Obe­si­dad: có­mo afron­tar la epi­de­mia del si­glo XXI

LA OBE­SI­DAD y el so­bre­pe­so han al­can­za­do pro­por­cio­nes epi­dé­mi­cas a ni­vel mun­dial, tri­pli­can­do su in­ci­den­cia en las úl­ti­mas tres dé­ca­das. En torno a 2,8 mi­llo­nes de per­so­nas mue­ren ca­da año por com­pli­ca­cio­nes vin­cu­la­das a es­te pro­ble­ma, que no so­lo afec­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Medicina - TEXTO: MA­RÍA BALLESTEROS

Qué fac­to­res es­tán de­trás de los alar­man­tes da­tos de la obe­si­dad en la ac­tua­li­dad? An­te to­do el es­ti­lo de vi­da, ad­vier­ten los ex­per­tos. El se­den­ta­ris­mo en el tra­ba­jo y en el ocio y una es­ca­la­da en el con­su­mo de ca­lo­rías dia­rias, re­la­cio­na­da con un ex­ce­so de ofer­ta de ali­men­ta­ción do­mi­na­da por los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos. Los úl­ti­mos es­tu­dios so­bre es­ta ma­te­ria rea­li­za­dos por la OMS de­ter­mi­nan que a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da el su­mi­nis­tro de ener­gía ali­men­ta­ria ha cre­ci­do de ma­ne­ra ex­po­nen­cial en 56 de los 69 paí­ses es­tu­dia­dos.

Las gran­des dam­ni­fi­ca­das por es­ta si­tua­ción son las per­so­nas con ten­den­cia al so­bre­pe­so, que lo tie­nen to­do en con­tra. Al se­den­ta­ris­mo y la ofer­ta ex­ce­si­va de ca­lo­rías se su­man la frus­tra­ción, los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos y las gra­ves con­se­cuen­cias fí­si­cas vin­cu­la­das a la obe­si­dad. A lo que se aña­de, en mu­chas oca­sio­nes, cier­ta in­com­pren­sión por par­te de la so­cie­dad, que en­tien­de que el pro­ble­ma se ba­sa en una sim­ple cues­tión de fuer­za de vo­lun­tad.

Un pro­ble­ma com­ple­jo de sa­lud re­quie­re so­lu­cio­nes per­so­na­li­za­das. Es la fi­lo­so­fía de la Uni­dad de Tra­ta­mien­to de la Obe­si­dad del Hos­pi­tal San Ra­fael de A Co­ru­ña, in­te­gra­da por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar de pro­fe­sio­na­les que cu­bren to­do el es­pec­tro de es­pe­cia­li­da­des re­la­cio­na­das, des­de en­do­cri­no­lo­gía has­ta apa­ra­to di­ges­ti­vo, ci­ru­gía de la obe­si­dad o psi­co­lo­gía.

Es­te ser­vi­cio na­ció al de­tec­tar­se la cre­cien­te ne­ce­si­dad de ofre­cer un nue­vo en­fo­que a un pro­ble­ma que, se­gún in­di­ca la doc­to­ra Ana Sán­chez Bao, es­pe­cia­lis­ta en En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción del Hos­pi­tal San Ra­fael, afec­ta a más de la mi­tad de la po­bla­ción adul­ta en Ga­li­cia. Es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te es el in­cre­men­to al­can­za­do en la po­bla­ción in­fan­til, y ca­da vez se de­tec­ta un ma­yor nú­me­ro de ni­ños con al­tos ni­ve­les de co­les­te­rol o in­clu­so dia­be­tes.

