Da­ña­do por el enemigo

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine | Firmas - Por Ar­tu­ro Pé­rez-re­ver­te

ha­cía años que desea­ba com­prar una bue­na ga­bar­di­na in­gle­sa, co­mo otra que po­seí ha­ce trein­ta o cua­ren­ta años; pe­ro nun­ca en­con­tra­ba oca­sión de ha­cer­lo. Que­ría una ga­bar­di­na de ver­dad, de las de to­da la vi­da, he­cha pa­ra so­por­tar la llu­via y el mal tiem­po. Ti­po trin­che­ra o si­mi­lar, que abri­ga­ra y pro­te­gie­ra lo más po­si­ble. Pe­ro no ha­bía ma­ne­ra. Cuan­do me acor­da­ba e iba a bus­car­la só­lo en­con­tra­ba mo­de­li­tos de tem­po­ra­da, más al ser­vi­cio del es­ti­lo del mo­men­to que de lo prác­ti­co. Mis úl­ti­mas vi­si­tas a tien­das es­pe­cia­li­za­das me po­nían, ade­más, de una ma­la le­che es­pan­to­sa. Re­cuer­do la su­cur­sal en Madrid de una im­por­tan­te mar­ca de ro­pa, cuan­do en­tré con­fia­do en ha­llar una ga­bar­di­na clá­si­ca y só­lo las vi del ti­po tres cuar­tos, un pal­mo por en­ci­ma de las ro­di­llas. Y en­ci­ma, de co­lo­res. Bus­co una de ver­dad, le di­je al ven­de­dor. Que me cu­bra has­ta aba­jo; pa­ra cuan­do llue­va, no mo­jar­me. Ya no se lle­van, me di­jo el tío, mi­rán­do­me co­mo si yo aca­ba­ra de sa­lir del Pleis­to­ceno. Aho­ra son cor­tas. Le res­pon­dí que una ga­bar­di­na cor­ta, amén de po­co prác­ti­ca, era una gi­li­po­llez. Ca­si un oxí­mo­ron. Y cuan­do in­tuí que el fu­lano es­ta­ba desean­do que me lar­ga­ra pa­ra bus­car la pa­la­bra oxí­mo­ron en Goo­gle, me fui con el ra­bo en­tre las pier­nas. Así que du­ran­te mu­cho tiem­po es­tu­ve usan­do una vie­ja y es­tu­pen­da ga­bar­di­na que fue de mi pa­dre, lar­ga de ver­dad. Ha­cía mu­chos años que no via­ja­ba a Lon­dres. Me to­có ir la pa­sa­da pri­ma­ve­ra, y co­mo pa­ra cier­tas co­sas soy más de pi­ñón fijo que un guar­dia ci­vil, lo pri­me­ro que hi­ce fue com­prar una Bur­berrys Vin­ta­ge que ha­bría he­cho pa­li­de­cer de en­vi­dia a Cary Grant o a Humph­rey Bo­gart: lar­ga, có­mo­da, con­for­ta­ble, se­gu­ra, he­cha pa­ra so­por­tar in­clu­so las llu­vias de Ran­chi­pur. Des­pués, con ella pues­ta, y apro­ve­chan­do que en ese mo­men­to no llo­vía, hi­ce un par de co­sas ur­gen­tes. La pri­me­ra fue ir de­re­cho al 221 B de Ba­ker Street a es­tre­char la mano de Sher­lock Hol­mes y el doc­tor Wat­son, aca­ri­ciar al pe­rro de Bas­ker­vi­lle y be­sar en la bo­ca a Ire­ne Ad­ler, a la que en­con­tré más gua­pa y pe­li­gro­sa que nun­ca. Des­pués me fui a dar una vuel­ta por Pi­ca­dilly, de li­bre­rías. Pri­me­ro fue un lar­go vis­ta­zo a las cua­tro for­mi­da­bles plan­tas de Wa­ters­to­ne; y lue­go, ex­qui­si­tez su­pre­ma, la ele­gan­te y ve­ne­ra­ble Hat­chards, con su or­gu­llo­so em­ble­ma de pro­vee­do­res de S.M. la Queen en el

