Rec­ti­fi­car es de sa­bios... o de ne­cios

La Voz de Galicia (España) - - Opinión - FER­NAN­DO SALGADO

Siem­pre me pa­re­ció una so­lem­ne ton­te­ría apli­car a la ges­tión po­lí­ti­ca el afo­ris­mo atri­bui­do al poe­ta bri­tá­ni­co Ale­xan­der Po­pe: «Errar es hu­mano, per­do­nar es di­vino y rec­ti­fi­car es de sa­bios». Si ca­da rec­ti­fi­ca­ción nos acer­ca al reino de la sa­bi­du­ría, mu­chos de­be­mos es­tar ya en la an­te­sa­la de la ex­ce­len­cia. Y Ma­riano Ra­joy de­be ser el más sa­bio en­tre los hom­bres, por­que su Go­bierno se har­tó de rec­ti­fi­car y co­rre­gir sus po­si­cio­nes ini­cia­les en ma­te­ria de im­pues­tos, de abor­to, de trans­pa­ren­cia, de ta­sas ju­di­cia­les, de be­cas y de la in­te­me­ra­ta. Y Pe­dro Sán­chez, a juz­gar por su fre­ne­sí rec­ti­fi­ca­dor, lle­va ca­mino asi­mis­mo de con­ver­tir­se en un Eins­tein. Por­que su Go­bierno, sin en­trar to­da­vía en aguas pro­ce­lo­sas, no pa­ra de dar ban­da­zos.

La lis­ta de la ver­güen­za, don­de fi­gu­ran los am­nis­tia­dos de Mon­to­ro, no ve­rá la luz «des­gra­cia­da­men­te». El Aqua­rius —la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria—, que na­ve­ga­ba es­co­ra­do a ba­bor, aho­ra gi­ra a es­tri­bor. La de­fen­sa del juez Lla­re­na ante el ata­que de Puig­de­mont pa­sa de asun­to pri­va­do a cues­tión de Es­ta­do. El im­pues­to a la ban­ca se di­lu­ye en la eté­rea de­man­da de la ta­sa To­bin. Y así, su­ma y si­gue, ¿has­ta cuán­do?

Rec­ti­fi­car, al igual que su con­tra­rio —el «man­te­ne­lla e no en­men­da­lla», que sos­te­nía el pa­dre de do­ña Ji­me­na, en Las mo­ce­da­des del Cid—, no es bueno ni ma­lo, ni de sa­bios ni de ne­cios. De­pen­de, que di­ría el ga­lle­go del tó­pi­co. Pro­ba­ble­men­te una de las fra­ses más re­cu­rren­tes de la opo­si­ción, du­ran­te es­tos cua­ren­ta años de de­mo­cra­cia, ha si­do es­ta: «El Go­bierno so­lo acier­ta cuan­do rec­ti­fi­ca».

La usa­ron Fra­ga con­tra Gon­zá­lez, Ra­joy con­tra Za­pa­te­ro y los so­cia­lis­tas con­tra Ra­joy. Ob­via­men­te, no pre­ten­dían in­di­car que una luz di­vi­na ha­bía ins­pi­ra­do la re­trac­ta­ción del Go­bierno de turno, sino sim­ple­men­te que es­te se ha­bía des­de­ci­do de su pro­gra­ma o de sus prin­ci­pios y se ha­bía acer­ca­do a sus po­si­cio­nes.

Cuan­do Ra­joy re­ti­ró su pro­yec­to de ley del abor­to, re­ba­jó las ta­sas ju­di­cia­les que ha­bía subido a las nu­bes o se ol­vi­dó de su pro­me­sa de de­ro­gar el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual, mu­chos aplau­di­mos la rec­ti­fi­ca­ción.

Y mu­chos otros, con Ga­llar­dón al fren­te, se dis­gus­ta­ron e in­clu­so lo acu­sa­ron de trai­ción. Aho­ra las tor­nas han cam­bia­do.

A mí —y dis­cúl­pen­me la au­to­ci­ta—, al­gu­nas de las su­ce­si­vas rec­ti­fi­ca­cio­nes de Pe­dro Sán­chez no me agra­dan en ab­so­lu­to. Pre­su­po­nía que los bu­ques de la de­re­cha y la iz­quier­da se­guían ru­tas di­fe­ren­tes, ha­cían es­ca­la en ri­be­ras opues­tas y pres­ta­ban ser­vi­cio a pa­sa­je­ros de dis­tin­ta con­di­ción.

Y em­pie­za a cun­dir la im­pre­sión de que los cam­bios de rum­bo de Sán­chez es­co­ran el bar­co, en ge­ne­ral, ha­cia aguas te­rri­to­ria­les de la de­re­cha.

Des­de la mo­ción de cen­su­ra, el pre­si­den­te arras­tra un pro­ble­ma in­so­lu­ble: man­ten­ga o mo­di­fi­que su rum­bo, la de­re­cha no le da­rá tre­gua has­ta que nau­fra­gue.

Y en el ho­ri­zon­te co­mien­za a emer­ger un es­co­llo adi­cio­nal: que se sien­tan de­frau­da­dos quie­nes so­plan las ve­las de su frá­gil em­bar­ca­ción.

Los mis­mos que aplau­dían las sa­bias rec­ti­fi­ca­cio­nes de Ra­joy y aho­ra em­pie­zan a sil­bar las ne­cias rec­ti­fi­ca­cio­nes del pre­si­den­te so­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.