Las ve­lu­ti­nas mue­ren a ti­ros en To­mi­ño

La Voz de Galicia (España) - - Galicia -

Jesús Ba­rros y Gui­ller­mo Ál­va­rez no ma­tan mos­cas a ca­ño­na­zos, pe­ro sí avis­pas a ba­li­na­zos. Es­tos ve­ci­nos de la pa­rro­quia de Goián, en el mu­ni­ci­pio pon­te­ve­drés de To­mi­ño, le han de­cla­ra­do una gue­rra sin cuar­tel a las ve­lu­ti­nas y, en tres años, han eli­mi­na­do unos 390 ni­dos. Fue­ron pio­ne­ros en el sis­te­ma de atraer­las con me­jun­jes a ba­se de al­cohol y azú­car pa­ra que se aho­ga­ran em­bria­ga­das, y des­pués en el más ex­ten­di­do, que es el de que­mar los ni­dos con so­ple­te. Pe­ro es aho­ra cuan­do con­si­de­ran que han da­do con el mé­to­do «más se­gu­ro, fá­cil y útil».

Don­de po­ne el ojo Gui­ller­mo, «que tie­ne una ca­pa­ci­dad vi­sual in­creí­ble pa­ra dar con los ni­dos», se­gún su com­pa­ñe­ro de equi­po, Jesús po­ne el ba­lín. Es­ta eta­pa de su cru­za­da sur­gió al in­ten­tar bus­car una al­ter­na­ti­va a lar­gas no­ches en ve­la, bom­bo­na y so­ple­te en mano, ju­gán­do­se­la a va­rios me­tros de al­tu­ra o en­tre hu­me­da­les, que son los pa­ra­jes más atrac­ti­vos pa­ra la es­pe­cie asiá­ti­ca. Pri­me­ro com­pro­ba­ron ex­pe­ri­men­tal­men­te la efi­ca­cia de las pi­pe­tas pa­ra ma­tar ga­rra­pa­tas de los pe­rros so­bre el in­sec­to enemi­go. Las ca­za­ron al vue­lo, li­te­ral­men­te, con un ga­na­pán. «Con el guan­te se po­ne bo­ca arri­ba, por­que si no te pi­ca, le echas la mez­cla de miel y ve­neno en el cu­lo con un pa­li­llo y las suel­tas», ex­pli­ca Ba­rros.

Tie­ne su in­trín­gu­lis, «por­que hay que po­ner la me­di­da exac­ta pa­ra que no mue­ra an­tes de lle­gar al ni­do ni le im­pi­da el vue­lo al to­car­le las alas». El tán­dem ya de­ter­mi­nó pre­via­men­te la lo­ca­li­za­ción del ni­do vi­gi­lan­do las ru­ti­nas de las rei­nas, así que tam­bién cal­cu­la los tiem­pos apli­can­do la fór­mu­la uni­ver­sal del es­pa­cio y la ve­lo­ci­dad. «Tie­nes que apli­car la can­ti­dad exac­ta pa­ra ase­gu­rar que lle­ga y, aun­que ella mue­re, que­da con­ta­mi­na­do to­do el ni­do y ya lo he­mos pro­ba­do con va­rios», in­sis­te el equi­po con de­mos­tra­da ex­pe­rien­cia y efi­cien­cia.

La per­fec­ción de su mé­to­do lle­gó eco­no­mi­zan­do re­cur­sos y mul­ti­pli­can­do el po­ten­cial mor­tí­fe­ro del sis­te­ma, que ata­ca di­rec­ta­men­te al cen­tro de ope­ra­cio­nes del enemi­go. Fue en­ton­ces cuan­do Jesús Ba­rros se acor­dó de la es­co­pe­ta de ba­li­nes que guar­da­ba en ca­sa. «Nun­ca la usé mu- cho, ya ca­si es­ta­ba ol­vi­da­da, pe­ro me acor­dé de que has­ta te­nía una mi­ra te­les­có­pi­ca de 200 me­tros», ex­pli­ca­ba ayer en Goián. Po­co más me­dió has­ta que Jesús y Gui­ller­mo acor­da­ron la re­for­mu­la­ción de su pa­ten­te pa­ra que el ve­neno lle­ga­ra adon­de no po­dían su­bir o ba­jar ellos. «Co­ge­mos los ba­li­nes, les co­lo­ca­mos una pun­ta con al­go­dón so­bre la que ver­te­mos la miel con el ma­ta­ga­rra­pa­tas y dis­pa­ra­mos a la dis­tan­cia exac­ta pa­ra que im­pac­ten den­tro del ni­do», in­di­can.

En las úl­ti­mas se­ma­nas ya han aca­ba­do con nue­ve ni­dos es­co­pe­ta en mano, de­ce­nas más con el sis­te­ma ma­nual. Así que, «sin du­da, el cho­llo es­tá bien. Ya han ve­ni­do per­so­nas de otros mu­ni­ci­pios pa­ra uti­li­zar el mé­to­do del ga­na­pán e in­clu­so se usó el otro día en la cor­ta de unos eu­ca­lip­tos en San­ta Tre­ga, don­de apa­re­cie­ron mi­les de ve­lu­ti­nas», con­fir­man. Aho­ra, tras dar con el ni­do y, aun­que se es­con­da en­tre el fo­lla­je a me­tros de al­tu­ra o en las is­las del río Mi­ño, ya no pre­ci­san ni es­ca­le­ra. «Con tres o cua­tro ba­li­na­zos ya aca­bas con el ni­do, en me­dio día mue­ren to­das», ase­gu­ran. Cal­cu­lan has­ta la dis­tan­cia de los dis­pa­ros, «por­que el ba­lín tie­ne que cla­var­se en el ni­do pa­ra que fun­cio­ne».

Des­de el pa­sa­do mes de ma­yo pre­fe­rían no em­plear el sis­te­ma del so­ple­te por los evi­den­tes ries­gos de in­cen­dio; ade­más con­lle­va­ba des­ple­gar me­tros de ca­ñas o es­ca­le­ras y tra­ba­jar so­lo de no­che. Con la es­co­pe­ta de ba­li­nes pue­den aca­bar con los ni­dos de día. Jesús Ba­rros tie­ne en ca­sa más de mil rei­nas de las que ca­ye­ron es­te in­vierno en sus tram­pas y ya pre­pa­ra otro cen­te­nar de ar­te­fac­tos ca­se­ros pa­ra el otoño, por si no aca­ban con ellas ni a ti­ros.

M. TO­RRES

Han eli­mi­na­do ca­si 400 ni­dos en tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.