«Via­xo no tren a diario des­de hai 51 anos. An­tes fa­cíao pa­ra tra­ba­llar e ago­ra, por dar un pa­seo»

La Voz de Galicia (España) - - Ciudades - MA­RÍA CUA­DRA­DO

Ayer el via­je no fue gra­tis, pe­ro tam­po­co hu­bo ave­rías ni trans­bor­dos en ta­xi o bus. Por­que no siem­pre sa­le de bal­de via­jar en el Feve, el tren de la cos­ta. No es­tá pen­sa­do el ser­vi­cio pa­ra ir con pri­sas —50 mi­nu­tos en­tre el apea­de­ro de Mar­zán (Foz) y la es­ta­ción de Vi­vei­ro—, pe­ro lo com­pen­sa el paisaje. El tren lle­gó a las 12 ho­ras, cin­co mi­nu­tos des­pués de lo anun­cia­do en la web de Ren­fe. Era el úni­co si­tio don­de po­día­mos con­sul­tar el da­to, ya que al­guien arran­có los ho­ra­rios del apea­de­ro. Su­bi­mos dos via­je­ros y ba­jó un jo­ven con ma­le­ta.

So­mos ocho pa­sa­je­ros en el va­gón. Las fun­das de los asien­tos cer­ti­fi­can el uso y la ca­le­fac­ción es­tá a to­pe. Sa­lu­da­mos al re­vi­sor y pa­ga­mos 3,60 eu­ros por un bi­lle­te sen­ci­llo. En Can­gas, don­de el apea­de­ro tam­bién es­tá lleno de gra­fi­tis sube otro via­je­ro. Con­ti­nua­mos tra­yec­to. Di­vi­sa­mos des­de el convoy un ba­su­re­ro de col­cho­nes y de otros re­si­duos ba­jo el puen­te de la ca­rre­te­ra vie­ja. ¡Qué mal efec­to! Pien­so lo que opi­na­rán los via­je­ros de los tre­nes tu­rís­ti­cos y del lu­jo­so Trans­can­tá­bri­co. Un mi­nu­to des­pués nos da­mos de bru­ces con los cha­lés aban­do­na­dos de Areou­ra, un ca­so de feís­mo ur­ba­nís­ti­co aún sin re­sol­ver tres dé­ca­das des­pués. La en­tra­da en Bu­re­la, con vis­tas al puer­to pes­que­ro y las pe­que­ñas huer­tas, nos dan un res­pi­ro.

Lle­ga­da a Bu­re­la

Anun­cian la pa­ra­da en la es­ta­ción. En­tre los que suben y se apean, que­da­mos cua­tro en el va­gón des­de el que ya di­vi­sa­mos co­mo los tem­po­ra­les han da­ña­do el es­pi­gón de A Ma­ro­sa y co­mo tres mer­can­tes es­pe­ran puer­to en Al­coa. Son las 12.24 ho­ras y sube un pa­sa­je­ro en San Ci­brao, un cén­tri­co apea­de­ro pin­ta­rra­jea­do y muy pró­xi­mo al ins­ti­tu­to, al pa­be­llón, al fu­tu­ro ge­riá­tri­co... Du­ran­te trein­ta se­gun­dos di­vi­sa­mos con in­ter­fe­ren­cias —eu­ca­lip­tos y cie­rres ve­ge­ta­les— el com­ple­jo de la mul­ti­na­cio­nal alu­mi­ne­ra. Y, so­lo un mi­nu­to des­pués, nos sor­pren­de­mos con lo que po­dría ser una cen­tral de mer­can­cías.

La es­ta­ción de Xo­ve es­tá ates­ta­da de con­te­ne­do­res ver­des, de gran­des lin­go­tes de alu­mi­nio, de ca­mio­nes des­car­gan­do eu­ca­lip- to... Gran par­te de la ma­de­ra, con des­tino al País Vas­co. Con una mul­ti­na­cio­nal y sien­do A Ma­ri­ña pro­duc­tor de eu­ca­lip­to de re­fe­ren­cia es di­fí­cil en­ten­der la fal­ta de in­ver­sio­nes pa­ra po­ten­ciar es­te ser­vi­cio fe­rro­via­rio. A par­te de por el tra­que­teo, cons­ta­ta­mos que via­ja­mos en Fe­rro­ca­rri­les de Vía Es­tre­cha cuan­do las ra­mas de los ár­bo­les gol­pean en las ven­ta­nas.

El tren pa­ra en el co­ra­zón de Xo­ve. Se ba­ja una mu­jer que ini­ció via­je en Bu­re­la. Ac­ce­de­mos a una zo­na con una se­ñal de 30 km/h y don­de los ta­lu­des es­tán pro­te­gi­dos pa­ra evi­tar des­pren­di­mien­tos de tie­rra y pie­dras. Si no fue­ra por los eu­ca­lip­tos, dis­fru­ta­ría­mos de la vis­ta so­bre Area. Son las 12.44 y di­vi­sa­mos Ce­lei­ro. Del va­gón ba­jan dos pa­sa­je­ros en el apea­de­ro. «El día es­tá bueno, a ver si no cam­bia», se des­pi­den de una mu­jer de edad. Cuan­do es­tá a punto de co­ger rit­mo, el convoy se de­tie­ne: Un pa­sa­je­ro gri­ta des­de el apea­de­ro que quie­re su­bir. Son las 12.50. Lle­ga­mos a la es­ta­ción. «Hoy es el día de los enamo­ra­dos», co­rean dos jubilados a la lle­ga­da de una mu­jer.

Pa­ga 1,30 eu­ros por tra­xec­to, un pre­zo es­pe­cial que lle ga­ran­te a Tar­xe­ta Dou­ra­da de Ren­fe. Jovita Tri­go é un­ha das via­xei­ras in­con­di­cio­nais do Feve. Via­xa to­dos os días, de luns a do­min­go. A maio­ría das ve­ces, de Bu­re­la a Vi­vei­ro. «E se non vén a Vi­vei­ro, é por­que vai en Foz», apun­ta un com­pa­ñe­ro. Jovita ten 82 anos; fa­rá 83 en agos­to. Es­ta nai de ca­tro fi­llos, con­si­dé­ra­se un­ha mu­ller mo­der­na. Con­fe­sa que nun­ca foi ao mé­di­co. «Non te­ño na­da, nin ca­ta­rros, nin gri­pes». ¿O se­gre­do?: «Co­mo pou­co, que non que­ro ba­rri­ga, e to­mo vi­ta­mi­nas des­de hai anos».

—¿Can­tos anos le­va via­xan­do no tren?

—Via­xo no tren a diario des­de hai 51 anos. An­tes vi­ña pa­ra tra­ba­llar e ago­ra, por dar un pa­seo.

—¿A que se de­di­ca­ba?

—Vi­ña ma­ris­car a Vi­vei­ro, por­que ti­ña aquí o car­né. E ta­mén ía ma­ris­car a Foz. E lo­go ven­día na lon­xa de Bu­re­la. Ta­mén vi­ña a Vi­vei­ro con po­los e ga­li­ñas pa­ra ven­der no mer­ca­do, ¡e xa me ten es­ca­pa­do al­gún po­lo tren adian­te! E ta­mén tra­ba­llei no Ley­ton de Foz du­ran­te 39 anos.

—¿Re­súl­ta­lle có­mo­do vir no tren?

—Ve­ño moi có­mo­da. Non te­ño

Los pa­sa­je­ros del convoy disfrutan de las vis­tas de los puer­tos, de las rías y de las po­bla­cio­nes ma­ri­ña­nas.

Car­ga de alu­mi­nio y de ma­de­ra en Xo­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.