve­ge­ta­ria­na (Rata, 2017) o El lu­mi­no­so re­ga­lo (Al­fa­gua­ra, 2013), que su au­tor Ma­nuel Vi­las des­cri­bió como “una no­ve­la de porno du­ro pa­ra hom­bres”. Los úl­ti­mos li­bros de las pe­rio­dis­tas Teresa Vie­jo y Mar­ta Ro­bles, Ani­ma­les do­més­ti­cos (B de Books, 2017) y A me­nos de cin­co cen­tí­me­tros (Es­pa­sa, 2017), res­pec­ti­va­men­te, mez­clan mis­te­rio y sus­pen­se con una gran car­ga se­xual en la tra­ma. En ellos, lo eró­ti­co no es un úni­co des­tino en la na­rra­ción, sino un in­gre­dien­te con­sus­tan­cial al re­la­to. ¿Es­ta­mos en­ton­ces an­te una es­pe­cie de nor­ma­li­za­ción de lo eró­ti­co en lo li­te­ra­rio? En tiem­pos en los que la se­duc­ción, el de­seo y el se­xo apa­re­cen in­sis­ten­te­men­te por to­das par­tes, re­sul­ta­ría ra­ro que no fue­ra así. Ya no exis­ten fron­te­ras que jus­ti­fi­quen se­guir re­clu­yen­do lo ex­ci­tan­te en un ca­jón aparte. Pa­ra­le­la­men­te, el gé­ne­ro eró­ti­co des­ti­na­do al en­tre­te­ni­mien­to pu­ro y du­ro se di­ver­si­fi­ca e in­ter­vie­ne en mer­ca­dos afi­nes: por ejem­plo, en la fic­ción di­ri­gi­da al pú­bli­co de en­tre 18 y 25 años, el lla­ma­do new adult, como ocu­rre con los li­bros de Sa­mant­ha Young (B de Books). La sa­ga Ca­za­do­res os­cu­ros (Pla­za y Ja­nés), de la es­ta­dou­ni­den­se She­rrilyn Ken­yon, mez­cla fan­tás­ti­co, te­rror gó­ti­co, ro­man­ce y ero­tis­mo. Y la se­rie Amos y maz­mo­rras (De­bol­si­llo), de la bar­ce­lo­ne­sa Le­na Va­len­ti, ha­ce lo pro­pio con el se­xo y el mis­te­rio. Por su par­te, J.R. Ward le aña­de el com­po­nen­te pa­ra­nor­mal en La her­man­dad de la da­ga ne­gra (Su­ma), con vam­pi­ros in­clui­dos.

Cuan­do el se­ñor Grey lo cam­bió todo

El lan­za­mien­to, en 2012, de 50 som­bras de Grey, la sa­ga de E.L. Ja­mes que ha ven­di­do más de 150 mi­llo­nes de ejem­pla­res en todo el mun­do (ocho de ellos en Es­pa­ña y La­ti­noa­mé­ri­ca), dio la vuel­ta al mer­ca­do de la lla­ma­da li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca de la mis­ma ma­ne­ra que Harry Pot­ter hi­zo ex­plo­tar el in­fan­til en 1997. Sin­to­má­ti­ca­men­te, 2012 fue tam­bién el año en que se lan­zó Tin­der, la apli­ca­ción que per­mi­te bus­car po­si­bles pa­re­jas se­xua­les en nues­tras in­me­dia­cio­nes me­dian­te un mí­ni­mo mo­vi­mien­to del pul­gar pa­ra pa­sar o acep­tar las fotos de los can­di­da­tos; la mis­ma me­cá­ni­ca que la de com­prar en las tien­das on li­ne. Las in­men­sas po­si­bi­li­da­des pa­ra el ejer­ci­cio de lo se­xual que ha abier­to es­ta

