«Lo im­por­tan­te es no pa­rar­se: si te pa­ras, te de­pri­mes y es­tás aca­ba­da»

El 12 % de los ou­ren­sa­nos su­pe­ran los 80 años. Mu­chos cui­dan a otros de su edad o in­clu­so ma­yo­res

La Voz de Galicia (España) - - A Fondo - FINA ULLOA

Au­re­lia, con 83 años, es la cui­da­do­ra; y Dora, de 86, la que se deja cui­dar. Aun­que, to­do hay que de­cir­lo, no más de lo jus­to. «Yo no me es­toy quie­ta; a pe­sar de los pro­ble­mas, voy ha­cien­do to­do lo que pue­do por mi cuen­ta», acla­ra la ma­yor de es­tas dos her­ma­nas ou­ren­sa­nas acos­tum­bra­das a afron­tar la vi­da con es­pí­ri­tu op­ti­mis­ta. Dora di­ce que no quie­re dar más tra­ba­jo del ne­ce­sa­rio. Sa­be lo que es cui­dar a otros. Se en­car­gó de una tía y de su pro­pio her­mano con dis­ca­pa­ci­dad. Aun­que Au­re­lia vol­vió pa­ra ayu­dar­la —pi­dió el tras­la­do des­de las mi­sio­nes en Pe­rú pa­ra po­der ejer­cer más cer­ca de ca­sa y echar una mano a su her­ma­na— cuan­do tam­bién en­fer­mó su ma­dre y la ta­rea se vol­vió im­po­si­ble pa­ra una so­la per­so­na.

Dora se mue­ve por la ca­sa con un an­da­dor. Tie­ne un des­gas­te en la co­lum­na, agra­va­do por las se­cue­las de una vie­ja le­sión de trá­fi­co que la lle­vó dos ve­ces al qui­ró­fano y por una her­nia. «Al prin­ci­pio me iba arre­glan­do so­la, aun­que ca­mi­na­ba con dos mu­le­tas. Iba a la pla­za a ha­cer la com­pra y aun me atre­ví a ir de ma­dri­na de un so­brino a Sevilla», re­cuer­da en­tre ri­sas. Aho­ra, cuan­do sa­le —siem­pre que el tiem­po lo per­mi­te—, lo ha­ce en si­lla de rue­das, guia­da por su her­ma­na. Le gus­ta al­gún pro­gra­ma te­le­vi­si­vo —«si­go el de Ar­gui­ñano, y ten­go una li­bre­ta lle­na de re­ce­tas», apun­ta—, pe­ro rea­li­za nu­me­ro­sas ac­ti­vi­da­des a lo lar­go del día. Tie­ne una es­pe­cie de bi­ci­cle­ta pa­ra dar pe­dal sen­ta­da. «Y tam­bién ha­go gan­chi­llo, te­jo ces­ti­tas con ti­ras de bol­sas, co­lo­reo en li­bros de di­bu­jos y me en­can­tan los cru­ci­gra­mas», se­ña­la.

«Lo im­por­tan­te es no pa­rar­se: si te pa­ras, te de­pri­mes y es­tás per­di­da», co­rro­bo­ra la her­ma­na me­nor, que tam­bién se apli­ca la fi­lo­so­fía. «El cui­da­dor tam­bién tie­ne que cui­dar­se, por­que si en­fer­ma mal va a po­der ayu­dar», sen­ten­cia. La má­xi­ma la ha in­terio­ri­za­do a ba­se de oír­la re­pe­tir, ma­cha­co­na­men­te, en los ta­lle­res de la Cruz Ro­ja pa­ra cui­da­do­res de fa­mi­lia­res de­pen­dien­tes, a los que acu­de siem­pre que pue­de. La en­ti­dad le fa­ci­li­ta una vo­lun­ta­ria den­tro del pro­gra­ma Res­pi­ro Fa­mi­liar un día a la se­ma­na. «Con su ayu­da, ha­ce­mos jun­tas gim­na­sia», cuen­ta Au­re­lia.

Y es que, aun­que el pro­gra­ma bus­ca que el cui­da­dor des­co­nec­te y no aca­be ais­lán­do­se so­cial­men­te, pa­ra Au­re­lia, de mo­men­to, no exis­te ese ries­go. Ade­más de ocu­par­se de su her­ma­na, es­ta do­cen­te ju­bi­la­da lle­va gru­pos de ca­te­que­sis, un ta­ller de cal­ce­ta pa­ra las ve­ci­nas, ayu­da en las ta­reas de la pa­rro­quia que le so­li­ci­tan y cum­ple con el re­par­to de ta­reas do­més­ti­cas en el pi­so en el que vi­ven otras cin­co re­li­gio­sas de la or­den de las jo­se­fi­nas.

«Yo duer­mo siem­pre aquí con ella, pe­ro me le­van­to a las sie­te de la ma­ña­na, voy a las ora­cio­nes con la co­mu­ni­dad, lue­go a mi­sa a la pa­rro­quia y vuel­vo so­bre las diez pa­ra ayu­dar­la a ves­tir­se, por­que ella no pue­de ha­cer co­sas co­mo po­ner­se las me­dias. La ayu­do a du­char­se, ha­go la ca­ma y, co­mo ya le de­jo pre­pa­ra­do el desa­yuno, vuel­vo a sa­lir. Voy a la com­pra y re­gre­so pa­ra ha­cer la co­mi­da, que le de­jo tam­bién pre­pa­ra­da en el me­sa­do», re­la­ta.

MI­GUEL VILLAR

Au­re­lia (de­re­cha) cui­da de Dora, que tie­ne tres años más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.