A la ho­ra de abor­dar el pro­ble­ma, lo fun­da­men­tal es dis­tin­guir en­tre so­bre­pe­so, obe­si­dad y obe­si­dad mór­bi­da, ya que de­pen­dien­do de ca­da si­tua­ción las me­di­das a to­mar son di­fe­ren­tes. En to­dos los ca­sos, se tra­ta de una acu­mu­la­ción anor­mal o ex­ce­si­va de gra­sa que re­sul­ta per­ju­di­cial pa­ra la sa­lud, pe­ro en dis­tin­tos gra­dos se­gún el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral. El lla­ma­do IMC se cal­cu­la di­vi­dien­do el pe­so en ki­los por la ta­lla en me­tros al cua­dra­do. Un IMC por en­ci­ma de 25 se con­si­de­ra so­bre­pe­so y por en­ci­ma de 30 es obe­si­dad. La obe­si­dad mór­bi­da se diag­nos­ti­ca una vez su­pe­ra­do el IMC de 40, o de 35 si la per­so­na pa­de­ce en­fer­me­da­des co­mo hi­per­ten­sión, dia­be­tes, co­les­te­rol al­to, car­dio­pa­tía o ap­nea del sue­ño.

Uno de los as­pec­tos que más preo­cu­pan a los es­pe­cia­lis­tas es la re­la­ción exis­ten­te en­tre obe­si­dad y en­fer­me­da­des gra­ves, in­clu­so mor­ta­les en al­gu­nos ca­sos. La doc­to­ra Sán­chez Bao des­ta­ca en­tre ellas las afec­cio­nes car­dio­cir­cu­la­to­rias, co­mo hi­per­ten­sión ar­te­rial o trom­bo­sis ve­no­sa, así co­mo dia­be­tes, ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res, ar­tri­tis, ap­nea del sue­ño y cier­tos ti­pos de cán­cer.

El otro fac­tor preo­cu­pan­te y muy in­va­li­dan­te, so­bre to­do en ca­sos de obe­si­dad mór­bi­da, es el psi­co­so­cial. «El pa­cien­te en­tra en un círcu­lo vi­cio­so de ga­nan­cia de pe­so y an­sie­dad cuan­do tras múl­ti­ples in­ten­tos no con­si­gue re­sul­ta­dos», ex­pli­ca el doc­tor Iván Baa­mon­de, ci­ru­jano de la Uni­dad de Tra­ta­mien­to de la Obe­si­dad del Hos­pi­tal San Ra­fael. Nos en­con­tra­mos en­ton­ces con una ra­di­cal dis­mi­nu­ción de la ca­li­dad de vi­da: se re­du­ce la mo­vi­li­dad y la ca­pa­ci­dad pa­ra lle­var a ca­bo actividades co­ti­dia­nas, cre­cen la frus­tra­ción, los com­ple­jos y el ais­la­mien­to en al­gu­nos ca­sos, dan­do co­mo re­sul­ta­do una com­bi­na­ción de pro­ble­mas de sa­lud fí­si­ca con unos tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos di­fí­ci­les de abor­dar.

Tie­ne so­lu­ción

Pe­ro, afor­tu­na­da­men­te, el pro­ble­ma tie­ne so­lu­ción. Si bien es cier­to que re­quie­re gran im­pli­ca­ción del pa­cien­te, es­te ca­da vez en­cuen­tra más res­pues­tas sa­ni­ta­rias en for­ma de aten­ción glo­bal. El doc­tor Baa­mon­de in­di­ca, en es­te sen­ti­do, que hoy en día exis­te ple­na con­cien­cia de que la obe­si­dad mór­bi­da es una en­fer­me­dad en sí mis­ma, en la que con­flu­yen fac­to­res ge­né­ti­cos, edu­ca­cio­na­les y am­bien­ta­les.

El tra­ta­mien­to del so­bre­pe­so y la obe­si­dad abar­ca des­de el cam­bio de há­bi­tos has­ta la in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca, de­pen­dien­do de ca­da ca­so. Por eso es tan im­por­tan­te el se­gui­mien­to per­so­na­li­za­do, co­mo in­di­ca la doc­to­ra Sán­chez Bao. La es­pe­cia­lis­ta en En­do­cri­no­lo­gía del Hos­pi­tal San Ra­fael si­túa en pri­me­ra lí­nea el cam­bio de die­ta y la ac­ti­vi­dad fí­si­ca a tra­vés de un pro­gra­ma de ejer­ci­cio adap­ta­do. Ade­más, se­ña­la que «la ma­yo­ría de los pa­cien­tes se be­ne­fi­cian de se­sio­nes de apo­yo psi­co­ló­gi­co du­ran­te el pro­ce­so de adap­ta­ción a los nue­vos há­bi­tos». Den­tro de la Uni­dad tam­bién es­tá in­clui­do el pro­gra­ma desa­rro­lla­do por fi­sio­te­ra­peu­tas pa­ra mar­car pau­tas de ejer­ci­cio e in­for­ma­ción so­bre ac­ti­vi­dad fí­si­ca sos­te­ni­da y pa­ra­le­la a cual­quier tra­ta­mien­to que se reali­ce.