in­me­dia­tez de la tec­no­lo­gía, jun­to con la rá­pi­da pro­pa­ga­ción de nue­vas ten­den­cias tam­bién en el te­rreno se­xual, te­nían que ver­se re­fle­ja­das en las his­to­rias eró­ti­cas, si es­tas que­rían al­can­zar una mí­ni­ma cre­di­bi­li­dad evo­ca­ti­va. E.L. Ja­mes es­cri­bió en el mo­men­to jus­to su ac­tua­li­za­ción de una fór­mu­la que se ha­bía que­da­do an­cla­da en las fan­ta­sías ha­bi­tua­les del si­glo XX, e in­tro­du­jo nue­vos con­flic­tos y prác­ti­cas se­xua­les que es­ta­ban en el ho­ri­zon­te as­pi­ra­cio­nal de una nue­va ge­ne­ra­ción de lec­to­ras. De las re­la­cio­nes ex­tra­ma­tri­mo­nia­les como cús­pi­de de la ex­ci­ta­ción prohi­bi­da, pa­sa­mos a leer so­bre tríos, ex­pe­rien­cias de in­ter­cam­bio de pa­re­jas, po­li­amor... Una cló­ni­ca evo­lu­cio­na­da de E.L. Ja­mes, L.S. Hil­ton, au­to­ra de Maes­tra (2016) y Dó­mi­na (2017, am­bas en Roca), va un pa­so más allá y pro­po­ne un ti­po de he­roí­na no so­lo na­da pa­si­va, sino in­clu­so con un pun­to so­ció­pa­ta, am­bi­cio­sa y ca­paz de usar el se­xo tal y como los per­so­na­jes mas­cu­li­nos vie­nen ha­cien­do en la fic­ción des­de tiem­po in­me­mo­rial: por pu­ro pla­cer y sim­ple am­bi­ción per­so­nal. La ma­yo­ría de las no­ve­las que cir­cu­lan por los gran­des ca­na­les co­mer­cia­les no in­ter­vie­nen tan­to en el mo­de­lo na­rra­ti­vo clá­si­co: tras una ac­tua­li­za­ción de es­ce­na­rios y per­so­na­jes, la his­to­ria de amor ro­mán­ti­ca pre­mia a la lec­to­ra al final. Est­her Es­co­ri­za, edi­to­ra de Esen­cia y Za­fi­ro, los dos se­llos es­pe­cia­li­za­dos en no­ve­la eró­ti­ca y ro­mán­ti­ca de la edi­to­rial Pla­ne­ta, ca­rac­te­ri­za a la lec­to­ra ti­po como muy fiel al gé­ne­ro, de cla­se me­dia y de to­das las eda­des.

En la nue­va no­ve­la eró­ti­ca, el amor es cru­cial... y el se­xo, más ex­plí­ci­to.

Es­co­ri­za tie­ne cla­ra la le­ví­si­ma dis­tin­ción en­tre no­ve­la ro­mán­ti­ca y eró­ti­ca: “Pa­ra que una no­ve­la eró­ti­ca fun­cio­ne, ha­ce fal­ta una ma­ra­vi­llo­sa his­to­ria de amor. Los in­gre­dien­tes del éxi­to de la no­ve­la eró­ti­ca son los mis­mos que los de la no­ve­la ro­mán­ti­ca, pe­ro el se­xo, ade­más de más abun­dan­te, es más ex­plí­ci­to y atre­vi­do”. La rei­na de am­bos gé­ne­ros en Es­pa­ña, Me­gan Maxwell, triun­fó pri­me­ro como es­cri­to­ra ro­mán­ti­ca. Y en 2012, Es­co­ri­za le pro­pu­so vi­rar a la li­te­ra­tu­ra eró­ti­ca: “Me­gan in­clu­ye es­ce­nas de se­xo en to­das sus no­ve­las; si sus his­to­rias gus­ta­ban a las lec­to­ras, ¿por qué no pro­bar a su­bir­les un po­co el tono?”.

