Así ha­blo con los MU­SEOS DOS VE­CES AL AÑO,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - CAITLIN MORAN Caitlin Moran es la au­to­ra de Có­mo ser una mu­jer (Ana­gra­ma) y en 2014 fue ele­gi­da en Gran Bre­ta­ña como la pe­rio­dis­ta más in­flu­yen­te en Twit­ter y la columnista del año.

Dvia­jo por Eu­ro­pa y América pa­ra pro­mo­cio­nar mis li­bros. Son gi­ras en las que me gus­ta creer que flo­to como la se­mi­lla de un dien­te de león, lu­mi­no­sa y li­te­ra­ria, por am­bos con­ti­nen­tes; de­lei­tan­do a quien se cru­ce en mi ca­mino y di­fun­dien­do la bue­na nue­va so­bre el fe­mi­nis­mo, el pro­gre­so so­cial y la ale­gría. Y con to­das mis obras dis­po­ni­bles, cla­ro, por unos ra­zo­na­bles 15 pa­vos (10, en edi­ción de bol­si­llo). Las gi­ras de pro­mo­ción son, en esen­cia, una so­le­dad or­ga­ni­za­da: una pro­ce­sión in­ter­mi­na­ble de tre­nes, avio­nes y si­len­cio­sas ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel en las que mi ra­bia por es­tar en una sui­te más pe­que­ña que la de la úl­ti­ma vez, con­tras­ta con mi cos­tum­bre de va­gar por los pa­si­llos, su­su­rrán­do­me a mí mis­ma que el va­cío del co­me­dor en reali­dad me lle­na de tris­te­za. El he­cho es que, cuan­do es­tás so­la du­ran­te tan­tos días, eres ca­paz de “hu­ma­ni­zar” cual­quier co­sa. Hay per­so­nas que ha­blan con las apli­ca­cio­nes de sus mó­vi­les, otras es­cri­ben un dia­rio. Y otras aca­ban irre­me­dia­ble­men­te bo­rra­chas, ha­cien­do el gi­li­po­llas y sol­tán­do­le el ro­llo al camarero de turno.

YO, EN PAR­TI­CU­LAR,

“hu­ma­ni­zo” mu­seos y galerías de ar­te, y ha­blo con ellos. Sí, pa­ra mí son como una ca­de­na mun­dial de ami­gos que vi­ven (siem­pre) en el cen­tro de la ciu­dad y ofre­cen a las al­mas so­li­ta­rias un re­fu­gio pa­ra la llu­via, la ola de ca­lor o el vien­to. Ade­más, los mu­seos, cuan­do te co­gen confianza, son unos co­ti­llas de mu­cho cui­da­do. Las galerías de ar­te tam­bién. Tan pron­to como en­tras por sus puer­tas acris­ta­la­das o sus enor­mes atrios de már­mol, pue­des sen­tir có­mo te lla­man ca­da uno de sus pa­be­llo­nes. Es ló­gi­co: son lu­ga­res que reúnen las co­sas más ex­tra­or­di­na­rias, inex­pli­ca­bles e ilu­mi­na­do­ras del mun­do; ¡y es­tán en­tu­sias­ma­dos por mos­trar­te todo lo que tie­nen den­tro! La sec­ción de ge­mas y mi­ne­ra­les quie­re que la vi­si­tes pri­me­ro; el ala del ar­te re­li­gio­so del si­glo XV es­tá fu­rio­sa por­que has pre­fe­ri­do ir a ver los za­pa­tos de Mi­che­lle Oba­ma an­tes que sus sa­gra­dos óleos; y hay un mon­tón de re­tra­tos que quie­ren ma­tar a la sec­ción de Egip­to­lo­gía por aca­pa­rar to­da la aten­ción. Lo que esos cua­dros no sa­ben es que yo nun­ca iría a Egip­to­lo­gía, por­que si qui­sie­ra es­tar ro­dea­da de un mon­tón de críos sal­tan­do so­bre un sar­có­fa­go y gri­tan­do: “¡Mo­mia! ¡Mo­mia!”, me ha­bría que­da­do en mi pro­pia ca­sa y me ha­bría ofre­ci­do como vo­lun­ta­ria pa­ra ir a un cam­pa­men­to de ve­rano. Así que no he te­ni­do más re­me­dio que es­cri­bir otra no­ve­la (y sa­lir de gi­ra pro­mo­cio­nal) so­lo pa­ra es­ca­bu­llir­me. Ade­más, ya no me im­por­ta el an­ti­guo Egip­to. Son rui­nas enor­mes, OK, ya lo he pi­lla­do. ¿Y qué? ¿Lo veis? Todo es­to for­ma par­te de mi ale­gre re­la­ción con las galerías de ar­te y los mu­seos. Ha­blo con ellos en mi ca­be­za. Los en­tien­do. Fui muy com­pren­si­va, por ejem­plo, con la ex­po­si­ción del Mu­seo Smith­so­nian ti­tu­la­da La in­dus­tria del guano, que pa­re­cía que se ha­bía mon­ta­do con un pre­su­pues­to de unos 40 € y con­ta­ba la his­to­ria de có­mo el guano (un abono na­tu­ral crea­do a par­tir de ex­cre­men­tos de cier­tos ti­pos de aves y mur­cié­la­gos, o sea ca­ca de pá­ja­ro) alguna vez fue una in­dus­tria im­por­tan­te, con mon­ta­ñas de 60 me­tros de ca­ca en las Is­las Chin­cha, en Pe­rú, en­tre las que des­ta­ca­ba el le­gen­da­rio “Gran Mon­tón”, que era la en­vi­dia del mun­do. No ha­bían vi­si­tan­tes en la ex­po­si­ción del guano cuan­do en­tré, su­pon­go que to­dos es­ta­ban de­ma­sia­do ocu­pa­dos vien­do el dia­man­te Es­pe­ran­za, o las za­pa­ti­llas de ru­bí de Do­rothy o el muñeco ori­gi­nal de la ra­na Gus­ta­vo. Hi­tos que, por su­pues­to, yo ya ha­bía vi­si­ta­do, por lo que me que­da­ba un ra­to pa­ra un po­co de ca­ca de pá­ja­ro.

