Un mes de lu­to pa­ra des­pe­dir al príncipe que no lo­gró ser rey

El ma­ri­do de la rei­na Mar­ga­ri­ta II, que no que­ría ser en­te­rra­do en el pan­teón real, se­rá in­ci­ne­ra­do

La Voz de Galicia (España) - - Sociedad -

No qui­so que lo en­te­rra­ran en la ca­te­dral de Ros­kil­de, don­de des­can­san des­de ha­ce cen­tu­rias los mo­nar­cas da­ne­ses con sus cón­yu­ges. Ar­gu­men­ta­ba que no lo ha­bían tra­ta­do co­mo un igual en vi­da, en­ton­ces pa­ra qué ha­cer­lo tras la muer­te. La ca­sa real cum­pli­rá su vo­lun­tad. El príncipe En­ri­que de Dinamarca (Ta­len­ce, 1934) se­rá in­ci­ne­ra­do y sus res­tos se­rán re­par­ti­dos en­tre el jar­dín pri­va­do del cas­ti­llo de Fre­dens­borg, don­de fa­lle­ció an­te­ayer, y el mar. Vo­la­rán li­bres, co­mo a él le ha­bría gus­ta­do. No en­ca­jó nun­ca des­de que se ca­só con la en­ton­ces he­re­de­ra al trono en 1967. Cria­do en In­do­chi­na, es­te fran­cés era un aman­te del vino y del ar­te, que se enamo­ró de Mar­ga­ri­ta cuan­do era di­plo­má­ti­co en Lon­dres. A En­ri­que, que de­jó el ca­to­li­cis­mo por el pro­tes­tan­tis­mo, no le im­por­ta­ba apa­re­cer en lu­ga­res co­mo una co­mu­na anar­quis­ta o ir dis­fra­za­do de pan­da a una ga­la. ¿Por qué no? Re­ti­ra­do de la vi­da pú­bli­ca des­de el 2016, el verano pa­sa­do pro­ta­go­ni­zó un es­cán­da­lo al co­men­tar a la pren­sa que la rei­na no ha­bía he­cho ca­so a su de­man­da de nom­brar­lo rey con­sor­te y lo ha­bía tra­ta­do co­mo «un ton­to». Pe­ro él nun­ca ha­bía de­ja­do de que­rer­la. La ca­sa real da­ne­sa des­ve­ló que te­nía de­men­cia. Aho­ra tras su muer­te es­tá de­cla­ra­do un mes de lu­to. Nin­gún miembro de la ca­sa real po­drá ir a un ac­to pú­bli­co.

En­ri­que de Dinamarca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.