No quie­ro que na­die se pu­dra en la cár­cel

La Voz de Galicia (España) - - Opinión - XO­SÉ LUÍS BA­RREI­RO RI­VAS

La más de­lez­na­ble ex­pre­sión del po­pu­lis­mo pe­nal es la que di­ce lo con­tra­rio de lo que re­za mi título: ¡que se pu­dran en la cár­cel! Y, pues­to que in­clu­so los hom­bres más in­te­li­gen­tes y vir­tuo­sos es­tán lle­nos de gre­ga­ris­mos e ig­no­ran­cias, de­be­mos re­co­no­cer que, an­te la vi­sión de los ni­ños vio­la­dos y las mu­je­res ase­si­na­das bru­tal­men­te, ca­si to­dos pen­sa­mos al­gu­na vez se­me­jan­te ani­ma­la­da. Con­vie­ne afir­mar, sin em­bar­go, que esa ten­den­cia ins­tin­ti­va a la re­pre­sión de los de­li­tos más gra­ves no jus­ti­fi­ca que per­so­nas se­rias y ma­du­ras se de­jen lle­var por una di­ná­mi­ca de en­du­re­ci­mien­to pe­nal que, ade­más de ser inú­til —co­mo de­mues­tra el alar­man­te cre­ci­mien­to de los de­li­tos se­xua­les y de gé­ne­ro—, so­lo que­da­ría sa­cia­da si vol­vié­se­mos a la bar­ba­rie pe­nal des­ple­ga­da por los es­ta­dos ab­so­lu­tos du­ran­te los si­glos XVI y XVII, que, en con­tra de lo que mu­chos creen, con­vir­tió en be­né­vo­los apren­di­ces a los ver­du­gos me­die­va­les.

Coin­ci­dien­do con la transición, se im­plan­tó en Es­pa­ña una cul­tu­ra pe­nal muy avan­za­da, cu­yos bue­nos efec­tos se per­die­ron pri­me­ro a cau­sa del te­rro­ris­mo, que fa­vo­re­ció el uso ca­suís­ti­co de la jus­ti­cia pe­nal, y, des­pués, por el po­pu­lis­mo jus­ti­cie­ro, que uti­li­zó la vio­len­cia de gé­ne­ro pa­ra asen­tar la idea de que de­ter­mi­na­dos cri­mi­na­les no pue­den ser ni reha­bi­li­ta­dos ni con­tro­la­dos. Y pa­ra eso se in­ven­tó la «pri­sión per­ma­nen­te no per­ma­nen­te», que, pa­ra evi­tar su tu­fo dic­ta­to­rial a pe­na in­cier­ta, se lla­mó, eu­fe­mís­ti­ca­men­te, pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble.

El pro­ble­ma es que, co­gi­do ese ca­mino, ape­nas re­fle­xio­na­mos ya so­bre las ra­zo­nes por las que se es­tá dis­pa­ran­do la cri­mi­na­li­dad más abe­rran­te, o por qué, co­mo se di­ce en la co­la de la pes­ca­de­ría, «pa­sa aho­ra lo que nun­ca pa­só». Y así, ca­ren­tes de re­fle­xión y de res­pues­tas ra­zo­na­bles, es­ta­mos abo­ca­dos a un en­du­re­ci­mien­to de nues­tro or­de­na­mien­to pe­nal que ge­ne­ra más frus­tra­ción que be­ne­fi­cio, que lle­na de in­cohe­ren­cia el sis­te­ma, y que con­vier­te a nues­tra de­mo­cra­cia en el ré­gi­men más car­ce­le­ro de Eu­ro­pa. Y mu­cho la­men­to que el PP, que en tan­tas co­sas ha sa­bi­do man­te­ner la cal­ma, se ha­ya pues­to al fren­te de es­ta ma­ni­fes­ta­ción, que, en su de­ri­va más blan­da, aca­ba cre­yen­do que la pro­tec­ción de la con­vi­ven­cia em­pie­za por le­gis­lar so­bre to­do y aca­ba en la cár­cel per­pe­tua, sin que na­die se plan­tee qué cul­tu­ra y qué edu­ca­ción es­tán ali­men­tan­do es­ta fu­nes­ta es­pi­ral.

Lás­ti­ma que el de­ba­te lo ha­ya sus­ci­ta­do una coa­li­ción opo­si­to­ra que, le­jos de bus­car la vuel­ta al con­sen­so, so­lo quie­re in­fli­gir­le a Ra­joy una de­rro­ta. Por­que el resultado pue­de ser el de frus­trar una de­man­da so­cial in­quie­tan­te, sin po­ner las ba­ses pa­ra una cul­tu­ra pe­nal avan­za­da. Por­que si no fue­se así, y si la pro­pues­ta de abo­lir la pri­sión per­ma­nen­te fue­se dig­na e in­te­li­gen­te, es­ta­ría­mos an­te el prin­ci­pio de una re­vi­sión del mo­de­lo pe­nal a la que nin­gún hom­bre de bien po­dría opo­ner­se. Por­que no es con­se­cuen­te, de­cía Sé­ne­ca, «res­pon­der a las mu­las con co­ces y a los pe­rros con mor­dis­cos».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.