Her­mi­nia no le da las re­ce­tas he­breas ni a su ma­ri­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - Yes - - SINPARAR -

Es re­tran­quei­ra. Le di­go que la veo muy gua­pa a sus 81 años y me es­pe­ta «pues no te voy a re­ga­lar na­da». Di­ce que se le­van­ta an­tes de las tres de la ma­dru­ga­da. Que a esa ho­ra su ma­ri­do, que fue pa­na­de­ro, me­te la le­ña en el horno de pie­dra, de pie­dras de cin­co si­glos. Y que ho­ra y me­dia des­pués em­pie­zan a in­tro­du­cir los dul­ces. ¿A qué tem­pe­ra­tu­ra?, me in­tere­so. «Vie­nes aquí a pre­gun­tar por un ter­mó­me­tro», y em­pie­za a reír­se sin pa­rar. Así es es­ta mu­jer sin­gu­lar, Her­mi­nia Ro­drí­guez Car­ba­llal, pro­pie­ta­ria de la Ta­fo­na de Her­mi­nia en Ribadavia. Es la úni­ca es­pe­cia­li­za­da en dul­ces he­breos. Ma­mul, Gho­ra­ye­bah, Kup­fer­lin, ma­sas de ama­po­la... Un re­ce­ta­rio úni­co que so­lo co­no­ce ella. «Cuan­do tra­ba­jo no quie­ro a na­die al la­do. Lo ha­go to­do a mano, pe­ro nin­gu­na per­so­na sa­be có­mo. Ni mi ma­ri­do ni mis hi­jos. Yo an­tes les de­cía, “si me pa­sa al­go de­jad to­do en de­pó­si­to en el mu­seo”, pe­ro aho­ra les di­go que no, que lo con­ser­ven por­que así siem­pre ten­drán don­de tra­ba­jar», ana­li­za con su par­ti­cu­lar sen­ti­do del hu­mor.

LA EM­BA­JA­DA DE IS­RAEL

Su tien­da-mu­seo es ya lu­gar de pe­re­gri­na­je. Uno de esos es­pa­cios úni­cos en Ga­li­cia. Pe­ro to­da es­ta his­to­ria de las re­ce­tas em­pe­zó «por ca­sua­li­dad», re­cuer­da Her­mi­nia. «Vi­nie­ron un gru­po de ju­díos de Ca­na­dá y des­de el ayun­ta­mien­to di­je­ron que que­rían al­go tí­pi­co en la ju­de­ría de Ribadavia. So­lo sa­bía ha­cer el ma­mul, que me ha­bía en­se­ña­do una se­ño­ra que tra­ba­jó con ju­díos en Ve­ne­zue­la. Re­cuer­do que les hi­ce ca­kes con la es­tre­lla de Da­vid en­ci­ma di­bu­ja­da con azú­car glas. Les emo­cio­nó mu­cho y un ma­tri­mo­nio de ju­díos re­si­den­tes en Ga­li­cia fue­ron los que me man­da­ron las re­ce­tas an­ti­guas que con­ser­va­ban y que aho­ra guar­do yo», re­la­ta. In­clu­so es­tu­vo en con­tac­to con la em­ba­ja­da de Is­rael. «Tam­bién fue por ca­sua­li­dad. Pa­ró aquí un gru­po de gen­te y re­sul­ta que era un al­to car­go de la em­ba­ja­da con su fa­mi­lia y los guar­daes­pal­das. Me die­ron su te­lé­fono y me di­je­ron que si al­gún día ne­ce­si­ta­ba al­go se lo pi­die­se. Y lo hi­ce, lla­mé. Pe­dí se­mi­llas de ama­po­las, que en aque­lla épo­ca era im­po­si­ble con­se­guir­las. Y cla­ro, me las man­da­ron», re­la­ta la in­com­pa­ra­ble Her­mi­nia.

22 TOR­TI­LLAS DES­PUÉS

El con­cur­so de la tor­ti­lla sin ce­bo­lla de Be­tan­zos fue el más me­diá­ti­co que se re­cuer­da. Los be­tan­cei­ros con­vi­vie­ron unos días con equi­pos de dis­tin­tas ca­de­nas de te­le­vi­sión. Se man­da­ron por What­sApp ar­tícu­los de­di­ca­dos a su pla­to es­tre­lla, co­mo por ejem­plo el que pu­bli­có The Guardian. En la fi­nal, por pri­me­ra vez que yo re­cuer­de, hu­bo co­ne­xión en di­rec­to de la TVG. Una mi­na de oro tie­ne Be­tan­zos con la tor­ti­lla sin ce­bo­lla. Tu­ve la opor­tu­ni­dad de pro­bar las 17 que con­cu­rrían al pre­mio y re­pe­tir la ca­ta de cin­co de ellas, las que fue­ron finalistas. Co­mo di­jo O Pa­rru­lo de Fe­rrol, que es una au­to­ri­dad, «es­te ano es­tán to­das moi ‘xu­go­sas’». Y es ver­dad, ca­si hu­bo em­pa­te téc­ni­co. Ga­nó la de la piz­ze­ría Si­nues­sa, que era la vi­gen­te cam­peo­na, y se que­dó tan so­lo a me­dio pun­to del tí­tu­lo A Ti­xo­la. Cu­rio­sa­men­te las co­ci­ne­ras de am­bos lo­ca­les, Be­lén y Su­si, res­pec­ti­va­men­te, lo fue­ron an­tes de Ca­sa Mi­ran­da y O Po­te, dos de los es­ta­ble­ci­mien­tos más fa­mo­sos por sus tor­ti­llas y ga­na­do­res en otras edi­cio­nes. En Be­tan­zos hay bue­na es­cue­la y se pa­san las re­ce­tas. No co­mo ha­ce Her­mi­nia.

FO­TO: SAN­TI M. AMIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.