El se­gun­do pa­so, siem­pre por in­di­ca­ción del equi­po mé­di­co, es la in­ter­ven­ción bien qui­rúr­gi­ca o no qui­rúr­gi­ca, en fun­ción de la gra­ve­dad y la per­sis­ten­cia del pro­ble­ma. El doc­tor Da­vid Ca­rral, es­pe­cia­lis­ta en Apa­ra­to Di­ges­ti­vo del Hos­pi­tal San Ra­fael, se­ña­la que me­dian­te en­dos­co­pia di­ges­ti­va se pue­den rea­li­zar tra­ta­mien­tos mí­ni­ma­men­te in­va­si­vos sin ne­ce­si­dad de in­gre­so y con rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción. Es­tán in­di­ca­dos en pa­cien­tes en los que la die­ta ha fra­ca­sa­do, con el ob­je­ti­vo de fa­ci­li­tar el cam­bio de há­bi­tos y es­ti­lo de vi­da ne­ce­sa­rios pa­ra co­rre­gir su ten­den­cia al ex­ce­so de pe­so.

Re­cuer­da el doc­tor Ca­rral que «los me­jo­res re­sul­ta­dos de pér­di­da de pe­so man­te­ni­da y mo­di­fi­ca­ción del es­ti­lo de vi­da tras es­tas téc­ni­cas se con­si­guen con un se­gui­mien­to mul­ti­dis­ci­pli­nar co­mo el que pro­por­cio­na nues­tra uni­dad».

Si em­bar­go, hay ca­sos en los que el qui­ró­fano se con­vier­te en la al­ter­na­ti­va más efi­caz. De he­cho, re­cuer­da doc­tor Iván Baa­mon­de, es­pe­cia­lis­ta en ci­ru­gía ba­riá­tri­ca, que so­lo el 5% de los pa­cien­tes con obe­si­dad mór­bi­da pue­de per­der el su­fi­cien­te pe­so de for­ma man­te­ni­da en el tiem­po me­dian­te ejer­ci­cio fí­si­co, die­ta y tra­ta­mien­to mé­di­co. En esos ca­sos, la ci­ru­gía no so­lo per­mi­te con­se­guir el ob­je­ti­vo de pér­di­da de pe­so, sino tam­bién la re­mi­sión o in­clu­so la des­apa­ri­ción de las en­fer­me­da­des vin­cu­la­das a es­te pro­ble­ma.

El doc­tor Baa­mon­de ex­pli­ca que to­das las téc­ni­cas em­plea­das por el equi­po de ci­ru­ja­nos de la Uni­dad de Tra­ta­mien­to de la Obe­si­dad del Hos­pi­tal San Ra­fael son mí­ni­ma­men­te in­va­si­vas, tan­to me­dian­te ci­ru­gía la­pa­ros­có­pi­ca co­mo ro­bó­ti­ca. La me­nor agre­si­vi­dad de la ope­ra­ción es fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir los ries­gos aso­cia­dos a la ci­ru­gía y per­mi­te pa­sar me­nos tiem­po hos­pi­ta­li­za­do y en pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

«El pa­cien­te con obe­si­dad su­fre pro­ble­mas fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos al en­trar en un círcu­lo vi­cio­so de ga­nan­cia de pe­so y an­sie­dad»

FOTO: ÁNGEL MANSO

Equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar De iz­quier­da a de­re­cha, Ma­ría Je­sús Gar­cia Brao, Da­vid Ca­rral, Eduar­do Val­di­viel­so, Ana Sán­chez Bao, Inés Me­lla, Nie­ves Rey e Iván Baa­mon­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.