In­ter­net.

EL NUE­VO FE­MI­NIS­MO HA DE­JA­DO CLA­RO QUE LA ETI­QUE­TA ADE­CUA­DA EN RE­DES SO­CIA­LES PUE­DE DESATAR UNA RE­VO­LU­CIÓN. LA CUES­TIÓN AHO­RA ES HAS­TA DÓN­DE Y PA­RA QUÉ OTROS FI­NES PUE­DE MO­VI­LI­ZAR LA FA­MO­SA AL­MOHA­DI­LLA. SE LO CON­TA­MOS.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MANUEL SÁN­CHEZ

El hash­tag, la al­moha­di­lla (#) que an­te­ce­de a las pa­la­bras cla­ve de los te­mas que arra­san en las re­des so­cia­les, se ha con­ver­ti­do en un he­rra­mien­ta de mo­vi­li­za­ción so­cial. ¿Por qué triun­fa?

SI TE HAN ACO­SA­DO O ASAL­TA­DO SE­XUAL­MEN­TE, ES­CRI­BE 'METOO' CO­MO RES­PUES­TA A ES­TE TUIT.

EL 'HASH­TAG' PA­RA EL AC­TI­VIS­MO LE­VAN­TÓ AL PRIN­CI­PIO MU­CHAS EX­PEC­TA­TI­VAS... Y UNA RÁ­PI­DA DESILUSIÓN. LA PRI­MA­VE­RA ÁRA­BE SE APA­GÓ EN­SE­GUI­DA

Es­to lo es­cri­bió la ac­triz Alys­sa Mi­lano en su cuen­ta de Twit­ter el 15 de oc­tu­bre pa­sa­do. Más de ochen­ta ac­tri­ces y mo­de­los res­pon­die­ron, rom­pien­do así un si­len­cio en­dé­mi­co en Holly­wood. Y mi­les de mu­je­res de to­dos los ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les si­guie­ron su ejem­plo. El 45 por cien­to de los es­ta­dou­ni­den­ses tie­ne al­gu­na ami­ga, fa­mi­liar o com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo que ha con­ta­do su ex­pe­rien­cia o apo­ya­do la cam­pa­ña. La cam­pa­ña del #Metoo es, con gran di­fe­ren­cia, la más exi­to­sa de una for­ma de ac­ti­vis­mo di­gi­tal que ha si­do de­ni­gra­da con fre­cuen­cia por su es­ca­sa re­per­cu­sión en la vi­da real. «Des­pués de to­dos los re­pro­ches so­bre la pa­si­vi­dad de la ma­yo­ría de las mo­da­li­da­des de ac­ti­vis­mo en Twit­ter, es­ta vez la for­ma en­ca­ja per­fec­ta­men­te con el men­sa­je. Por­que el ob­je­ti­vo de #Metoo es dar a la gen­te una idea real de la mag­ni­tud del pro­ble­ma», es­cri­be Sop­hie Gil­bert en The Atlan­tic. No so­lo eso, otras cam­pa­ñas tam­bién han con­se­gui­do dar vi­si­bi­li­dad a un pro­ble­ma, co­mo la pe­ti­ción de un ma­yor con­trol de las ar­mas en Es­ta­dos Uni­dos des­pués de la enési­ma ma­tan­za en un ins­ti­tu­to. Pe­ro sin ma­yo­res con­se­cuen­cias, más allá de una irrup­ción prác­ti­ca­men­te efí­me­ra en la conversación global. Na­cen, se con­vier­ten en tren­ding to­pic y mue­ren tan rá­pi­do co­mo la mos­ca de la fru­ta, sus­ti­tui­das por la si­guien­te in­dig­na­ción co­lec­ti­va. ON­CE AÑOS DE AL­MOHA­DI­LLA.

