Astronomía.

Que los agu­je­ros ne­gros no son tan ne­gros y que el uni­ver­so pu­do sur­gir de la na­da son las gran­des apor­ta­cio­nes de Haw­king a la cien­cia. Seis me­ses des­pués de su muer­te, el fí­si­co si­gue dan­do que ha­blar... y que pen­sar.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR CAR­LOS MA­NUEL SÁN­CHEZ / FO­TO: WOLF HEIDER

El le­ga­do de Step­hen Haw­king, a seis me­ses de su muer­te.

Su co­le­ga y ami­go Ro­ger Pen­ro­se aca­ba de anun­ciar que ha en­con­tra­do res­tos de un uni­ver­so an­te­rior al nues­tro. Se tra­ta de unas man­chas de co­lo­res en la ra­dia­ción de fon­do de mi­cro­on­das, el eco del Big Bang, que si­gue vi­bran­do co­mo la ex­plo­sión de un pe­tar­do re­ver­be­ra­ría en nues­tros tím­pa­nos. Y ha bau­ti­za­do esas man­chi­tas, con for­ma de es­pi­ral, con el nom­bre de 'pun­tos de Haw­king'. Son –es­pe­cu­la Pen­ro­se– gru­mos de agu­je­ros ne­gros a los que no les ha da­do tiem­po a di­sol­ver­se del to­do cuan­do un uni­ver­so an­te­rior se ex­tin­guió. Re­cor­de­mos que Pen­ro­se es el pa­dre de la cos­mo­lo­gía cí­cli­ca, se­gún la cual en el ori­gen del uni­ver­so no ha­bría un úni­co Big Bang, sino una tra­ca va­len­cia­na.

A pe­sar de que Pen­ro­se –el orácu­lo de Ox­ford– tie­ne un pres­ti­gio fue­ra de to­da du­da, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca se ha to­ma­do es­te anun­cio co­mo si hu­bie­ra sa­li­do de la bo­ca del ex­cén­tri­co Shel­don Coo­per, el per­so­na­je de la se­rie te­le­vi­si­va. Im­pac­tan­te pe­ro in­de­mos­tra­ble. Y es que exis­te un cier­to de­sen­can­to con la fí­si­ca es­pe­cu­la­ti­va. Y esa de­cep­ción se de­be en bue­na me­di­da, co­mo ex­pli­ca John Hor­gan en The scien­ti­fic ame­ri­can, a las ex­pec­ta­ti­vas ge­ne­ra­das por el pro­pio Haw­king en los años ochen­ta, cuan­do anun­ció que la fí­si­ca es­ta­ba a pun­to de con­se­guir una teo­ría fi­nal, la teo­ría del to­do, la que uni­fi­ca­ría por fin la re­la­ti­vi­dad –la fuer­za gra­vi­ta­to­ria que go­bier­na lo in­fi­ni­ta­men­te gran­de– y la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca –el prin­ci­pio de in­cer­ti­dum­bre que im­pe­ra so­bre lo in­fi­ni­ta­men­te pe­que­ño–. Eins­tein no pu­do con­ci­liar­las. Haw­king tam­po­co; pe­ro al me­nos es­ta­ble­ció la pri­me­ra ca­be­za de puen­te pa­ra unir­las allá por 1974, cuan­do es­tu­dia­ba los agu­je­ros ne­gros y des­cu­brió que, con­tra­ria­men­te a lo que se creía, una ra­dia­ción sí era ca­paz de sa­lir de allí. Aque­llo no era una teo­ría más. Era me­di­ble. Era de­mos­tra­ble ma­te­má­ti­ca­men­te.

