Are­nas mo­ve­di­zas

' Yo, Tonya'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

ha­cía mu­cho tiem­po que la con­tem­pla­ción de una pe­lí­cu­la no me sa­cu­día una co­rrien­te se­me­jan­te a la des­car­ga que pro­vo­ca Yo, Tonya en al­gu­nos de sus es­pec­ta­do­res, en­tre los que me en­cuen­tro. To­do tie­ne su ex­pli­ca­ción, su­pon­go, y pre­ten­do ex­po­ner el por­qué. He acla­ra­do has­ta la náu­sea que mi co­no­ci­mien­to del ar­te ci­ne­ma­to­grá­fi­co se li­mi­ta a las sen­sa­cio­nes que me pro­du­ce una pe­lí­cu­la, de­jan­do bien cla­ro que no sé dis­tin­guir téc­ni­ca­men­te las di­fe­ren­cias en­tre una cá­ma­ra pues­ta aquí o allá. Pe­ro sí en­tien­do acer­ca de lo que lo­gra una na­rra­ti­va con­cre­ta: im­pli­car­te o no en la his­to­ria que cuen­ta el di­rec­tor y que desa­rro­llan los ac­to­res. Te emo­cio­na o no, te di­vier­te o no, te in­dig­na o no. Y es­ta pe­lí­cu­la ha­ce en positivo to­do lo an­te­rior. Tonya Har­ding fue una no­ta­ble pa­ti­na­do­ra so­bre hie­lo, dis­ci­pli­na que, en prin­ci­pio, no me mo­ti­va has­ta el pun­to de se­guir de­ter­mi­na­das vi­das o tra­yec­to­rias. Re­mo­ta­men­te re­cor­da­ba que en los no­ven­ta pro­ta­go­ni­zó un es­pi­no­so pa­sa­je en el que se la acu­sa­ba de ha­ber pro­cu­ra­do un ata­que so­bre su prin­ci­pal com­pe­ti­do­ra, otra nor­te­ame­ri­ca­na, mo­ní­si­ma, de nombre Nancy Ke­rri­gan, la cual re­sul­tó he­ri­da en el trans­cur­so de unos cam­peo­na­tos cla­si­fi­ca­to­rios pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos co­rres­pon­dien­tes. En re­su­men: una his­to­ria que, de por sí, no me pro­du­cía más in­te­rés que el me­ra­men­te anec­dó­ti­co. Pe­ro, ¡ay, ami­go!, las co­sas que pa­san cuan­do las his­to­rias las to­ma, un buen di­rec­tor y un pu­ña­do de ac­to­res ex­cep­cio­na­les. Yo, Tonya es una pe­lí­cu­la sor­pren­den­te, eléc­tri­ca, con­mo­ve­do­ra, di­ver­ti­da, in­so­len­te y ma­gis­tral en la que cual­quie­ra aca­ba to­man­do par­ti­do por el per­so­na­je de una mu­jer brus­ca, des­gra­cia­da y ba­ta­lla­do­ra que sor­tea to­do ti­po de con­tra­tiem­pos vi­ta­les des­de que na­ce has­ta que pierde to­do aque­llo por lo que es­ta­ba lu­chan­do. Hi­ja de una ma­dre ab­so­lu­ta­men­te per­ver­sa, Tonya es aban­do­na­da por su pa­dre sien­do una chi­qui­lla. La ina­se­qui­ble ma­dre –pro­ta­go­ni­za­da con un pri­mor es­tu­pe­fa­cien­te por Aly­son Jean­nie– la vuelca en las pis­tas de pa­ti­na­je has­ta que es­ta con­si­gue des­ta­car mer­ced a sus in­ne­ga­bles con­di­cio­nes. El mal­tra­to al que la so­me­te la in­di­vi­dua –fas­ci­nan­te des­de el pun­to de vis­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­co– se con­ti­núa con el que Tonya ob­tie­ne del im­bé­cil con el que se ca­sa, otra mag­ní­fi­ca in­ter­pre­ta­ción de Se­bas­tian Stan, y de los re­ve­ses que la vi­da le va re­ga­lan­do en su carrera por con­sa­grar­se en­tre las me­jo­res del mun­do. Basta, ru­da, enemi­ga de sí mis­ma, Tonya lu­cha­ba con­tra los jue­ces y con­tra los ele­men­tos. Has­ta que lle­gó a la ci­ma y com­pro­bó, pa­ra su ho­rror, que es muy sen­ci­llo pa­sar de ser la más que­ri­da a la más odia­da. Su his­to­ria es co­no­ci­da: el ma­ri­do y otro de­fi­cien­te or­ga­ni­zan un ata­que so­bre su ri­val y to­da la tra­ma es des­cu­bier­ta po­co des­pués de que Ke­rri­gan sea ata­ca­da a gol­pes por un ter­cer es­tú­pi­do. Har­ding car­gó con las cul­pas y su carrera se aca­bó, no sin an­tes no triun­far en los úl­ti­mos Jue­gos en los que par­ti­ci­pó. No les es­toy des­tri­pan­do la pe­lí­cu­la, cons­te, el re­la­to es so­bra­da­men­te co­no­ci­do. Des­pués del par de ho­ras oji­plá­ti­co, ab­sor­bi­do por la deslumbrante téc­ni­ca na­rra­ti­va de Craig Gi­lles­pie, me he con­ver­ti­do en un ab­so­lu­to fan de Tonya Har­ding. No di­ga­mos de la deslumbrante Mar­got Rob­bie, que es­tá, sen­ci­lla­men­te, des­co­mu­nal. Me he con­ver­ti­do en un fan por­que en­tien­do có­mo fue el dis­cu­rrir de una mu­jer que tu­vo que com­pro­bar có­mo los cri­te­rios de la épo­ca que­rían prin­ce­sas y no atle­tas mus­cu­la­das y con una ma­la le­che cós­mi­ca pa­re­ja a la que se gas­ta­ba. Des­gra­cia­da des­de su ori­gen, Tonya so­bre­vi­vió des­pués de ser apar­ta­da de la com­pe­ti­ción con só­lo vein­ti­trés años de­di­cán­do­se, en­tre otras co­sas, a com­ba­tes de bo­xeo. Ke­rri­gan, que fue víc­ti­ma pe­ro con­ti­nuó una carrera exi­to­sa, en­car­nó las vir­tu­des de la es­tre­lla que­ri­da y ado­ra­da por to­do el país, mien­tras Har­ding, víc­ti­ma de la ex­cre­cen­cia que la ro­dea­ba, en­ten­dió lo que es caer a los in­fier­nos. Es­ta ex­ce­len­te pe­lí­cu­la –que bue­na par­te de la crí­ti­ca no en­tien­de có­mo no es­tu­vo

Des­pués del par de ho­ras oji­plá­ti­co, ab­sor­bi­do por la deslumbrante téc­ni­ca na­rra­ti­va de Craig Gi­lles­pie, me he con­ver­ti­do en un ab­so­lu­to fan de Tonya Har­ding

Qen­tre las ele­gi­das pa­ra el pre­mio fi­nal de los Os­car– pue­de ha­ber he­cho jus­ti­cia tar­día con la pro­ta­go­nis­ta. Es po­si­ble que Tonya sea vis­ta con otros ojos, co­sa que me­re­ce: la fuer­za del ci­ne, de una bue­na his­to­ria bien na­rra­da, ha­ce que al­gu­nas co­sas sean vis­tas de otra ma­ne­ra y que quie­nes fue­ron vi­lla­nos en su día pue­dan ser en­ten­di­dos en su com­ple­ja hu­ma­ni­dad. Va­yan a ver­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.