Lo que ha­ce di­fe­ren­te al mo­vi­mien­to #Metoo es su ca­pa­ci­dad pa­ra asal­tar lo real des­de lo di­gi­tal, pro­du­cien­do cam­bios con­cre­tos y tan­gi­bles en la so­cie­dad. Es un triun­fo del fe­mi­nis­mo, sí; y una opor­tu­ni­dad de ha­cer ca­tar­sis pa­ra am­bos se­xos; pe­ro tam­bién es la cons­ta­ta­ción de que un hash­tag tie­ne po­ten­cial pa­ra cam­biar el sta­tu quo im­pe­ran­te. ¿Se pue­de ir un pa­so más allá? ¿Pue­de una eti­que­ta afor­tu­na­da ini­ciar una re­vo­lu­ción? Es una pre­gun­ta que los so­ció­lo­gos se ha­cen des­de que el hash­tag —una pa­la­bra o fra­se cor­ta que se uti­li­za pa­ra agru­par con­ver­sa­cio­nes en re­des so­cia­les, pre­ce­di­da por una al­moha­di­lla— fue res­ca­ta­do por los usua­rios de Twit­ter ha­ce on­ce años (se cum­plie­ron el 23 de agos­to). La al­moha­di­lla es el signo que usa­ban los ro­ma­nos pa­ra de­sig­nar el pe­so en li­bras y que los aje­dre­cis­tas em­plean pa­ra ano­tar el ja­que ma­te. En cuan­to al res­to de los mor­ta­les, pue­de que la re­cuer­den co­mo una te­cla que na­die su­po ja­más si ser­vía pa­ra al­go en los te­lé­fo­nos fi­jos. En sus ini­cios co­mo he­rra­mien­ta pa­ra el ac­ti­vis­mo, el hash­tag le­van­tó mu­chas ex­pec­ta­ti­vas... y una rá­pi­da desilusión. La Pri­ma­ve­ra Ára­be chis­po­rro­teó en me­dia do­ce­na de paí­ses en torno

LOS RO­MA­NOS USA­BAN LA AL­MOHA­DI­LLA PA­RA DE­SIG­NAR EL PE­SO EN LI­BRAS Y LOS AJE­DRE­CIS­TAS PA­RA ANO­TAR EL JA­QUE MA­TE

a las con­sig­nas di­fun­di­das en re­des. Y se apa­gó sin más. Los mo­vi­mien­tos de los in­dig­na­dos tam­bién se ar­ti­cu­la­ron en torno al ti­rón de es­ló­ga­nes ma­xi­ma­lis­tas y an­ti­sis­te­ma, an­tes de trans­for­mar­se en mo­vi­mien­tos po­si­bi­lis­tas, que anidan en el sis­te­ma y se ajus­tan a sus nor­mas. Del di­cho al he­cho, hay un tre­cho. Y de las as­pi­ra­cio­nes pro­cla­ma­das en re­des a los cam­bios en la ca­lle hay un buen sal­to que el hash­tag, has­ta que lle­gó #Metoo, ca­si nun­ca dio. Y cuan­do lo in­ten­tó, se que­dó cor­to. Es­te de­sen­can­to se re­su­me en una pa­la­bra: 'slack­ti­vis­mo'. Vie­ne de 'slack' (hol­ga­zán). Alu­de a los lla­ma­dos re­vo­lu­cio­na­rios de so­fá, dis­pues­tos a alis­tar­se a cau­sas jus­tas, siem­pre que no ten­gan que lu­char por ellas más allá de ha­cer un 're­tuit', fir­mar una pe­ti­ción di­gi­tal o dar­le al bo­tón de 'Me gus­ta'. El es­cri­tor Ev­geny Mo­ro­zov lo de­fi­ne co­mo «el ti­po ideal de ac­ti­vis­mo pa­ra una ge­ne­ra­ción pe­re­zo­sa […]. Al fin y al ca­bo, con clics de ra­tón se re­ci­be aten­ción de los me­dios, siem­pre que sea por una cau­sa no­ble. Pe­ro esa aten­ción no siem­pre se tra­du­ce en efec­ti­vi­dad. Ke­vin Le­wis, pro­fe­sor de So­cio­lo­gía de la Uni­ver­sity of Ca­li­for­nia San Die­go, se pro­pu­so me­dir la efec­ti­vi­dad de la ci­ber­cam­pa­ña 'Sa­ve Dar­fur' (Sal­ven a Dar­fur). Del mi­llón lar­go de per­so­nas que apo­ya­ron la cau­sa en Fa­ce­book, me­nos del 1 por cien­to do­nó di­ne­ro. «Cap­tar la aten­ción evo­ca una ilu­sión de ac­ti­vis­mo, pe­ro sin re­sul­ta­dos reales», con­clu­yó.

EL RIES­GO DE FRI­VO­LI­ZAR.

