CÓ­MO IN­VEN­TÓ SU MÉ­TO­DO... DEL DO­LOR Dra­má­ti­co. Pe­ro ¿en qué con­sis­te su mé­to­do?

LA RAÍZ DE TO­DO ES­TÁ EN LA IN­FAN­CIA. Y LA DE IVA­NA CHUB­BUCK FUE UN AU­TÉN­TI­CO IN­FIERNO. UN DÍA, SIN EM­BAR­GO, HA­LLÓ EL MO­DO DE TRANS­FOR­MAR SUS TRAU­MAS Y SEN­TI­MIEN­TOS NE­GA­TI­VOS EN UN RE­VO­LU­CIO­NA­RIO MÉ­TO­DO DE IN­TER­PRE­TA­CIÓN. ES­TAS SON LAS CLA­VES DE SU ÉXI­TO.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine En Primer Plano -

Chub­buck, la pro­fe­so­ra de in­ter­pre­ta­ción más in­flu­yen­te de la in­dus­tria del ci­ne, es­tá mar­ca­da por el do­lor. Se con­si­de­ra una su­per­vi­vien­te. Na­ció y cre­ció en los su­bur­bios de De­troit en una fa­mi­lia de sie­te her­ma­nos. Su pa­dre, un adic­to al tra­ba­jo, siem­pre es­ta­ba au­sen­te y su ma­dre, que ade­más de ser bi­po­lar su­fría un tras­torno de acu­mu­la­ción com­pul­si­va que la lle­va­ba a al­ma­ce­nar cien­tos de ob­je­tos en ca­sa, con­vir­tió su in­fan­cia en un in­fierno.

Su­frió ma­los tra­tos fí­si­cos y abu­so psi­co­ló­gi­co y emo­cio­nal. «Asu­mí que si mis pro­pios pa­dres no me que­rían, ¿có­mo iba a que­rer­me na­die más?», ha ex­pli­ca­do. Se con­vir­tió en una ado­les­cen­te au­to­des­truc­ti­va, que con­su­mía dro­gas y que ape­nas se re­la­cio­na­ba con na­die. Con 13 años des­cu­brió un tea­tro de ba­rrio y, po­co a po­co, dio sa­li­da a esos trau­mas re­pri­mi­dos. El es­ce­na­rio se con­vir­tió en un re­fu­gio, un lu­gar don­de que­rer y ser que­ri­da. Qui­zá por eso de­ci­dió con­ver­tir­lo en su pro­fe­sión. Mien­tras tra­ta­ba de ga­nar­se la vi­da co­mo ac­triz, em­pe­zó a im­par­tir cla­ses de in­ter­pre­ta­ción. Pron­to des­cu­brió que se le da­ba bien. Te­nía un don pa­ra ana­li­zar guio­nes y per­so­na­jes y ter­mi­nó en la pres­ti­gio­sa es­cue­la Jui­lliard de Nue­va York an­tes de mon­tar su pro­pio es­tu­dio en Los Ángeles.

Por el ca­mino cons­tru­yó su pro­pio mé­to­do, ins­pi­ra­do en reali­dad por su pa­dre, un su­per­vi­vien­te del Ho­lo­caus­to que, sien­do ado­les­cen­te, es­ca­pó de la Ale­ma­nia na­zi a Es­ta­dos Uni­dos y se con­vir­tió en un pres­ti­gio­so abo­ga­do. O, co­mo le gus­ta ex­pli­car a Chub­buck, que es­qui­vó la au­to­des­truc­ción y usó su do­lor co­mo ga­so­li­na ha­cia el éxi­to.

En 2004, Chub­buck pu­bli­có su li­bro El po­der de la ac­tua­ción, to­da una bi­blia pa­ra al­gu­nas es­tre­llas (Eva Men­des ju­ra que no sa­le de ca­sa sin él) y un ma­nual im­pres­cin­di­ble pa­ra es­tu­dian­tes de arte dra­má­ti­co, pe­ro pa­ra ella hay una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal: la te­ra­pia sir­ve pa­ra ges­tio­nar los sen­ti­mien­tos y lle­var una vi­da li­bre de trau­mas, la in­ter­pre­ta­ción re­quie­re del trau­ma pa­ra lle­gar a la ver­dad de los per­so­na­jes. Se­gún Chub­buck, su ob­je­ti­vo úl­ti­mo con­sis­te en em­po­de­rar a sus pu­pi­los. Y eso se pue­de apli­car al ofi­cio de ac­tor, pe­ro tam­bién a otras dis­ci­pli­nas. De he­cho, al­gu­nas gran­des em­pre­sas nor­te­ame­ri­ca­nas ya im­par­ten se­mi­na­rios pa­ra eje­cu­ti­vos ba­sa­dos en su mé­to­do.

Chub­buck tam­bién he­re­dó de su pa­dre la adic­ción al tra­ba­jo. De­di­ca on­ce ho­ras al día a su ne­go­cio (fi­nes de se­ma­na in­clui­dos). Por eso no so­por­ta las que­jas de sus pu­pi­los. Tie­ne fa­ma de ser apa­sio­na­da y al­go agre­si­va en sus mé­to­dos, pe­ro di­cen que a la lar­ga sus cla­ses fun­cio­nan. In­clu­so pa­ra al­gu­nos de los ac­to­res más con­sa­gra­dos de Holly­wood.

Con­ver­ti­da en la gu­rú de to­da una ge­ne­ra­ción de es­tre­llas, Iva­na Chub­buck, de he­cho, es in­clu­so al­go más pa­ra ac­tri­ces co­mo Ha­lle Berry. «Iva­na es la pro­fe­so­ra de in­ter­pre­ta­ción más im­por­tan­te del si­glo XXI. Su fi­lo­so­fía tras­cien­de a lo que una vez co­no­ci­mos so­bre el arte. Fuer­za a los ac­to­res, a tra­vés de su pro­pia ca­tar­sis, a des­cu­brir for­mas au­tén­ti­cas de lle­var la com­ple­ji­dad de la vi­da a la pan­ta­lla». Y eso tam­bién es una for­ma de arte. O

De ni­ña su­frió ma­los tra­tos y abu­so psi­co­ló­gi­co. Su ma­dre era bi­po­lar y su pa­dre, adic­to al tra­ba­jo, siem­pre es­ta­ba au­sen­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.