LA NA­DA. Haw­king pen­sa­ba que el uni­ver­so sur­gió de la na­da. Y de­mos­tró que no era ne­ce­sa­rio que hu­bie­ra al­go an­tes del Big Bang pa­ra que se ge­ne­ra­se. De la na­da sur­gen con­ti­nua­men­te pa­re­jas de par­tí­cu­las que, co­mo un ma­tri­mo­nio mal ave­ni­do, cho­can y se anu­lan mu­tua­men­te, de­jan­do de exis­tir. Es­to se co­no­ce co­mo 'una fluc­tua­ción cuán­ti­ca'. Sin em­bar­go, cuan­do una de es­tas pa­re­jas apa­re­ce en el bor­de de un agu­je­ro ne­gro, una par­tí­cu­la pue­de caer­se den­tro y la otra va­gar por el es­pa­cio, sol­te­ra y sin com­pro­mi­so. Es la ra­dia­ción de Haw­king, que pro­pu­so una ecua­ción pa­ra me­dir­la. To­da­vía no se ha en­con­tra­do esa ra­dia­ción, pe­ro, si hi­zo fal­ta un si­glo pa­ra en­con­trar las on­das gra­vi­ta­cio­na­les que Eins­tein pre­de­cía en 1915, qui­zá ha­ga fal­ta otro si­glo pa­ra en­con­trar la ra­dia­ción que Haw­king in­tu­yó ha­ce cua­ren­ta años. El ha­llaz­go de Pen­ro­se –sea lo que sea– es la pri­me­ra re­vi­sión post mor­tem del le­ga­do de Haw­king. Ven­drán más. Lo que sa­be­mos del uni- ver­so em­pa­li­de­ce si lo com­pa­ra­mos con lo que nos que­da por sa­ber. Mien­tras tan­to, se su­ce­den las ten­ta­ti­vas de una teo­ría del to­do que cum­pla lo que Haw­king au­gu­ra­ba. «Li­de­ra la ca­rre­ra la teo­ría de cuer­das (unos hi­li­llos ac­túan co­mo pe­ga­men­to en­tre las par­tí­cu­las y las fuer­zas fun­da­men­ta­les

LAS EX­PEC­TA­TI­VAS GE­NE­RA­DAS POR HAW­KING HAN DA­DO PA­SO A CIER­TO DE­SEN­CAN­TO POR LA FÍ­SI­CA. LAS TEO­RÍAS MÁS IN­TERE­SAN­TES SON INDEMOSTRABLES

y cu­ya exis­ten­cia im­pli­ca­ría un es­pa­cio con nue­ve o más di­men­sio­nes). El pro­ble­ma es que no po­de­mos con­ce­bir un ex­pe­ri­men­to pa­ra de­tec­tar las cuer­das o las di­men­sio­nes ex­tra», se la­men­ta Hor­gan. Una va­rian­te de la teo­ría de cuer­das es la teo­ría de mem­bra­nas. Mis­mo pro­ble­ma. Las mem­bra­nas se­rían de­ma­sia­do pe­que­ñas. Sa­bi­ne Hos­sen­fel­der, fí­si­ca cuán­ti­ca, re­co­no­ce: «Lle­vo vein­te años de mi vi­da in­ves­ti­gan­do. Pe­ro ya no es­toy se­gu­ra de si lo que ha­ce­mos, las teo­rías fun­da­cio­na­les de la fí­si­ca –la su­per­si­me­tría, la in­fla­ción cós­mi­ca, los mul­ti­ver­sos...–, es cien­cia. Y si no es cien­cia, ¿por qué es­toy per­dien­do el tiem­po aquí?». Geor­ge Ellis, otro fí­si­co pres­ti­gio­so, se­ña­la un pro­ble­ma más acu­cian­te: «La fal­ta de preo­cu­pa­ción que de­mues­tran los fí­si­cos por ha­llar evi­den­cias em­pí­ri­cas no so­lo es per­ju­di­cial pa­ra la fí­si­ca, lo es pa­ra la cien­cia en ge­ne­ral. La cien­cia es­tá te­nien­do una ma­la épo­ca, se es­tá to­pan­do con mu­cho es­cep­ti­cis­mo cuan­do ha­bla de cam­bio cli­má­ti­co, de trans­gé­ni­cos, de ener­gía nu­clear... Y si la fí­si­ca teó­ri­ca, que se su­po­ne que es la ba­se de la cien­cia, em­pie­za a re­la­jar los re­qui­si­tos, las im­pli­ca­cio­nes son muy se­rias pa­ra otros cam­pos», aler­ta. A Haw­king se le col­gó la eti­que­ta de di­vul­ga­dor más co­mo sam­be­ni­to que co­mo elo­gio. El per­so­na­je me­diá­ti­co eclip­sa­ba al ge­nio. Y no ayu­da­ba que se mo­vie­ra en los lí­mi­tes en­tre la fí­si­ca y la me­ta­fí­si­ca, en­tre cien­cia y re­li­gión. El tra­ba­jo pós­tu­mo de Haw­king, en co­la­bo­ra­ción con Tho­mas Her­tog, to­da­vía es­tá en fa­se de re­vi­sión. Lo ti­tu­ló, hu­mil­de­men­te, con una pre­gun­ta: ¿Una sa­li­da sua­ve de la in­fla­ción eter­na? En el fon­do, lo que nos pro­po­nía Haw­king es que nun­ca nos die­se mie­do pre­gun­tar. Qui­zá ese fue su ma­yor le­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.