La pan­de­mia mun­dial

Fue más le­tal que las gue­rras mun­dia­les. La 'gri­pe es­pa­ño­la' de 1918 aca­bó con 50 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do (solo se li­bró la An­tár­ti­da). Cuan­do se cum­plen cien años de su apa­ri­ción, sur­gen nue­vos da­tos de es­ta pla­ga in­fer­nal.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Conocer Historia - POR FÁTIMA URI­BA­RRI

El co­ci­ne­ro del cam­pa­men­to Funs­ton, en Kan­sas, in­gre­só en la en­fer­me­ría la ma­ña­na del 4 de mar­zo de 1918. Te­nía fie­bre y un fuer­te do­lor de ca­be­za.

A la ho­ra de la co­mi­da, esa en­fer­me­ría ya tra­ta­ba más de cien ca­sos pa­re­ci­dos. Una se­ma­na des­pués, los en­fer­mos eran tan­tos que hu­bo que ha­bi­li­tar un han­gar pa­ra ins­ta­lar­los. Funs­ton su­mi­nis­tra­ba sol­da­dos a otros cam­pa­men­tos de Es­ta­dos Uni­dos y a Fran­cia, uno de los fren­tes más du­ros de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. A me­dia­dos de abril, la gri­pe ya ha­cía es­tra­gos en las trin­che­ras de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal. Pa­só a Gran Bre­ta­ña, Ita­lia y lle­gó a Es­pa­ña. En­fer­mó in­clu­so el rey Alfonso XIII, y los pe­rió­di­cos es­pa­ño­les se hi­cie­ron eco de esa in­fec­ción que se pro­pa­ga­ba de ma­ne­ra tan alar­man­te. Cuan­do lle­gó a nues­tro país, los con­ten­dien­tes de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ya con­ta­ban por mi­les las víc­ti­mas de la gri­pe. Pe­ro sus me­dios de co­mu­ni­ca­ción ca­lla­ban la de­ba­cle pa­ra no mi­nar la mo­ral de la po­bla­ción ni de los sol­da­dos. Es­pa­ña era neu­tral y sí hi­zo pú­bli­ca la cru­de­za de la en­fer­me­dad. Por eso, a la pan­de­mia que in­fec­tó a una de ca­da tres per­so­nas del planeta y ma­tó a más de 50 mi­llo­nes de per­so­nas –po­drían ser has­ta 100 mi­llo­nes– se la ha lla­ma­do 'gri­pe es­pa­ño­la'. Las au­to­ri­da­des y la pren­sa es­pa­ño­las pro­tes­ta­ron en vano. La gue­rra la ga­na­ron los alia­dos, y la gri­pe se que­dó con la de­no­mi­na­ción que ellos eli­gie­ron. Así que, ade­más de in­fec­tar a 8 mi­llo­nes de es­pa­ño­les (de una po­bla­ción de unos 20 mi­llo­nes) y de ma­tar a 300.000 de ellos, es­ta pan­de­mia de­jó a Es­pa­ña con el sam­be­ni­to de dar­le ape­lli­do a una de las pla­gas más in­fer­na­les de la his­to­ria.

EL PA­CIEN­TE NÚMERO CE­RO.

La pan­de­mia co­men­zó en mar­zo de 1918 con el co­ci­ne­ro Gilbert Mit­chell –con­si­de­ra­do el pa­cien­te ce­ro–, dio

La gri­pe in­fec­tó a 8 mi­llo­nes de los 20 mi­llo­nes de es­pa­ño­les de la épo­ca y ma­tó a 300.000 de ellos

la vuel­ta al mun­do en dos años en tres olea­das mor­tí­fe­ras que se lle­va­ron por de­lan­te a «en­tre el 2,5 y el 5 por cien­to de la po­bla­ción mun­dial», se­gún Laura Spin­ney, au­to­ra del li­bro El ji­ne­te pá­li­do. 1918: la epi­de­mia que cam­bió el mun­do (edi­to­rial Crí­ti­ca). La gri­pe ma­tó a más gen­te que la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (17 mi­llo­nes) o la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (60 mi­llo­nes de muer­tos). A di­fe­ren­cia de las gue­rras, es­ta ma­tan­za su­ce­dió de ma­ne­ra rá­pi­da (la ma­yor par­te de las víc­ti­mas mor­ta­les ca­yó en solo 13 se­ma­nas, de sep­tiem­bre a me­dia­dos de di­ciem­bre de 1918) y se ex­pan­dió por un te­rri­to­rio in­men­so. Solo se li­bra­ron de ella la An­tár­ti­da y al­gu­nas is­las re­mo­tas del Atlán­ti­co Sur y de la desem­bo­ca­du­ra del Ama­zo­nas. En­fer­ma­ron po­lí­ti­cos co­mo Mus­ta­fá Ke­mal Ata­türk y Fran­klin De­lano Roo­se­velt, el es­cri­tor Franz Kaf­ka, el mú­si­co Bé­la Bar­tók, la pio­ne­ra de la avia­ción Ame­lia Ear­hart o el pin­tor Ed­vard Munch. Mu­rie­ron a cau­sa de ella los ar­tis­tas Gui­llau­me Apo­lli­nai­re,

Egon Schie­le, Gus­tav Klimt; los prín­ci­pes Erik de Sue­cia y Hum­ber­to de Sa­bo­ya... Ri­cos y po­bres, ni­ños, hom­bres fuer­tes, la pan­de­mia no se de­tu­vo an­te nin­gu­na puer­ta.