No es­pe­ci­fi­ca­ba qué cla­se de enemigo era aquél. No ha­cía fal­ta por­que es­tá­ba­mos en Lon­dres, In­gla­te­rra

din­tel –me pre­gun­té quién se atre­ve­ría a alar­dear de eso en Es­pa­ña– y su de­li­cio­so am­bien­te vic­to­riano. Sa­lí con mi bo­tín en las co­rres­pon­dien­tes bol­sas y, co­mo Pi­ca­dilly es­ta­ba lle­na de gen­te, fui a sen­tar­me en la te­rra­ci­ta del ca­fé que es­tá pe­ga­do a la igle­sia an­gli­ca­na de Saint Ja­mes. Pe­dí una bo­te­lla de agua sin gas, me to­mé un Ac­trón –mi es­pía Lo­ren­zo Fal­có y yo te­ne­mos las ca­fias­pi­ri­nas en co­mún– y mi­ré los li­bros, con­for­ta­ble­men­te abri­ga­do en mi ga­bar­di­na nueva. Era ca­si fe­liz, y en cuan­to el Ac­trón hi­zo efec­to me sen­tí fe­liz del to­do. Ho­jea­ba un es­plén­di­do li­bro de fo­to­gra­fías so­bre Pa­trick Leigh Fer­mor cuan­do al­cé la mi­ra­da y, de pron­to, una som­bra os­cu­re­ció el pai­sa­je. No era una nu­be, lo que ha­bría si­do na­tu­ral en Lon­dres, sino una pla­ca en la pa­red. Es­ta igle­sia, de­cía, fre­cuen­ta­da des­de el año tal por Fu­lano y Men­gano, fue res­tau­ra­da en 1954 tras ha­ber si­do da­ña­da por los bom­bar­deos del enemigo. Et­cé­te­ra. Da­ña­da por el enemigo. Eso era to­do, y me fas­ci­nó la so­brie­dad del ar­gu­men­to. No es­pe­ci­fi­ca­ba qué cla­se de enemigo, ni men­cio­na­ba a los na­zis. No ha­cía fal­ta por­que es­tá­ba­mos en Lon­dres, In­gla­te­rra. Enemi­gos hu­bo aquí mu­chos a lo lar­go de la his­to­ria, y da­ba igual quié­nes fue­ran: ale­ma­nes, fran­ce­ses, es­pa­ño­les, zu­lúes, af­ga­nos, su­da­ne­ses, ar­gen­ti­nos, in­sur­gen­tes co­lo­nia­les. El enemigo de In­gla­te­rra fue y es siem­pre el mis­mo: enemigo a se­cas con­tra quien, en ca­so ne­ce­sa­rio, uni­dos, apo­yán­do­se unos a otros in­clu­so en el error, los bri­tá­ni­cos es­tu­vie­ron siem­pre dis­pues­tos a lu­char en las ciu­da­des, en los cam­pos, en las pla­yas. No creo que na­die ha­ya ha­bla­do peor de ellos en tér­mi­nos his­tó­ri­cos que yo mis­mo en es­ta pá­gi­na; sin em­bar­go, de­bo ad­mi­tir el ra­ma­la­zo de en­vi­dia que esas dos sim­ples pa­la­bras, el enemigo, me pro­du­je­ron jun­to al vie­jo mu­ro ba­rro­co de aque­lla igle­sia lon­di­nen­se. Qué bueno y sa­tis­fac­to­rio, ca­si qué her­mo­so, po­der de­cir el enemigo sin es­pe­ci­fi­car y sin te­mor a equi­vo­car­se. Ima­gí­nen­lo us­te­des en Es­pa­ña, don­de el enemigo so­mos no­so­tros mis­mos. Aquí es una pa­la­bra com­ple­ja y ne­ce­si­ta­da de pre­ci­sio­nes. Y en ca­so de gue­rra con un país ex­tran­je­ro pro­cu­ra­ría­mos evi­tar­la en la pren­sa y los telediarios, pa­ra no ofen­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.