“LA FAN­TA­SÍA Y LA IMA­GI­NA­CIÓN SON IM­PRES­CIN­DI­BLES PA­RA EN­TEN­DER EL MUN­DO”

¿Es po­si­ble com­pren­der la fí­si­ca cuán­ti­ca a tra­vés de una novela? Es­ta doc­to­ra en Fí­si­ca bar­ce­lo­ne­sa, con­si­de­ra­da una de las 100 per­so­nas más crea­ti­vas del pla­ne­ta, lo ha lo­gra­do.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Protagonista - Por B. GON­ZÁ­LEZ

Des­de que lle­gó al mun­do ha­ce 40 años en Bar­ce­lo­na, su cu­rio­si­dad no ha de­ja­do de cre­cer. Qui­zá por ese ham­bre in­sa­cia­ble de co­no­ci­mien­to, es­ta fí­si­ca cuán­ti­ca es ca­paz de mi­rar al mun­do con una visión in­no­va­do­ra. De he­cho, For­bes la eli­gió co­mo una de las 100 per­so­nas más crea­ti­vas del pla­ne­ta. Pe­ro, ade­más de te­ner un ce­re­bro pri­vi­le­gia­do, So­nia Fer­nán­dez-vidal es ca­paz de trans­mi­tir có­mo fun­cio­na el mun­do cuán­ti­co con una sen­ci­llez ex­tra­or­di­na­ria. Cuan­do ha­bla­mos, aca­ba de sa­lir de la pis­ci­na con su hi­jo, un be­bé de sie­te me­ses lla­ma­do Atlas. Su nom­bre no es ca­sual: ade­más de un ti­tán de la mi­to­lo­gía grie­ga, así se lla­ma uno de los gran­des de­tec­to­res de par­tí­cu­las cons­trui­do en el Gran Co­li­sio­na­dor de Ha­dro­nes (LHC) del CERN, el la­bo­ra­to­rio in­ter­na­cio­nal que es­ta doc­to­ra en Fí­si­ca lla­ma “la ca­te­dral del co­no­ci­mien­to mo­derno”. Ese lu­gar, en cu­yas ins­ta­la­cio­nes se desa­rro­lla la pri­me­ra novela ro­mán­ti­ca que es­cri­bió, Quan­tic Lo­ve, ha mar­ca­do su vi­da. Allí vio que in­ten­tar des­cu­brir el ori­gen del uni­ver­so pue­de ha­cer caer cual­quier fron­te­ra. Tras co­la­bo­rar en el la­bo­ra­to­rio Los Ála­mos (EE.UU.) y en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias Fo­tó­ni­cas ICFO, aho­ra ges­tio­na una con­sul­to­ra tec­no­ló­gi­ca que fun­dó con su ma­ri­do. Y, so­bre to­do, se cen­tra en di­vul­gar y acer­car la fí­si­ca cuán­ti­ca con re­la­tos co­mo La puer­ta de los tres ce­rro­jos (edi­to­rial Pla­ne­ta), don­de un chi­co en­tra en un uni­ver­so ex­tra­ño al cam­biar su ru­ta ha­cia el co­le­gio. Con la pri­me­ra en­tre­ga de es­ta tri­lo­gía, tra­du­ci­da a 12 idio­mas, ha lo­gra­do cien­tos de mi­les de se­gui­do­res. Y ya ha pu­bli­ca­do su se­gun­do vo­lu­men.

Mu­jer­hoy. ¿Qué la ani­mó a es­cri­bir un re­la­to so­bre el mun­do cuán­ti­co pa­ra aque­llos que no son ex­per­tos en fí­si­ca?

So­nia Fer­nán­dez-vidal. Cuan­do se ha­bla de fí­si­ca cuán­ti­ca, la pri­me­ra reac­ción de mu­cha gen­te es re­ti­cen­cia. Y es na­tu­ral, por­que pa­re­ce al­go muy com­pli­ca­do y ajeno. Yo que­ría acer­car ese mun­do a to­do el que qui­sie­ra per­der­le el mie­do. Por eso sur­gió la idea de ha­cer un re­la­to pa­ra ni­ños. Pe­ro siem­pre di­go que es­ta tri­lo­gía es pa­ra ni­ños de 9 a 99 años... si tie­nes 99 años pe­ro sa­bes ser un ni­ño.