DE­BA­CLE EN LA IN­DIA.

En Oc­ci­den­te, a me­nu­do se ig­no­ra que es­ta gri­pe fue es­pe­cial­men­te le­tal en Orien­te. La In­dia (for­ma­da en­ton­ces tam­bién por Pa­kis­tán y Ban­gla­dés) fue la nación con más víc­ti­mas mor­ta­les. Per­die­ron la vi­da en­tre 13 mi­llo­nes y 18 mi­llo­nes de in­dios, lo que sig­ni­fi­ca que mu­rie­ron más in­dios a cau­sa de la gri­pe que gen­te por la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. La gue­rra con­tri­bu­yó a la ex­pan­sión de la en­fer­me­dad por el ha­ci­na­mien­to, la de­bi­li­dad de los sol­da­dos y el mo­vi­mien­to de tro­pas. En la pri­ma­ve­ra de 1918 ha­bían en­fer­ma­do «tres cuar­tas par­tes de los sol­da­dos fran­ce­ses y más de la mi­tad de los bri­tá­ni­cos», se­gún Laura Spin­ney. La gue­rra ex­pan­día la gri­pe por do­quier. In­clu­so cuan­do ter­mi­nó. El 11 de no­viem­bre de 1918, día del ar­mis­ti­cio, las mul­ti­tu­di­na­rias ce­le­bra­cio­nes es­ti­mu­la­ron los con­ta­gios y pro­vo­ca­ron una vi­ru­len­ta ex­plo­sión de gri­pe. El vi­rus le­tal tampoco res­pe­tó a los ne­go­cia­do­res del tra­ta­do de paz: el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos Woo­drow Wil­son asis­tió fe­bril mien­tras la gri­pe tum­ba­ba a bas­tan­tes de los de­le­ga­dos de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des. De las tres olea­das con las que em­bis­tió la pan­de­mia, la se­gun­da –que arran­có en agos­to de 1918– fue la más de­vas­ta­do­ra. La ter­ce­ra olea­da fi­na­li­zó en 1920.

ARSÉNICO Y ASPIRINAS.

Los pri­me­ros sín­to­mas eran los de una gri­pe es­ta­cio­nal: irritación de gar­gan­ta, fie­bre y do­lor de ca­be­za. Pe­ro lue­go y de ma­ne­ra bas­tan­te sú­bi­ta los pa­cien­tes su­frían ma­reos, pér­di­da de au­di­ción, vi­sión bo­rro­sa, de­li­rios, con­vul­sio­nes... Tam­bién les apa­re­cían unas man­chas de co­lor cao­ba en las me­ji­llas que lue­go se ex­pan­dían por el cuer­po y lo os­cu­re­cían de tal mo­do que ha­bía per­so­nas de ra­za blan­ca que pa­re­cían ne­gras. La gri­pe se com­pli­ca­ba con una neu­mo­nía bac­te­ria­na que fue la cau­sa de la muer­te de la ma­yo­ría de las víc­ti­mas. Ac­tua­ba a to­da ve­lo­ci­dad: ha­bía pa­cien­tes que co­men­za­ban a to­ser una ma­ña­na y esa no­che ya ha­bían muer­to. As­pi­ri­na (en do­sis que aho­ra se con­si­de­ran con­tra­pro­du­cen­tes), qui­ni­na, pre­pa­ra­dos con arsénico, con acei­te de al­can­for o acei­te de ri­cino eran las ar­mas uti­li­za­das por los mé­di­cos de la épo­ca. Al­gu­nos ani­ma­ron a que la gen­te fu­ma­ra por­que pen­sa­ron que

En Es­ta­dos Uni­dos, no lle­var mas­ca­ri­lla es­ta­ba pe­na­do con una mul­ta de 100 dó­la­res de la épo­ca La en­fer­me­dad ter­mi­nó por sí so­la. Ma­tó a los más dé­bi­les y el res­to que­dó in­mu­ni­za­do

la in­ha­la­ción de hu­mo ma­ta­ba los gér­me­nes. Pro­li­fe­ra­ron los eli­xi­res, tó­ni­cos y re­me­dios de char­la­ta­nes. Lu­cha­ban con­tra la bac­te­ria Hae­mop­hi­lus in­fluen­zae pen­san­do que era la cau­san­te de la gri­pe. Era un error: la bac­te­ria era res­pon­sa­ble de una in­fec­ción se­cun­da­ria, pe­ro no de la gri­pe. Se des­co­no­cía que el enemi­go que de­bían ba­tir era un vi­rus y, ade­más, los vi­rus no se po­dían de­tec­tar con el ins­tru­men­tal de en­ton­ces. Los vi­rus de la gri­pe hu­ma­na no se des­cu­brie­ron has­ta 1932. Y la ce­pa del vi­rus A/H1N1, cul­pa­ble de tan­tí­si­mas muer­tes, no pu­do ser vi­sua­li­za­da has­ta 1943. Fue el pri­mer sub­ti­po iden­ti­fi­ca­do que afec­tó a cer­dos y hu­ma­nos. Tam­bién su­frie­ron epi­de­mia de gri­pe, en 1919, pia­ras de Es­ta­dos Uni­dos, Hun­gría o Chi­na.

