ELLAS tam­bién

EDUR­NE URIAR­TE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - www.mu­jer­hoy.com

LA HI­PO­CRE­SÍA y la in­cohe­ren­cia son de­fec­tos hu­ma­nos que due­len más cuan­do son prac­ti­ca­dos por un lí­der, co­mo la ac­triz Asia Ar­gen­to, que pro­mo­vió el mo­vi­mien­to Me Too, tras acu­sar de vio­la­ción al pro­duc­tor Har­vey Weins­tein. Y he aquí que la pro­pia Ar­gen­to se com­por­tó, al pa­re­cer, co­mo Weins­tein y abu­só de un me­nor, el ac­tor Jimmy Ben­nett, a quien pagó 380.000 dó­la­res pa­ra com­prar su si­len­cio. Pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro la ac­triz ha re­co­no­ci­do el pa­go tras las in­for­ma­cio­nes en The New York Ti­mes. Y tam­bién he­mos co­no­ci­do es­te ve­rano que la Uni­ver­si­dad de Nue­va York ha sus­pen­di­do du­ran­te un año a la ca­te­drá­ti­ca y feminista Avi­tal Ro­nell por aco­so se­xual ha­cia un es­tu­dian­te e in­ves­ti­ga­dor de Har­vard mu­cho más jo­ven que ella. Y no creo que Ar­gen­to y Ro­nell sean un ex­cep­ción, sino más bien la otra ca­ra de un pro­ble­ma más com­ple­jo que el re­fle­ja­do por el mo­vi­mien­to Me Too. Un mo­vi­mien­to que ha te­ni­do la gran vir­tud de sa­car a la luz pú­bli­ca el pro­ble­ma del aco­so y de los abu­sos en de­ter­mi­na­dos es­pa­cios pro­fe­sio­na­les, pe­ro que tam­bién ha te­ni­do el de­fec­to de pre­sen­tar­lo co­mo una es­pe­cie de gue­rra en­tre hom­bres y mu­je­res. Co­mo si los hom­bres fue­ran au­to­má­ti­ca­men­te sos­pe­cho­sos por ser­lo y las con­duc­tas se­xua­les de ese ti­po so­lo pu­die­ran ser obra de ellos.

RE­CUER­DO UNA PE­LÍ­CU­LA de ha­ce más de 20 años, Aco­so, pro­ta­go­ni­za­da por De­mi Moo­re, que en­ton­ces pa­re­cía una ra­re­za y una pro­vo­ca­ción, por­que pre­sen­ta­ba una his­to­ria de aco­so de una je­fa ha­cia su em­plea­do. Pe­ro qui­zá era más bien un ade­lan­to del fu­tu­ro, una mues­tra de lo que ocu­rri­rá a me­di­da que las mu­je­res ten­gan más po­der. Y a me­di­da que cam­bien al­gu­nos va­lo­res so­cia­les y los hom­bres no se sien­tan unos po­bres idio­tas por de­nun­ciar es­te ti­po de de­li­tos, por aque­llo de que ellos es­tán obli­ga­dos a ser más fuer­tes que ellas. La la­men­ta­ble his­to­ria de Asia Ar­gen­to y de la ca­te­drá­ti­ca de Nue­va York tam­bién me ha­ce pen­sar en el pe­li­gro de las de­nun­cias pú­bli­cas, so­bre to­do cuan­do hay per­so­na­jes co­no­ci­dos de por me­dio. Ese fue el otro la­do os­cu­ro del Me Too, la pro­li­fe­ra­ción de acu­sa­cio­nes en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ca­ren­tes de in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­les o de prue­ba con­sis­ten­te al­gu­na, más allá de las pro­pias de­cla­ra­cio­nes de las acu­sa­do­ras. Y, tris­te­men­te, hay per­so­nas ca­pa­ces de en­su­ciar fal­sa­men­te a otros con tal de lo­grar di­ne­ro o no­to­rie­dad pú­bli­ca, so­bre to­do cuan­do esas per­so­nas tie­nen am­bi­cio­nes co­mo las del ci­ne y la te­le­vi­sión. Es po­si­ble que has­ta la pro­pia Asia Ar­gen­to fue­ra víc­ti­ma de una es­tra­ta­ge­ma de ese ti­po y pa­ga­ra sim­ple­men­te pa­ra evi­tar el es­cán­da­lo y no por­que fue­ra cul­pa­ble. Tam­bién ellas pue­den ser aco­sa­do­ras y tam­bién ellos pue­den de­nun­ciar sin prue­bas o pa­ra lo­grar fa­ma y di­ne­ro, por­que la mal­dad no de­pen­de del gé­ne­ro sino de la in­te­gri­dad del ser hu­mano.

La ac­triz Asia Ar­gen­to, en la ga­la de los Ós­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.