La mi­tad de los Ga­lle­gos tie­nen pro­ble­mas de co­les­te­rol »

JO­SÉ LUIS DÍAZ Res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Lí­pi­dos del CHUAC

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Entrevista - TEXTO: MARTA OTERO

EL CO­LES­TE­ROL al­to es una al­te­ra­ción se­ria que es­tá de­trás de mu­chos tras­tor­nos cir­cu­la­to­rios y ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res. Los nue­vos tra­ta­mien­tos su­po­nen un gran avan­ce pa­ra co­rre­gir un pro­ble­ma so­bre el que, ase­gu­ran los ex­per­tos, la po­bla­ción to­da­vía no es­tá bien in­for­ma­da.

Jo­sé Luis Díaz es el res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Lí­pi­dos del Chuac, par­ti­ci­pan­te en nu­me­ro­sos es­tu­dios so­bre el co­les­te­rol.

—¿Es el co­les­te­rol uno de los enemi­gos ocul­tos de nues­tra sa­lud?

—Sí, la hi­per­co­les­te­ro­le­mia es un enemi­go de la sa­lud en cier­ta me­di­da ocul­to por­que no pro­du­ce sín­to­mas, aun­que es fá­cil­men­te des­en­mas­ca­ra­ble en un aná­li­sis ru­ti­na­rio. Hoy en día dis­po­ne­mos de ri­gu­ro­sos es­tu­dios (ge­né­ti­cos, epi­de­mio­ló­gi­cos) que de­mues­tran que el co­les­te­rol ele­va­do y no con­tro­la­do es un fac­tor de ries­go, pe­ro ade­más es cau­sa de ate­ros­cle­ro­sis (pla­ca de gra­sa en las ar­te­rias) y por tan­to, cau­sa ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res re­la­cio­na­dos con ella, fun­da­men­tal­men­te el in­far­to agu­do de mio­car­dio pe­ro tam­bién el ic­tus ce­re­bral , el aneu­ris­ma de aor­ta o pro­ble­mas cir­cu- la­to­rios en las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, y en es­te úl­ti­mo ca­so no me re­fie­ro a las va­ri­ces. Por to­do ello, ex­per­tos a ni­vel in­ter­na­cio­nal re­co­mien­dan que se ha­ga un aná­li­sis de co­les­te­rol en to­do va­rón ma­yor de 40 años o mu­jer ma­yor de 50 años aun­que es­tén asin­to­má­ti­cos. Es­te aná­li­sis se pue­de re­co­men­dar en eda­des más tem­pra­nas si apa­re­ce otro fac­tor de ries­go car­dio­vas­cu­lar (dia­be­tes, obe­si­dad, hi­per­ten­sión ar­te­rial, ta­ba­quis­mo) o si hay an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de hi­per­co­les­te­ro­le­mia o ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res.

—¿La ali­men­ta­ción inade­cua­da es la prin­ci­pal cau­sa del au­men­to de co­les­te­rol o tie­ne más que ver con la ge­né­ti­ca?

