Arri­ma­das res­pon­de a los se­ce­sio­nis­tas que rom­pe la con­vi­ven­cia quien ex­clu­ye, no quien re­ti­ra la­zos

La Voz de Galicia (España) - - España - CRIS­TIAN REINO

To­do el mun­do lla­ma a la res­pon­sa­bi­li­dad en Ca­ta­lu­ña, pe­ro ca­si na­die pa­re­ce dis­pues­to a re­ba­jar la es­ca­la­da de ten­sión. El día des­pués de la agre­sión que su­frió un cá­ma­ra de Te­le­ma­drid en la con­cen­tra­ción or­ga­ni­za­da por Ciu­da­da­nos pa­ra apo­yar pre­ci­sa­men­te a la mu­jer que fue agre­di­da el sá­ba­do pa­sa­do en Bar­ce­lo­na por re­ti­rar la­zos ama­ri­llos, las crí­ti­cas arre­cia­ron des­de to­dos los flan­cos con­tra el par­ti­do de Ri­ve­ra. La for­ma­ción na­ran­ja qui­so ca­pi­ta­li­zar el des­con­ten­to que hay en Ca­ta­lu­ña con la gue­rra de la­zos, lla­man­do a la po­bla­ción a qui­tar sim­bo­lo­gía se­ce­sio­nis­ta del es­pa­cio pú­bli­co, pe­ro el cam­bio de ra­san­te —es­ce­ni­fi­ca­do por Al­bert Ri­ve­ra e Inés Arri­ma­das en Ale­lla, don­de re­ti­ra­ron ellos mis­mos los plás­ti­cos— no le sa­lió co­mo es­pe­ra­ba y ayer se vio en el cen­tro de la po­lé­mi­ca. Le­jos de pi­sar el freno, Ciu­da­da­nos in­sis­tió en que se­gui­rá dan­do la ba­ta­lla en la ca­lle y se­gui­rá ex­plo­tan­do la ten­sión por los la­zos ama­ri­llos. «Cla­ro que hay que re­cu­pe­rar la con­vi­ven­cia, lo que no voy a acep­tar es que se di­ga que quien qui­ta un la­zo es quien es­tá rom­pien­do la con­vi­ven­cia, y no quien di­ce que más de me­dia Ca­ta­lu­ña no es Ca­ta­lu­ña», afir­mó Inés Arri­ma­das. «No pue­den pe­dir­me que me que­de en ca­sa», di­jo. Ciu­da­da­nos acu­dió ayer al De­fen­sor del Pue­blo a pe­dir am­pa­ro por la si­tua­ción de in­de­fen­sión en que a su jui­cio se en­cuen­tran mu­chos ca­ta­la­nes ante la «in­to­le­ra­ble» vul­ne­ra­ción de su de­re­chos.

In­clu­so el PP, que tam­bién alen­tó la re­ti­ra­da de la­zos, se des­mar­có de Ciu­da­da­nos. «El PP ha op­ta­do por la po­lí­ti­ca de la res­pon­sa­bi­li­dad y de no lle­var la con­fron­ta­ción a la ca­lle», se­ña­ló Pa­blo Ca­sa­do. El PP ca­ta­lán re­pro­chó a la for­ma­ción li­be­ral que «no su­pie­ra con­tro­lar» la ma­ni­fes­ta­ción que or­ga­ni­zó el miér­co­les. Ca­sa­do, en cual­quier ca­so, car­gó con to­do con­tra el se­ce­sio­nis­mo. «Es vio­len­to y siem­pre lo ha si­do, van por la ca­lle co­mo ma­to­nes pe­gan­do a la gen­te», aña­dió. El pre­si­den­te po­pu­lar re­cla­mó ade­más al Go­bierno que «pon­ga or­den» en Ca­ta­lu­ña y ga­ran­ti­ce la se­gu­ri­dad. Des­de el Eje­cu­ti­vo re­pli­ca­ron que ya lo es­tán ha­cien­do.

En el in­de­pen­den­tis­mo tam­bién se lan­za­ron en trom­ba con­tra Ciu­da­da­nos, ob­vian­do que bue­na par­te de lo que ocu­rre con la gue­rra de la­zos lo ha fo­men­tan­do el pro­pio se­ce­sio­nis­mo, pri­me­ro con la pues­ta en mar­cha del pro­ce­so de rup­tu­ra y aho­ra con la cam­pa­ña de los la­zos. Quim To­rra evi­tó las de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas, pe­ro en un ac­to en Vi­lla­fran­ca del Pe­ne­dés, apa­re­ció ata­via­do con una go­rra y un pa­ñue­lo ama­ri­llo, en apo­yo de quie­nes co­lo­can es­tos sím­bo­los por to­da Ca­ta­lu­ña. La po­si­ción de la Ge­ne­ra­li­tat la fi­jó su vi­ce­pre­si­den­te, Pe­re Ara­go­nès, que acu­só a Ciu­da­da­nos de bus­car la ten­sión y la con­fron­ta­ción en la ca­lle a cam­bio de un pu­ña­do de vo­tos. El dipu­tado Joan Tar­dà in­si­nuó in­clu­so que al­guien tie­ne in­te­rés en que ha­ya un «ac­ci­den­te» pa­ra di­na­mi­tar el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta, mien­tras Eduard Pu­jol (JxCat), ca­li­fi­có a la for­ma­ción na­ran­ja de «pi­ró­ma­na».

El agre­di­do de­nun­cia y se va

El cá­ma­ra de Te­le­ma­drid que fue agre­di­do du­ran­te la con­cen­tra­ción con­vo­ca­da por Ciu­da­da­nos in­ter­pu­so una de­nun­cia por agre­sio­nes ante los Mos­sos. El re­por­te­ro gráfico, que ha de­ci­di­do de­jar tem­po­ral­men­te la pro­fe­sión y re­gre­sar a vi­vir a Ali­can­te, fue agre­di­do des­pués de que un gru­po de exal­ta­dos cre­ye­ra que tra­ba­ja­ba en TV-3 por lle­var una ca­mi­se­ta con un di­bu­jo ama­ri­llo. El agre­di­do tam­bién pro­pi­nó un pu­ñe­ta­zo a una de las per­so­nas que le es­ta­ban in­cre­pan­do. Ciu­da­da­nos, que ha­bía con­vo­ca­do la con­cen­tra­ción, atri­bu­yó el in­ci­den­te a «in­fil­tra­dos» ra­di­ca­les. Las principales aso­cia­cio­nes y co­le­gios de pe­rio­dis­tas de to­da España con­de­na­ron la agre­sión a Vi­cent Al­bert por­que su­po­ne «un ata­que a la li­ber­tad de in­for­ma­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.