CIE­RRE DE LAS ES­CUE­LAS.

¿Có­mo se in­ten­ta­ron evi­tar los con­ta­gios? En mu­chos paí­ses se prohi­bió es­cu­pir, se ce­rra­ron ci­nes, tea­tros y en al­gu­nos in­clu­so las es­cue­las. Pe­ro que­da­ron abier­tos los cen­tros de cul­to re­li­gio­so. En Es­ta­dos Uni­dos, si no se por­ta­ba una mas­ca­ri­lla de te­la (ab­so­lu­ta­men­te in­efi­caz), la mul­ta era de 100 dó­la­res de la épo­ca. Las res­tric­cio­nes con­tra las aglo­me­ra­cio­nes, las mascarillas y aspirinas re­sul­ta­ron inú­ti­les. Lo que aca­bó con la gri­pe fue­ron los efec­tos de la pro­pia gri­pe: se lle­vó por de­lan­te a las per­so­nas me­nos sa­nas, fue es­pe­cial­men­te in­cle­men­te con los que ya pa­de­cían otras en­fer­me­da­des y los más dé­bi­les. Los su­per­vi­vien­tes que­da­ron in­mu­ni­za­dos. La po­bla­ción mun­dial se re­du­jo drás­ti­ca­men­te. Pe­ro se re­cu­pe­ró pron­to: a la gri­pe de 1918 y al fin de la gue­rra les si­guió una eu­fo­ria re­pro­duc­ti­va.

CON­SE­CUEN­CIAS CU­RIO­SAS.

Las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia, du­ran­te y des­pués de su pa­so, son di­ver­sas. En Chica­go, por ejem­plo, se re­du­jo un 43 por cien­to la ta­sa de cri­mi­na­li­dad; la adop­ción de me­no­res se le­ga­li­zó en Fran­cia, en 1923, y en Gran Bre­ta­ña, en 1926, a raíz del tsu­na­mi de huér­fa­nos que de­ja­ron la gri­pe y la gue­rra; tam­bién la gri­pe in­flu­yó en el apart­heid sud­afri­cano: las dis­tin­tas ra­zas se cul­pa­ban en­tre sí de ser las cau­san­tes de la pla­ga. El bai­le de cul­pas fue ha­bi­tual. Es­pa­ña pa­ra des­em­ba­ra­zar­se del es­tig­ma de dar nom­bre a la gri­pe acu­só a Por­tu­gal de ser ella la cu­na del mal. Pe­ro no fun­cio­nó. Es­ta pan­de­mia bru­tal se si­gue co­no­cien­do co­mo 'gri­pe es­pa­ño­la'.

JA­PÓN TRAS LA GUE­RRA La úl­ti­ma olea­da se asen­tó allí a fi­na­les de 1919 y du­ró has­ta 1920. En la fo­to, es­co­la­res con mas­ca­ri­lla en 1920.

NUE­VA YORK HO­RA­RIOS El co­mi­sa­rio de Sa­ni­dad es­ca­lo­nó los ho­ra­rios de fá­bri­cas, ci­nes, tien­das y es­cue­las pa­ra evi­tar las ho­ras pun­ta.

AUS­TRA­LIA CUA­REN­TE­NA Aus­tra­lia se man­tu­vo al mar­gen gra­cias a una fir­me cua­ren­te­na. Pe­ro la pan­de­mia lle­gó con el re­gre­so de sus tro­pas al fi­nal de la gue­rra.

FRAN­CIA PRO­TES­TAS Ma­ni­fes­ta­ción en París en 1919. En Fran­cia se prohi­bió es­cu­pir pa­ra evi­tar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad.

LON­DRES MASCARILLAS En Lon­dres, ca­si 1500 po­li­cías –un ter­cio de la fuer­za to­tal– en­fer­ma­ron si­mul­tá­nea­men­te.

NI­ÑOS ADOP­CIO­NES La adop­ción se le­ga­li­zó en Fran­cia en 1923, tras el gran au­men­to de huér­fa­nos pro­vo­ca­dos por la gue­rra y la gri­pe. PRE­VEN­CIÓN FU­MI­GA­CIÓN Te­le­fo­nis­tas de una cen­tra­li­ta se en­jua­gan la bo­ca y son fu­mi­ga­das co­mo me­di­da pre­ven­ti­va con­tra la gri­pe. No era efi­caz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.