Oí­dos sor­dos a los au­dí­fo­nos con pi­las

Los nue­vos mo­de­los de au­dí­fo­nos, au­to­má­ti­cos, con ba­te­ría y sin bo­to­nes, ya es­tán en el mer­ca­do y lle­gan con un es­tu­che re­vo­lu­cio­na­rio que ha­ce al mis­mo tiem­po de car­ga­dor, des­hu­mi­di­fi­ca­dor y car­ca­sa pro­tec­to­ra a prue­ba de atro­pe­llos. En Es­coi­ta es­tán a p

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Audiología - TEXTO: MANU OTERO FOTO: ÓSCAR VÁZ­QUEZ

Ya no hay ra­zo­nes pa­ra que to­do el ve­cin­da­rio se­pa qué es­tá vien­do en la te­le­vi­sión por­que tie­ne el vo­lu­men por las nu­bes. En Es­coi­ta aca­ban de es­tre­nar los úl­ti­mos mo­de­los de au­dí­fo­nos. Sin pi­las, sin bo­to­nes y au­to­má­ti­cos. El me­jor re­me­dio pa­ra no per­der­se na­da de lo que su­ce­da a su al­re­de­dor y re­cu­pe­re la ca­li­dad de vi­da que la pér­di­da de au­di­ción le arre­ba­tó.

La in­dus­tria del au­dí­fono avan­za ha­cia un mun­do sin pi­las y apues­tan por apa­ra­tos ca­da vez más pe­que­ños, con un di­se­ño más bo­ni­to y con ba­te­ría. En el es- ta­ble­ci­mien­to que Es­coi­ta tie­ne en Pon­tea­reas, es­tos nue­vos mo­de­los ya es­tán en­tre los más de­man­da­dos. Y es que sus ven­ta­jas son in­nu­me­ra­bles.

Tie­nen una au­to­no­mía de 24 ho­ras, por lo que es­ta­rán en fun­cio­na­mien­to to­do el día. «Por la no­che se qui­tan, se co­lo­can en una ba­se 3 en 1 y en tres ho­ras es­tá to­tal­men­te car­ga­do», ex­pli­ca Ma­ría Fer­nán­dez, que lle­va to­da una vi­da ve­lan­do por la bue­na au­di­ción de sus clien­tes. Los avan­ces no se cen­tran so­lo en el au­dí­fono, sus ac­ce­so­rios tam­bién se adap­tan a los nue­vos tiem­pos y su car­ga­dor es tan re­vo­lu­cio­na­rio co­mo el au­ri­cu­lar. Al mis­mo tiem­po que car­ga la ba­te­ría del au­dí­fono, ejer­ce de es­tu­che pro­tec­tor y cuen­ta tam­bién con un dis­po­si­ti­vo que eli­mi­na la hu­me­dad del apa­ra­to. «Po­dría pa­sar­le un ca­mión por en­ci­ma que no le pa­sa­ría na­da y ade­más a la vez que se car­ga se des­hu­me­de­ce por­que la hu­me­dad es el enemi­go nú­me­ro uno de los au­dí­fo­nos.

A la gen­te le gus­ta mu­cho», sos­tie­ne Fer­nán­dez.

Los avan­ces

Pe­ro los avan­ces no se li­mi­tan so­lo a la sus­ti­tu­ción de las pi­las por ba­te­rías y a la po­li­va­len­cia de su es­tu­che, la ca­li­dad del pro­pio au­dí­fono —to­dos los que ven­den en Es­coi­ta son fa­bri­ca­dos en paí­ses de la Unión Eu­ro­pea— tam­bién me­jo­ra con es­tos nue­vos mo­de­los. Su prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca es que se au­to­ges­tio­nan. «Tie­ne un ana- li­za­dor de am­bien­te y si el usua­rio es­tá ha­blan­do con una per­so­na, en un grupo pe­que­ño, gran­de, con rui­do o sin rui­do el au­dí­fono ha­ce las mo­di­fi­ca­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra se­guir en­ten­dien­do», des­ta­ca la em­pre­sa­ria.

Y es que los ex­per­tos con­si­de­ran que ha lle­ga­do la ho­ra de des­te­rrar los pre­jui­cios que cam­pan des­de que los au­dí­fo­nos sa­lie­ron al mer­ca­do. Los hay de dos ti­pos, ex­pli­ca Fer­nán­dez. Los que te­men que el apa­ra­to ha­ga rui­do y quie­nes lo re­cha­zan por que no quie­ren pa­re­cer an­cia­nos. «Lo del rui­do pa­sa­ba ha­ce vein­te años con los mo­de­los an­ti­guos, los de aho­ra no tie­nen na­da que ver, es muy di­fí­cil que ha­ya mo­les­tias», re­cal­ca. Tam­bién es un error aso­ciar el uso de au­dí­fo­nos con la edad. «Hay que po­ner­lo cuan­do hay un po­co de pér­di­da», zan­ja Fer­nán­dez, que des­ta­ca que la au­di­ción me­jo­ra en­tre 30 y 40 pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.