En él ha­bla de quarks, de elec­tro­nes, del ga­to de Schrö­din­ger… con la mis­ma na­tu­ra­li­dad que de el­fos y ha­das, con quie­nes com­par­ten pá­gi­nas en su li­bro. ¿Hay me­nos dis­tan­cia en­tre cien­cia fic­ción y reali­dad de la que pen­sa­mos? Mu­cha me­nos. La fí­si­ca cuán­ti­ca nos des­cri­be un uni­ver­so com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te al que es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos. Cuan­do a prin­ci­pios del si­glo XX los cien­tí­fi­cos em­pie­zan a aden­trar­se en la esen­cia de la ma­te­ria, nos des­cu­bren esas par­tí­cu­las ele­men­ta­les, que se com­por­tan de ma­ne­ra muy ex­tra­ña. Pue­den atra­ve­sar pa­re­des, es­tar en dos si­tios a la vez, que es lo que lla­ma­mos te­le­por­tar… Y efec­ti­va­men­te, es al­go más cer­cano a la cien­cia fic­ción que a nues­tro día a día. Por eso de­ci­dí mez­clar ese mun­do con el­fos y ha­das: cho­ca tan­to con­tra nues­tra in­tui­ción de có­mo fun­cio­na el día a día que, cuan­do in­ten­ta­ba ex­pli­car esos con­cep­tos, so­bre to­do a los adul­tos, nos que­dá­ba­mos atra­pa­dos en el área del ce­re­bro que re­gu­la los pro­ce­sos ra­cio­na­les y cog­ni­ti­vos. Pen­sa­mos: “Es­to es im­po­si­ble. No pue­des es­tar vi­vo y muer­to a la vez”. Y en­cuen­tras mu­chos blo­queos. En cam­bio, cuan­do ac­ti­vas otra par­te de tu ce­re­bro –la de la fan­ta­sía y la ima­gi­na­ción–, rom­pes ese blo­queo.

¿No nos atre­ve­mos a pen­sar di­fe­ren­te?

Es que es­ta­mos acos­tum­bra­dos a pen­sar ra­cio­nal­men­te. Los enig­mas que en­cuen­tras en el li­bro es­tán pues­tos adre­de: lo que ha­cen es ac­ti­var el pen­sa­mien­to la­te­ral, que es mu­cho más crea­ti­vo. Así flu­ye me­jor la des­crip­ción de un mun­do que es tan an­ti­in­tui­ti­vo.

¿Y có­mo se pa­sa de la in­ves­ti­ga­ción a la es­cri­tu­ra? ¿La ani­mó al­guien a sa­lir del la­bo­ra­to­rio pa­ra es­cri­bir?

Sí, si no no sé si lo hu­bie­ra he­cho. Fran­cesc Mi­ra­lles y Alex Ro­vi­ra es­cri­bie­ron La úl­ti­ma res­pues­ta, una novela de fic­ción que ha­bla­ba de la hi­ja per­di­da de Eins­tein y Mi­le­va Ma­ric. Aun­que su li­bro no era cien­tí­fi­co, pa­ra do­cu­men­tar­se me pi­die­ron que les die­ra una pe­que­ña char­la muy di­vul­ga­ti­va so­bre fí­si­ca mo­der­na. Des­pués Fran­cesc me con­tó que or­ga­ni­za­ba en ca­sa ce­nas con ami­gos con un in­vi­ta­do que ha­bla­ba so­bre un tema, y que le gus­ta­ría ha­cer una no­che cuán­ti­ca. Me apun­té y, tras la con­fe­ren­cia, se me acer­có mi pri­me­ra edi­to­ra.

¿Re­cuer­da cuán­do tu­vo cla­ro que se­ría fí­si­ca?

Ya cuan­do era muy pe­que­ñi­ta que­ría ser cien­tí­fi­ca e ir­me a la An­tár­ti­da. Sin em­bar­go, no qui­se ser fí­si­ca has­ta que des­cu­brí la asig­na­tu­ra en el ins­ti­tu­to. Te­nía in­fi­ni­tas pre­gun­tas. En reali­dad, las de la no­che de los tiem­pos de la hu­ma­ni­dad: por qué he­mos lle­ga­do has­ta aquí, có­mo fun­cio­na el uni­ver­so, por qué nues­tra exis­ten­cia… Y me da­ba la sen­sa­ción de que la Fí­si­ca era co­mo una ca­ja que, si la abrías, te da­ba to­da la in­for­ma­ción y te lo ex­pli­ca­ba ab­so­lu­ta­men­te to­do. Des­pués, cuan­do en la ca­rre­ra to­qué por pri­me­ra vez la fí­si­ca cuán­ti­ca, ex­pe­ri­men­té esa fra­se que di­ce: “Cuan­do crees que tie­nes to­das las res­pues­tas, lle­ga el uni­ver­so y te cam­bia to­das las pre­gun­tas”. Por­que con la fí­si­ca cuán­ti­ca pa­re­ce que la má­qui­na de la fí­si­ca new­to­nia­na me­ca­ni­cis­ta, que pa­re­cía que lo ex­pli­ca­ba to­do y don­de to­do fun­cio­na de ma­ne­ra per­fec­ta, ex­plo­ta de re­pen­te y em­pie­zan a apa­re­cer co­sas ex­tra­ñas. Que­dé atra­pa­da en la fí­si­ca cuán­ti­ca co­mo si fue­ra un agu­je­ro ne­gro.

¿Es la pri­me­ra fí­si­ca de la fa­mi­lia?

Sí, mi pa­dre es pro­fe­sor de His­to­ria y Fi­lo­so­fía y mi ma­dre, profesora de Edu­ca­ción Especial.

“VE­MOS FÍ­SI­CA CUÁN­TI­CA EN LOS MI­CRO­ON­DAS, EN LAS PUER­TAS DE LOS SU­PER­MER­CA­DOS, EN LOS TE­LÉ­FO­NOS...”.

Fo­tos: VI­CENS GI­MÉ­NEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.