—Te­ne­mos da­tos pa­ra res­pon­der a esa pre­gun­ta, da­tos que pro­vie­nen del es­tu­dio GALIPEMIAS, un es­tu­dio pendiente de pu­bli­ca­ción y que he­mos rea­li­za­do en Ga­li­cia jun­to otros in­ves­ti­ga­do­res ga­lle­gos. Es­tu­dia­mos a 1.000 ciu­da­da­nos ga­lle­gos ele­gi­dos al azar y lle­ga­mos a la con­clu­sión de que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de la po­bla­ción ga­lle­ga adul­ta tie­ne al­gu­na al­te­ra­ción ana­lí­ti­ca a ese ni­vel y que co­no­ce­mos de for­ma ge­né­ri­ca co­mo dis­li­pe­mia. Ade­más, pu­di­mos ob­je­ti­var que en la ma­yo­ría de las dis­li­pe­mias hay una im­por­tan­te agre­ga­ción fa­mi­liar y por tan­to, un pro­ba­ble ori­gen ge­né­ti­co. No es­tu­dia­mos sus há­bi­tos die­té­ti­cos, pe­ro di­ver­sos es­tu­dios y nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia clí­ni­ca nos in­di­can que la ali­men­ta­ción in­flu­ye, en me­nor o ma­yor me­di­da, en los re­sul­ta­dos ana­lí­ti­cos. Sin en­trar en de­ta­lle po­dría­mos de­cir que tras la adop­ción de una die­ta apro­pia­da, in­clu­so acom­pa­ña­da de pér­di­da de pe­so, la me­jo­ra en los con­tro­les ana­lí­ti­cos es pe­que­ña en quie­nes pa­de­cen hi­per­co­les­te­ro­le­mia fa­mi­liar (for­ma he­re­di­ta­ria que afec­ta a 1 de ca­da 300-500 ga­lle­gos). Esa mis­ma die­ta, sin em­bar­go, pue­de re­sul­tar en una gran me­jo­ría ana­lí­ti­ca en quie­nes pa­de­cen otra for­ma he­re­di­ta­ria y mu­cho más fre­cuen­te de dis­li­pe­mia co­mo es la hi­per­li­pe­mia fa­mi­liar com­bi­na­da.

—¿Cree que la po­bla­ción es­tá bien in­for­ma­da so­bre el co­les­te­rol bueno y el ma­lo y sa­be qué co­sas de­be co­mer y cuá­les no?

—Si en­ten­de­mos por es­tar bien in­for­ma­dos el ad­qui­rir un ade­cua­do co­no­ci­mien­to, de­be­mos re­co­no­cer que, a pe­sar del bom­bar­deo in­for­ma­ti­vo, la fal­ta de co­no­ci­mien­to es preo­cu­pan­te, y de eso los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud te­ne­mos bue­na par­te de cul­pa. Se mez­cla al­go de cien­cia con mu­cha opi­nión in­fun­da­da, pen­sa­mien­to má­gi­co e in­clu­so pu­bli­ci­dad en­ga­ño­sa, y el re­sul­ta­do es un cóc­tel muy pe­li­gro­so. En el eti­que­ta­do de al­gu­nos ali­men­tos, por ejem­plo, fi­gu­ra la le­yen­da «sin co­les­te­rol» y au­to­má­ti­ca­men­te in­ter­pre­ta­mos que por ello re­du­ce el co­les­te­rol y que es un ali­men­to sano, al­go que es ha­bi­tual­men­te fal­so por­que mu­chos de esos ali­men­tos con­tie­nen otras gra­sas —in­clui­do el pe­li­gro­so acei­te de pal­ma— que au­men­tan el co­les­te­rol en la san­gre.

—En ese sen­ti­do han he­cho mu­cho da­ño los fal­sos mi­tos so­bre la en­fer­me­dad (por ejem­plo, pri­me­ro se de­cía que los hue­vos eran ma­lí­si­mos y aho­ra se di­ce que no es pa­ra tan­to). In­clu­so hay una co­rrien­te de opi­nión que di­ce que la alar­ma so­bre el co­les­te­rol es ex­ce­si­va e in­tere­sa­da.

—Los mi­tos, las creen­cias y las opi­nio­nes no de­be­rían im­po­ner­se al co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co aun­que re­sul­te a ve­ces con­tra­dic­to­rio. Por­que esa con­tra­dic­ción a la que us­ted ha­ce re­fe­ren­cia res­pec­to al con­su­mo de hue­vos no va en con­tra del co­no­ci­mien­to, sino que es in­he­ren­te al pro­pio avan­ce cien­tí­fi­co y se ha da­do a lo lar­go de la his­to­ria en mu­chos otros cam­pos; has­ta la lle­ga­da de Co­pér­ni­co, por ejem­plo, la cien­cia sos­te­nía que el sol gi­ra­ba en torno a la tie­rra. Ini­cial­men­te se con­si­de­ra­ba que el con­su­mo de hue­vos de­bía rea­li­zar­se con pre­cau­ción por-

