RE­FE­REN­CIAS CIR­CU­LA­RES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Tercera Vuelta - PA­LO­MA BRA­VO, pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra

LA PE­RRA y yo nos le­van­ta­mos an­tes que el res­to de la ca­sa pa­ra po­der leer los pe­rió­di­cos. En­cen­de­mos el router y vol­ve­mos a la ca­ma con el or­de­na­dor y una ta­za de té. Somos adic­tas a la in­for­ma­ción y, ade­más, somos hu­ma­nas, así que pri­me­ro ojea­mos Fa­ce­book. To­das las ma­ña­nas, Fa­ce­book me con­mi­na: “Pa­lo­ma, tú y to­dos los re­cuer­dos que com­par­tes sois im­por­tan­tes pa­ra no­so­tros, por eso he­mos pen­sa­do que te gus­ta­ría re­me­mo­rar es­ta pu­bli­ca­ción”. A mi pe­rra no le gus­ta Mark Zuc­ker­berg des­de que, en uno de sus posts apo­ca­líp­ti­cos (él los llama “re­tos per­so­na­les”), pro­me­tió no vol­ver a co­mer car­ne de ani­mal que no hu­bie­ra ma­ta­do con sus pro­pias ma­nos.

TAM­PO­CO LE GUS­TA de­ma­sia­do mi or­de­na­dor y un día, sa­bo­tean­do el track­pad con el ho­ci­co, des­cu­brió un bo­tón de “Ver más re­cuer­dos” que per­mi­te la op­ción de eli­mi­nar­los. To­das las ma­ña­nas, des­de el 1 de enero, la pe­rra y yo bo­rra­mos uno a uno los re­cuer­dos que Fa­ce­book nos re­cuer­da, los re­cuer­dos que ya ha­bía­mos ol­vi­da­do. Somos las úni­cas. Mi ami­go Da­ni, por ejem­plo, vi­ve en una per­pe­tua re­fe­ren­cia cir­cu­lar: ce­le­bra ca­da día que el año an­te­rior ce­le­bró que el año an­te­rior ce­le­bró que el año an­te­rior es­cri­bió un post gra­cio­so. Es ver­dad que Da­ni tie­ne mu­cha gra­cia y es na­tu­ral que le ha­ga gra­cia re­cor­dar­lo.

YO NO soy gra­cio­sa, pe­ro creo en la in­ti­mi­dad. Por eso Zuc­ker­berg me ha ame­na­za­do: “Sin mí, tu vi­da es­tá va­cía”. “Va­cía, pe­ro mía”. Esas con­ver­sa­cio­nes ti­po wes­tern las te­ne­mos en voz ba­ja. Me sor­pren­de que en esos pe­rió­di­cos que lee­mos no de­di­quen más es­pa­cio a los ex de Fa­ce­book que, asus­ta­dos por la de­ri­va del in­ven­to, han crea­do fun­da­cio­nes pa­ra de­vol­ver a la hu­ma­ni­dad su au­to­no­mía. Tris­tan Ha­rris, Sean Par­ker, Ro­ger Mcna­mee... goo­glead­los. “La aten­ción es una res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual. No culpes a Mark”, me dice la pe­rra des­de la es­te­ri­lla de yo­ga. (Leí­dos los pe­rió­di­cos, nos es­ti­ra­mos jun­tas). Me sal­va Pa­blo, que ne­ce­si­ta ayuda con el desa­yuno. “¿Ha pa­sa­do al­go im­por­tan­te en el pla­ne­ta?”, pre­gun­ta. Con­tes­ta su hi­ja: “Sí, que si­go sien­do la úni­ca de mi cla­se que no tie­ne Ins­ta­gram. Me lle­van mi­llo­nes de li­kes de ven­ta­ja”. “Los li­kes son más adic­ti­vos que la dro­ga”, le ex­pli­co. “¿Pre­fie­res que me dro­gue?”. “Ben­di­tos tiem­pos en que los te­lé­fo­nos ser­vían pa­ra lla­mar…”, sus­pi­ra su padre. “Mó­vi­les for all”, se ma­ni­fies­ta su her­mano... Los desa­yu­nos son ten­sos por­que ellos es­tán más des­pier­tos. Por suer­te, les gus­ta lle­gar pron­to a cla­se. Yo me to­mo otro té an­tes de ir a tra­ba­jar. El día so­lo pue­de me­jo­rar (siem­pre y cuan­do no lo con­te­mos en nin­gu­na red so­cial).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.