Pen­sar que ne­ce­si­tas al­guien que te com­ple­te es te­rro­ri­fi­co>>

ELI­SA­BETH IBO­RRA Coau­to­ra de «Te­ne­mos que ha­blar»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Pareja - TEX­TO: ELE­NA MÉN­DEZ

«TE­NE­MOS QUE HA­BLAR». Eli­sa­beth Ibo­rra y Bruno Va­len­te han es­cri­to un li­bro que fun­cio­na co­mo un tra­duc­tor mu­jer-hom­bre, hom­bre-mu­jer, y que nos in­vi­ta a en­ten­der­nos. En sus pá­gi­nas en­con­tra­mos la cla­ve pa­ra in­ter­pre­tar qué es lo que pa­sa en nues­tra re­la­ción y evi­tar que vol­va­mos a de­cir: «no en­tien­do a las mu­je­res», «to­dos los hom­bres son igua­les»...

In­te­rro­gar so­bre el pa­sa­do nun­ca sue­le ser una bue­na idea, da igual el tiem­po que lle­véis jun­tos»

Las re­la­cio­nes de pa­re­ja han cam­bia­do mu­cho. ¿La me­dia na­ran­ja ha pa­sa­do ya a la his­to­ria?

—De­be­ría ha­ber pa­sa­do a la his­to­ria, se­ría lo ideal, pe­ro por des­gra­cia to­da­vía mu­chí­si­ma gen­te si­gue pen­san­do que ne­ce­si­ta a otra per­so­na pa­ra es­tar com­ple­ta. Y eso es un gra­ve error por­que en­fo­cas las re­la­cio­nes des­de la ne­ce­si­dad, des­de una ca­ren­cia, co­mo un pro­ble­ma a re­sol­ver. Pen­sar que ne­ce­si­tas a al­guien pa­ra que te com­ple­te no es ro­mán­ti­co, al con­tra­rio: es te­rro­rí­fi­co.

—¿So­mos las mu­je­res ma­ni­pu­la­do­ras y los hom­bres sim­ples y se­xua­les?

—No, pa­ra na­da. La­men­ta­ble­men­te, la ma­ni­pu­la­ción se da en am­bos se­xos. Por ejem­plo, de­cir­le a tu chi­ca «no es que no me fíe de ti, es que no me fío de los tíos», es ma­ni­pu­la­ción. Es un in­ten­to de que ella se cor­te a la ho­ra de ves­tir­se o de re­la­cio­nar­se con sus ami­gos. Ge­ne­ra­li­zar es la fór­mu­la per­fec­ta pa­ra equi­vo­car­se.

—¿Por qué no nos en­ten­de­mos cuán­do ha­bla­mos?

—Por­que no nos han en­se­ña­do a po­ner­nos en el lu­gar de la otra per­so­na. Es al­go cul­tu­ral: la for­ma de per­ci­bir nues­tro cuer­po es di­fe­ren­te se­gún nues­tro se­xo, y la ma­ne­ra de en­ten­der y co­mu­ni­car nues­tros sen­ti­mien­tos, tam­bién. Ade­más, car­ga­mos con otro las­tre: cree­mos que si al­guien nos quie­re, au­to­má­ti­ca­men­te y por ar­te de ma­gia de­be en­ten­der to­do lo que nos pa­sa por la ca­be­za. Y si no es así, es que no nos quie­re lo su­fi­cien­te. Bas­tan­te com­pli­ca­do es el amor por sí so­lo pa­ra en­ci­ma car­gar­lo con ex­pec­ta­ti­vas aje­nas al mí­ni­mo sen­ti­do co­mún.

—¿Qué te­mas de­ben ser ta­bú en una pa­re­ja que quie­re triun­far?

—Nin­guno. Pe­ro to­do de­pen­de del mo­men­to, del tiem­po que lle­ven jun­tos. Por ejem­plo, hay gen­te que en la pri­me­ra no­che te pre­gun­ta si al­gu­na vez has he­cho un trío, con cuán­ta gen­te te has acos­ta­do o si te gus­ta­ría te­ner tres hi­jos. La con­fian­za es un ga­to ca­lle­je­ro, de­bes acer­car­te con cui­da­do pa­ra no asus­tar­la y que sal­ga co­rrien­do. In­te­rro­gar so­bre el pa­sa­do no sue­le ser una bue­na idea nun­ca, da igual el tiem­po que lle­véis jun­tos.

—Las re­des so­cia­les han cam­bia­do nues­tra co­mu­ni­ca­ción amo­ro­sa, ¿qué sig­ni­fi­ca hoy un co­ra­zón?

—Las re­des so­cia­les si­mu­lan la reali­dad, pe­ro no lo son. Es co­mo car­gar cons­tan­te­men­te con tu cu­rrícu­lo vi­tal. Si uno es to­tal­men­te cons­cien­te de eso, de que lo que es­tá vien­do es una re­pre­sen­ta­ción idea­li­za­da y ses­ga­da, no hay pro­ble­ma. Apor­tan mu­cha in­for­ma­ción, lo cual a ve­ces pue­de ser in­tere­san­te, por­que ves si tie­nes co­sas en co­mún con esa per­so­na, pe­ro otras ve­ces pue­de ali­men­tar los pre­jui­cios. Por no ha­blar de que mu­cha gen­te las uti­li­za pa­ra con­tro­lar lo que es­tá ha­cien­do su pa­re­ja, lo cual es una ab­so­lu­ta fal­ta de res­pe­to. Pa­ra la in­men­sa ma­yo­ría de gen­te son una ven­ta­na des­de la que ver el mun­do y de­jar­se ver. Por eso, el con­se­jo es ser pru­den­te con lo que se di­ce, con lo que se cuel­ga, y te­ner cla­ro que na­da pue­de sus­ti­tuir el ver­se ca­ra a ca­ra. Por otro la­do, su­po­nen un nue­vo len­gua­je. Si le man­do un chis­te a una chi­ca que me gus­ta y me de­vuel­ve un emo­ji de una ca­ra lan­zán­do­me un be­so: ¿sig­ni­fi­ca que le gus­to o que le ha he­cho gra­cia? Si no me con­tes­ta en­se­gui­da, ¿es que pa­sa de mí? Pa­ra no per­der la ca­be­za, lo me­jor es no dar­les tan­ta im­por­tan­cia y no de­jar que re­gu­len tu vi­da.

—¿Qué fra­ses de las mu­je­res pro­vo­can más des­con­cier­to en los hom­bres? ¿Y al con­tra­rio?

—Pa­ra am­bos se­xos es lo mis­mo: las fra­ses car­ga­das de am­bi­güe­dad. Fra­ses del tipo: «pues no sé si po­dre­mos ver­nos es­te finde», «ya va­mos vien­do adón­de va es­to», «ya te lla­mo si eso», «me gus­tas mu­cho pe­ro es­toy en un mo­men­to com­pli­ca­do de mi vi­da», «oja­lá nos hu­bié­ra­mos co­no­ci­do en otro mo­men­to», etc.

—¿Qué fra­se de­be po­ner­te en fu­ga?

—La lis­ta es lar­ga: «No te enamo­res de mí», «soy una per­so­na com­pli­ca­da», «es que nun­ca me he enamo­ra­do an­tes», «me re­cuer­das a mi ex», «¿en se­rio te vas a po­ner eso?», «que­das mu­cho con tus ami­gos, ¿no?», «si me en­fa­do es por­que te quie­ro mu­chí­si­mo», «si me qui­sie­ras de ver­dad no ha­rías eso», «si no tie­nes ce­los es que no me quie­res de ver­dad», et­cé­te­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.