Los ex­per­tos re­co­mien­dan un aná­li­sis en to­do va­rón ma­yor de 40 años o mu­jer más de 50»

que la ye­ma con­tie­ne gran­des can­ti­da­des de co­les­te­rol (unos 200 mg ) y ese es un da­to cien­tí­fi­co que no ha va­ria­do con el tiem­po. Pe­ro los es­tu­dios rea­li­za­dos en es­tos úl­ti­mos 50 años han de­mos­tra­do que so­lo ab­sor­be­mos un 50% del co­les­te­rol que in­ge­ri­mos (el res­to de gra­sas se ab­sor­ben ca­si por com­ple­to), se ha pro­ba­do que el con­te­ni­do del co­les­te­rol de la die­ta in­flu­ye po­co en el ni­vel de co­les­te­rol en la san­gre (el con­su­mo de otras gra­sas in­flu­ye más) y que el con­su­mo de hue­vos no so­lo no au­men­ta el co­les­te­rol ma­lo sino que pue­de au­men­tar en al­gu­nos ca­so el co­les­te­rol bueno.

—¿Los tra­ta­mien­tos ac­tua­les per­mi­ten vi­vir to­da una vi­da sin ries­gos y con el co- les­te­rol con­tro­la­do?

—No, y te­ne­mos que ver es­to con cier­ta re­la­ti­vi­dad, par­tien­do de la cer­te­za de que el ries­go ce­ro no exis­te y de que la mor­ta­li­dad del ser hu­mano es del 100%. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta otros fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar. Los tra­ta­mien­tos ac­tua­les (es­ta­ti­nas y eze­ti­mi­ba) han de­mos­tra­do efi­ca­cia y se­gu­ri­dad a lo lar­go de dé­ca­das y per­mi­ten re­du­cir el co­les­te­rol has­ta el ni­vel desea­do en un nú­me­ro va­ria­ble de pa­cien­tes, de­pen­dien­do del ni­vel de co­les­te­rol que ten­gan an­tes del tra­ta­mien­to y del ni­vel óp­ti­mo al que que­ra­mos lle­gar y aquí pue­den sur­gir va­rios pro­ble­mas. Por ejem­plo, a pe­sar del tra­ta­mien­to ade­cua­do con es­ta­ti­na y eze­ti­mi­ba, es po­co pro­ba­ble que pa­cien­tes con hi­per­co­les­te­ro­le­mia fa­mi­liar, que par­ten de ni­ve­les muy al­tos de co­les­te­rol (co­les­te­rol LDL ma­yor de 200-300 mg/dL), pue­dan al­can­zar el ni­vel de co­les­te­rol óp­ti­mo. Por otro la­do, hay pa­cien­tes en los que el ni­vel desea­do de co­les­te­rol de­be de ser muy ba­jo (co­les­te­rol LDL in­fe­rior a 70 mg/dL) y en un por­cen­ta­je no des­pre­cia­ble de ca­sos no se con­si­gue al­can­zar a pe­sar del tra­ta­mien­to con es­ta­ti­nas y eze­ti­mi­ba. Por úl­ti­mo, a pe­sar de que los fár­ma­cos son muy se­gu­ros, hay pa­cien­tes que no los to­le­ran, fun­da­men­tal­men­te de­bi­do a do­lo­res mus­cu­la­res (mial­gias). Di­cho es­to y des­de una pers­pec­ti­va glo­bal, po­dría­mos de­cir que un su­je­to que nun­ca ha fu­ma­do, prac­ti­ca ejer­ci­cio, si­gue una die­ta equi­li­bra­da, man­tie­ne nor­mo­pe­so, no es dia­bé­ti­co, tie­ne la ten­sión ar­te­rial con­tro­la­da y un co­les­te­rol to­tal in­fe­rior a 200 mg/dL es muy pro­ba­ble que no ten­ga nin­gún ac­ci­den­te car­dio­vas­cu­lar de ori­gen ate­ros­cle­ró­ti­co a lo lar­go de su vi­da.

—¿Qué es­pe­ran­za su­po­nen los nue­vos tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos?