Y ES QUE LOS MU­SEOS

tam­bién me ha­cen reír. Hay un Bu­da in­creí­ble­men­te kitsch en el Vic­to­ria & Albert de Lon­dres con ca­ra de es­tar pen­san­do: “Eso es lo que ella cree”. La se­ma­na pa­sa­da, en el Mu­seo Bri­tá­ni­co, vi un ani­llo ju­dío del si­glo XVII de­co­ra­do con es­ce­nas de Eva co­mien­do la man­za­na en el Jar­dín del Edén y la co­no­ci­da ex­pre­sión ma­zel tov. Sí, cla­ro, ¡bue­na suer­te, Eva! ¡Ya nos com­ta­rás có­mo te fue! Y lue­go, a ve­ces, las ex­po­si­cio­nes no tie­nen na­da más pro­fun­do que mos­trar­te que la exis­ten­cia de per­so­nas tan gua­pas que pue­den se­guir atra­yén­do­te aun­que lle­ven 100 años muer­tas. En Barcelona, pa­sé un día de agos­to en el Mu­seu Nacional d’art de Ca­ta­lun­ya y, ca­mi­nan­do por sus sa­lo­nes lle­nos de re­tra­tos, pu­de com­pro­bar que la pin­tu­ra es­pa­ño­la del si­glo XIX es­tá lle­na de hom­bres tan her­mo­sos e in­te­li­gen­tes –esos ojos ma­rrón Co­ca Co­la, esas bo­cas con pin­ta de ha­ber­se reí­do tan­to–, que son ca­pa­ces de en­gan­char­te des­de la ul­tra­tum­ba. Así que ter­mi­né pre­gun­tán­do­me: “¿Qué pue­do ha­cer con es­tos sen­ti­mien­tos in­ten­sos y amo­ro­sos por al­go tan muerto como es­tas pie­zas de mu­seo?”. Y me res­pon­dí: “Ellos es­ta­rían en­can­ta­dos de que los qui­sie­ras. Pa­ra eso exis­te el ar­te ¿no?”. P.D.: en la plan­ta ba­ja ha­bía un ca­fé en­can­ta­dor que ven­día pas­te­li­llos de na­ran­ja y bo­ca­di­llos de pan de cha­pa­ta con ja­món se­rrano. Pe­dí pa­ra lle­var y sa­lí al par­que, fe­liz de ha­ber pa­sa­do la tar­de so­la en el mu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.