«La du­cho, le ha­go el desa­yuno y lue­go char­la­mos»

La Voz de Galicia (España) - - A Fondo - MA­RÍA VIDAL

Eva acu­de a pri­me­ra ho­ra al do­mi­ci­lio de Ma­ría, en Cam­bre, tres ve­ces por se­ma­na. La ayu­da a du­char­se, re­co­rren des­pa­ci­to el pa­si­llo, le pre­pa­ra el desa­yuno y, mien­tras ella se lo to­ma, se en­car­ga de re­co­ger la ha­bi­ta­ción y el cuar­to de ba­ño. Des­pués se van al sa­lón, en­cien­den la te­le y pa­san el ra­to que les que­da de la ho­ra char­lan­do so­bre có­mo les ha ido el fin de se­ma­na. A sus 86 años, ca­mino de 87, Ma­ría Ji­mé­nez tie­ne pár­kin­son de blo­queo y ne­ce­si­ta ayu­da pa­ra le­van­tar­se y asear­se.

Eva No­guei­ra, que es au­xi­liar de ayu­da a do­mi­ci­lio, lle­va ca­si cua­tro me­ses ayu­dan­do a Ma­ría, que des­de el pa­sa­do mes de ma­yo tie­ne apro­ba­da una ayu­da de de­pen­den­cia aun­que to­da­vía no se la han da­do. Mien­tras se ha­ce efec­ti­va, Án­gel, el hi­jo que vi­ve con ella, ha te­ni­do que re­cu­rrir a una em­pre­sa pri­va­da, Ma­yo­res, que pres­ta aten­ción en los do­mi­ci­lios. «Le doy la me­di­ca­ción que tie­ne pres­cri­ta o le cu­ro una he­ri­da pe­que­ña, pe­ro si pre­ci­sa en­fer­me­ría, ya avi­san al mé­di­co», ex­pli­ca Eva, que re­pi­te los cui­da­dos en otras ca­sas. «A to­das las que voy lle­vo yen­do mu­chos años. Es inevi­ta­ble, les aca­bo co­gien­do mu­cho ca­ri­ño». En­tre Eva y Án­gel, Ma­ría es­tá acom­pa­ña­da to­do el día. Aun así pa­re­ce que no es su­fi­cien­te. «Me echa en ca­ra que sal­go mu­cho: ten­go que es­tar las 24 ho­ras del día, pe­ro la com­pra hay que ha­cer­la», co­men­ta Án­gel, a lo que ella re­pli­ca: «Al­go sí, pe­ro es­tá desean­do es­ca­par de ca­sa».

A pe­sar de te­ner un gra­do de de­pen­den­cia 3, el má­xi­mo, si pue­de ba­ja a la ca­lle, so­bre to­do cuan­do lle­ga el buen tiem­po. Ade­más de Eva, cuen­tan con una per­so­na que las ayu­da con las ta­reas do­més­ti­cas. Eso sí, en la co­ci­na no deja me­ter­se a na­die. «Hoy va­mos a ha­cer un co­ci­do, ya es­toy tem­blan­do. Ella di­ri­ge, pe­ro me to­ca a mí. Lá­va­me es­to, haz­me es­to otro...», di­ce Án­gel. ¿Y lo ha­ce bien? «Sí. Aun­que de­be­ría apren­der un po­co», apun­ta ella.

ÁN­GEL MANSO

Ma­ría, con su cui­da­do­ra Eva, que acu­de tres ve­ces por se­ma­na a su ca­sa a ayu­dar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.