—Los nue­vos tra­ta­mien­tos bio­ló­gi­cos de­no­mi­na­dos an­ti-PCSK9 ac­túan blo­quean­do una pro­teí­na que li­mi­ta el pa­so de co­les­te­rol al in­te­rior de las cé­lu­las y que en al­gu­nos in­di­vi­duos es­tá pre­sen­te en gran­des can­ti­da­des. A tra­vés de es­te me­ca­nis­mo de ac­ción, re­du­cen el co­les­te­rol LDL o ma­lo más de un 50% y su efec­to es adi­cio­nal al de es­ta­ti­nas y eze­ti­mi­ba. Se ad­mi­nis­tran de for­ma sen­ci­lla, ca­da 2-4 se­ma­nas, por vía sub­cu­tá­nea y me­dian­te plu­mas pre­car­ga­das. Aun­que su cos­te es ele­va­do son efi­ca­ces y se­gu­ros. Uno de ellos ya ha de­mos­tra­do ade­más que re­du­ce la apa­ri­ción de epi­so­dios car­dio­vas­cu­la­res. Por ello, y es­ta es la ma­yor es­pe­ran­za, pue­den ali­viar los pro­ble­mas que co­men­tá­ba­mos en la an­te­rior pre­gun­ta, per­mi­tien­do que pa­cien­tes con hi­per­co­les­te­ro­le­mia fa­mi­liar, con en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar ya es­ta­ble­ci­da o pa­cien­tes que no han to­le­ra­do las es­ta­ti­nas, pue­dan re­du­cir el co­les­te­rol LDL (ma­lo) has­ta un ni­vel óp­ti­mo y con ello dis­mi­nuir tam­bién la apa­ri­ción de ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res.

—¿Qué me di­ría en­ton­ces si ma­ña­na me ha­go una ana­lí­ti­ca y me sa­le un co­les­te­rol de 250?

—Le di­ría que es­tá al­to, pe­ro ha­cer al­gu­na re­co­men­da­ción a par­tir de ese da­to ais­la­do se­ría una fri­vo­li­dad des­de un pun­to de vis­ta mé­di­co. Pa­ra res­pon­der co­rrec­ta­men­te a esa pre­gun­ta de­be­ría­mos cal­cu­lar su ries­go car­dio­vas­cu­lar glo­bal sien­do ne­ce­sa­rio co­no­cer si pa­de­ce otros fac­to­res de ries­go car­dio­vas­cu­lar (ta­ba­quis­mo, hi­per­ten­sión ar­te­rial, etc), si sus fa­mi­lia­res más alle­ga­dos han pa­de­ci­do ac­ci­den­tes car­dio­vas­cu­la­res o si tie­nen el co­les­te­rol —o los tri­gli­cé­ri­dos— au­men­ta­dos. Ade­más, de­be­ría­mos rea­li­zar­le una ex­plo­ra­ción fí­si­ca y una en­cues­ta die­té­ti­ca. Con esos da­tos le da­ría­mos al­gu­na re­co­men­da­ción so­bre há­bi­tos de vi­da (die­ta y ejer­ci­cio) y le re­pe­ti­ría­mos el aná­li­sis en unos tres me­ses (in­clui­dos co­les­te­rol LDL, co­les­te­rol HDL y tri­gli­cé­ri­dos), con al­gu­na prue­ba com­ple­men­ta­ria si fue­ra pre­ci­so. A par­tir de ese mo­men­to, y de con­fir­mar­se que per­sis­te la hi­per­co­les­te­ro­le­mia, con­cre­ta­ría­mos su ni­vel de ries­go car­dio­vas­cu­lar, fi­ja­ría­mos un ob­je­ti­vo de con­trol cen­tra­do en el co­les­te­rol ma­lo (co­les­te­rol LDL) y le pres­cri­bi­ría­mos tra­ta­mien­to. El ti­po de tra­ta­mien­to de­pen­de del aná­li­sis de to­dos esos da­tos men­cio­na­dos. Al ac­tuar así, de for­ma in­di­vi­dua­li­za­da, in­ten­ta­mos pres­cri­bir el tra­ta­mien­to más efi­caz pa­ra un ca­so de­ter­mi­na­do, con el me­nor ries­go y al me­nor cos­te po­si­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.