Pro­lí­fi­cas es­cri­to­ras y vo­ra­ces lec­to­ras

Las edi­to­ras tiran mu­cho de au­to­ras ex­tran­je­ras (las tra­duc­cio­nes son más ba­ra­tas que los ori­gi­na­les) y, por des­con­ta­do, de es­tre­llas como Syl­via Day, Jo­di Ellen Mal­pas o Ch­ris­ti­na Lau­ren. Sin em­bar­go, el mer­ca­do ad­mi­te a un gru­po ca­da vez más nu­tri­do de es­pa­ño­las: Noe Ca­sa­do, Noe­lia Ama­ri­llo, Patricia Ge­ller, Gar­cía de Sau­ra, Li­na Ga­lán... Ellas son la me­jor prue­ba de la vi­ta­li­dad de un sec­tor que sa­be có­mo re­no­var­se sin per­der la efec­ti­vi­dad de su fór­mu­la: no hay au­to­ra que no ha­ya si­do, a su vez, vo­raz lec­to­ra de las es­cri­to­ras que la pre­ce­die­ron. Es­ta es­pe­cie de trans­mi­sión (en­tre au­to­ras y au­to­ras-lec­to­ras) de las reglas del gé­ne­ro ha­ce que, aun­que las tra­mas se ac­tua­li­cen pa­ra aco­ger el cam­bio so­cial y las he­roí­nas se mues­tren más eman­ci­pa­das a la ho­ra de sa­tis­fa­cer sus de­seos, que­den fi­ja­dos as­pec­tos con­sus­tan­cia­les: la gla­mu­ri­za­ción de las vi­das que se ero­ti­zan, am­bien­tes se­duc­to­res o exó­ti­cos y no re­ba­sar de­ter­mi­na­das lí­neas ro­jas que po­drían in­co­mo­dar a las lec­to­ras. Na­da que ver con, por ejem­plo, las car­tas que el es­cri­tor Ja­mes Joy­ce di­ri­gió a su es­po­sa, No­ra Bar­na­cle, a prin­ci­pios del si­glo XX, en las que la ex­pre­sión del de­seo no rehuía lo su­cio ni lo ani­mal. Eli­sa­bet Be­na­vent es la au­to­ra es­pa­ño­la más se­gui­da, con más de 800.000 ejem­pla­res ven­di­dos de sus 15 no­ve­las, en­tre las que las sa­gas Valeria y Mi elec­ción (am­bas, en Su­ma de le­tras) qui­zá sean las más car­ga­das de se­xo. Si­bi­la Frei­jo, au­to­ra de Lo que no sa­bía de mí y Lo que des­cu­brí de ti, en Edi­cio­nes B, cons­tru­yó a su al­ter ego, Car­lo­ta Val­dés, en un blog, Se­xo en Cham­be­rí, que dio el sal­to a la no­ve­la. Ber­ta Noy, su edi­to­ra, ve en la eva­sión un va­lor al al­za en el mer­ca­do edi­to­rial. “El día a día pue­de ser muy du­ro: es­trés en el tra­ba­jo, es­trés por no te­ner tra­ba­jo, fac­tu­ras, pro­ble­mas do­més­ti­cos... La li­te­ra­tu­ra de eva­sión ofre­ce una puer­ta abier­ta pa­ra po­der huir de esa car­ga, de­jar de pen­sar en lo que nos preo­cu­pa y si­tuar­nos en un mun­do pla­cen­te­ro y sin ago­bios. La no­ve­la eró­ti­ca tie­ne tan­to éxi­to por­que ¿qué me­jor for­ma de eva­dir­se que unas do­sis de se­xo per­fec­to?”.

Es­ce­na de la pe­lí­cu­la 50 som­bras más oscuras, adap­ta­ción de la se­gun­da no­ve­la de la tri­lo­gía eró­ti­ca es­cri­ta por E.L. Ja­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.