La cam­pa­ña de #Metoo ha obli­ga­do a los in­ves­ti­ga­do­res a re­con­si­de­rar el pa­pel del hash­tag. Lo que em­pe­zó sien­do un fil­tro pa­ra se­lec­cio­nar la in­for­ma­ción que in­tere­sa al usua­rio en el océano de da­tos que sa­tu­ran las re­des, se ha con­ver­ti­do en otra co­sa, por­que su ca­pa­ci­dad pa­ra cri­bar ca­da vez es me­nor, si se tie­ne en cuen­ta que se pu­bli­can 125 mi­llo­nes de hash­tags dia­rios. Los po­cos que se con­vier­ten en ten­den­cia son los flo­ta­do­res que man­tie­nen en la su­per­fi­cie las gran­des con­ver­sa­cio­nes que se pro­du­cen en el mun­do. Es­tas con­ver­sa­cio­nes pre­sen­tan va­rios pro­ble­mas. Uno es la co­exis­ten­cia ca­si obs­ce­na de lo ba­nal y lo serio, lo im­por­tan­te y lo frí­vo­lo, en un ba­ti­bu­rri­llo don­de la lla­ma­da a la so­li­da­ri­dad lu­cha a co­da­zos con el viral de ga­ti­tos, la cam­pa­ña publicitaria y el fa­ke ma­lin­ten­cio­na­do. Otro es la sim­pli­fi­ca­ción ram­pan­te, que no se ha so­lu­cio­na­do du­pli­can­do los 140 ca­rac­te­res ori­gi­na­les en los men­sa­jes de Twit­ter. Per­der com­ple­ji­dad y ma­ti­ces es una de las la­cras de las re­des so­cia­les, se la­men­ta el en­sa­yis­ta y pre­mio Pu­lit­zer Louis Me­nand en The New Yor­ker. Y ha­ce que el len­gua­je sea «vul­ne­ra­ble al em­po­bre­ci­mien­to, la ma­ni­pu­la­ción y a ser uti­li­za­do co­mo un ar­ma». Un pe­li­gro que se agra­va en tiem­pos de po­pu­lis­mo y con la cri­sis de los mi­gran­tes co­mo pie­dra de to­que.

EL ODIO PRI­VA­DO.

¿Qué ocu­rri­ría si, en lu­gar de una cau­sa no­ble, apa­re­ce un hash­tag in­cen­dia­rio que ac­túe co­mo una me­cha? La po­si­bi­li­dad es in­quie­tan­te. Ati­zar los miedos de una so­cie­dad es ha­bi­tual. Son in­con­ta­bles los memes ra­cis­tas que cir­cu­lan por What­sapp, más pro­cli­ves pa­ra re­bo­tar es­te ti­po de men­sa­jes por su ca­rác­ter res­trin­gi­do que las gran­des pla­ta­for­mas abier­tas. Sin em­bar­go, y por for­tu­na, un hash­tag de es­ta na­tu­ra­le­za tie­ne se­rias li­mi­ta­cio­nes pa­ra co­ger trac­ción, sos­tie­ne Ser­gio Álvarez-te­le­ña, ex­per­to en In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial. Una de ellas tie­ne que ver con la repu­tación y la pro­pia ima­gen. «Res­pal­dar pú­bli­ca­men­te, sin es­cu­dar­se en el ano­ni­ma­to, un dis­cur­so xe­nó­fo­bo, ho­mó­fo­bo o se­xis­ta com­pro­me­te la vi­da so­cial y la­bo­ral del que lo ha­ce. Y ese co­men­ta­rio le pue­de afec­tar aho­ra y en el fu­tu­ro. Y pue­de ocu­rrir que una em­pre­sa no le aca­be con­tra­tan­do por sus opi­nio­nes pa­sa­das». Los dos úl­ti­mos pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos –Oba­ma y Trump– lo han si­do por­que su­pie­ron ca­na­li­zar el po­der in­men­so de las re­des. Oba­ma ape­ló a los idea­les pa­ra mo­vi­li­zar a sus vo­tan­tes. Trump de­tec­tó los te­mo­res y uti­li­zó ingeniería in­ver­sa pa­ra pro­pa­gar­los. Un hash­tag pue­de ser mu­chas co­sas: un fil­tro in­for­ma­ti­vo, una he­rra­mien­ta pa­ra unir co­lec­ti­vi­da­des, pa­ra mo­ni­to­ri­zar au­dien­cias, pa­ra in­fluir, asus­tar o se­du­cir… Lo que na­die po­día sos­pe­char, cuan­do Ch­ris Mes­si­na, un in­ge­nie­ro in­for­má­ti­co, lo usó por pri­me­ra vez en su cuen­ta de Twit­ter, es que tam­bién ha­bía en­con­tra­do la lla­ve de la ca­ja de Pan­do­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.