Gran ar­queó­lo­go y fi­ló­lo­go ga­lle­go

La Voz de Galicia (España) - - Sociedad - AL­FRE­DO ERIAS, AL­BER­TO LÓ­PEZ

En la ho­ra de la muer­te de Luís Mon­tea­gu­do Gar­cía, con sus fe­cun­dos 98 años de­di­ca­dos ca­si ex­clu­si­va­men­te a la in­ves­ti­ga­ción, ya po­de­mos de­cir con ple­na jus­ti­cia que se nos fue uno de los ar­queó­lo­gos y fi­ló­lo­gos de ma­yor tras­cen­den­cia en la his­to­ria de Ga­li­cia y des­de lue­go el más co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te. Hay que sub­ra­yar que su re­la­ción con los ar­queó­lo­gos ale­ma­nes le con­vir­tió en un ex­ce­len­te di­bu­jan­te ar­queo­ló­gi­co y su ve­na ar­tís­ti­ca tam­bién se ex­pan­día a la mú­si­ca.

Na­ció en A Co­ru­ña y sien­do un ni­ño acom­pa­ña­ba a su pa­dre Ma­nuel en las ex­cur­sio­nes edu­ca­ti­vas de los Ami­gos del Cam­po, que ha­bía fun­da­do Ma­nuel In­sua San­tos: fue­ron es­tas sa­li­das las que lo con­vir­tie­ron en un ver­da­de­ro tro­ta­mun­dos, de tal ma­ne­ra que no de­be que­dar nin­gún lu­gar de in­te­rés en Ga­li­cia por el que él no ha­ya pa­sa­do. En­tre 1939 y 1941 es­tu­dió Fi­lo­so­fía y Le­tras en San­tia­go; fue nom­bra­do aca­dé­mi­co co­rres­pon­dien­te de la Real Aca­de­mia Ga­le­ga en 1948 y se doc­to­ró en Fi­lo­lo­gía Clá­si­ca por la Uni­ver­si­dad de Madrid en 1949 con su em­ble­má­ti­ca te­sis Ga­li­cia en Pto­lomeo.

En­tre 1955 y 1956 reali­zó un via­je de es­tu­dios —en bi­ci­cle­ta y con sus pro­pios aho­rros— por los prin­ci­pa­les mu­seos de Ale­ma­nia, Aus­tria, Ita­lia y Fran­cia. En 1956, fue bi­blio­te­ca­rio del Ins­ti­tu­to Ar­queo­ló­gi­co Ale­mán en Madrid. En 1959 fue be­ca­rio de la Fun­da­ción March pa­ra es­tu­diar las re­la­cio­nes du­ran­te la Edad de Bron­ce en­tre Ita­lia y Es­pa­ña. Cla­si­fi­có ob­je­tos pa­ra mu­chos mu­seos, des­de los de Tu­rín, Mi­lán y Bér­ga­mo has­ta los de Ve­ro­na, Tries­te y Udi­ne. Du­ran­te es­ta épo­ca co­men­zó el cor­pus de Cas­cos an­ti­guos. Fue miembro cien­tí­fi­co de la Deu­ts­che Fors­chungs­ge­meins­chaft, don­de di­bu­jó y re­dac­tó el Cor­pus de co­bres y bron­ces prehis­tó­ri­cos de Es­pa­ña y Por­tu­gal.

En 1967 y 1968 via­jó por to­da la Pe­nín­su­la, di­bu­jan­do unas 3.000 pie­zas de co­bre y bron­ce pa­ra el cor­pus de una gran obra cien­tí­di­ble, fi­ca di­ri­gi­da por el pro­fe­sor H. Mü­ller-Kar­pe, de la Uni­ver­si­dad de Fránc­fort, que se pu­bli­có en 1977, sien­do sin du­da una de sus obras más im­por­tan­tes, Die Bei­le der Ibe­ris­chen Hal­bin­sel (Ha­chas de bron­ce en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca).

En el año 1972 fue nom­bra­do di­rec­tor del Mu­seo Ar­queo­ló­xi­co e His­tó­ri­co da Co­ru­ña y más tar­de des­ti­na­do en co­mi­sión de ser­vi­cios al Mu­seo das Pe­re­gri­na­cións en San­tia­go.

Tras ju­bi­lar­se, des­de su vi­vien­da de Bel­vís, en Com­pos­te­la, si­guió con una am­plia y pro­lí­fi­ca ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca con asis­ten­cia a con­gre­sos, saliendo al cam­po con sus ami­gos, en­tre los que se cuen­ta el gran in­ves­ti­ga­dor de la cul­tu­ra cel­ta ga­lai­co-atlán­ti­ca Fer­nan­do Alon­so Ro­me­ro. Y si­guió es­cri­bien­do en di­ver­sas pu­bli­ca­cio­nes, en­tre las que des­ta­ca un pro­fun­do es­tu­dio so­bre la to­po­ni­mia ga­lle­ga que no lle­gó a terminar, pe­ro del que hay ade­lan­tos im­por­tan­tes en el Anua­rio bri­gan­tino, re­vis­ta de la que for­ma­ba par­te y que con­tie­ne otros tex­tos su­yos, en­tre los que se cuen­ta su me­mo­ria de pros­pec­ción del cas­tro de El­vi­ña (fue el pri­me­ro que lo ex­ca­vó en 1947) y su tra­ba­jo so­bre las 33 má­moas de A Za­pa­tei­ra, de las que hoy no que­da nin­gu­na: fue­ron unos de los mu­chos tri­bu­tos a su que­ri­da ciu­dad na­tal. Con­ti­nuó in­ves­ti­gan­do has­ta los 92 años. A par­tir de ese mo­men­to, la fun­da­ción que lle­va su nom­bre se pu­so a tra­ba­jar pa­ra que su es­pí­ri­tu y su obra es­tu­vie­sen siem­pre pre­sen­tes. Su éti­ca le lle­vó a vi­vir con lo im­pres­cin- a co­no­cer las plan­tas y los hon­gos (uno de sus gran­des ami­gos fue el ma­yor es­pe­cia­lis­ta de se­tas de Ga­li­cia, Luís Frei­re) y a ayu­dar ge­ne­ro­sa­men­te a los ne­ce­si­ta­dos, so­bre to­do a es­tu­dian­tes de fa­mi­lia hu­mil­de en los que él veía la luz de la in­te­li­gen­cia.

Si hay más allá, sin du­da es­ta­rá ca­ta­lo­gan­do sus ve­ri­cue­tos o im­pro­vi­san­do al piano, co­mo gus­ta­ba ha­cer cuan­do es­ta­ba con­ten­to, ro­dea­do por sus dis­cí­pu­los.

¡Buen via­je, que­ri­do ami­go y maes­tro!

La Fun­da­ción Luis Mon­tea­gu­do di­vul­ga sus tra­ba­jos e in­ves­ti­ga­cio­nes, que, pe­se a su edad, con­ti­nua­ba in­clu­so con sa­li­das so­bre el te­rreno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.