La úl­ti­ma pa­la­bra de McCain con­tra el pre­si­den­te

La Voz de Galicia (España) - - Internacional -

Po­co des­pués de que John McCain su­pie­se que iba a mo­rir a cau­sa de su cáncer ce­re­bral, el se­na­dor co­men­zó a or­ga­ni­zar reunio­nes to­dos los vier­nes en su ofi­ci­na del Ca­pi­to­lio. El ob­je­ti­vo: pre­pa­rar su pro­pio fu­ne­ral. McCain co­reo­gra­fió ca­da mo­vi­mien­to de su ataúd des­de Ari­zo­na (su es­ta­do na­tal) has­ta Was­hing­ton. En abril, cuan­do su­po que se acer­ca­ba su fin, co­men­zó con las lla­ma­das de te­lé­fono a re­pu­bli­ca­nos y de­mó­cra­tas pa­ra que pro­nun­cia­sen ele­gías en las res­pec­ti­vas ce­re­mo­nias. Así, el po­lí­ti­co or­ga­ni­zó cui­da­do­sa­men­te una ce­le­bra­ción de cua­tro días pa­ra des­pe­dir­se de su pa­tria y de pa­so re­pren­der una vez más a Do­nald Trump. Des­pués de años de bur­la por par­te del pre­si­den­te, el se­na­dor ten­dría la úl­ti­ma pa­la­bra.

«Su men­sa­je ge­ne­ral fue: ‘no tie­ne por qué ser tan ma­lo’», re­ve­ló Mark Sal­ter, ami­go de McCain en The New York Ti­mes. Sal­ter in­sis­tió en que el se­na­dor no guar­da­ba ren­cor per­so­nal ha­cia Trump, pe­ro lo que sí que­ría era des­pe­dir­se con even­tos que pro­mo­vie­sen el bi­par­ti­dis­mo. «Que­ría re­for­zar el men­sa­je de que hay más co­sas que nos unen, que las que nos se­pa­ran», aña­dió otro de sus ami­gos, Ste­ve Du­prey. Y así fue. McCain pi­dió a los ex­pre­si­den­tes Ba­rack Oba­ma y Geor­ge W. Bush que in­ter­vi­nie­sen en su fu­ne­ral, que ten­drá lu­gar ma­ña­na en la Ca­te­dral Na­cio­nal de Was­hing­ton. Am­bos acep­ta­ron de in­me­dia­to, al igual que el ex­vi­ce­pre­si­den­te Joe Bi­den. «John es la his­to­ria de EE.UU. fun­da­da en el res­pe­to, la de­cen­cia y la in­to­le­ran­cia por el abu­so de po­der», di­jo ayer Bi­den en la Igle­sia bau­tis­ta de Phoe­nix (Ari­zo­na). Tras sus pa­la­bras y acom­pa­ña­do del My Way de Frank Si­na­tra, el fé­re­tro pu­so rum­bo a la ca­pi­tal, don­de hoy se­rá tras­la­da­do al Ca­pi­to­lio.

El ac­tor Wa­rren Beatty, el fun­da­dor de Fe­dex, Fre­de­rick W. Smith, o el se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, son al­gu­nas de las per­so­nas a quie­nes McCain pi­dió que fue­sen por­ta­do­res de su pro­pio ataúd, pe­ro si hay una pre­sen­cia que aca­pa­ra­rá to­das las mi­ra­das esa se­rá la de Vla­di­mir Ka­ra-Mur­za, un ac­ti­vis­ta ru­so que so­bre­vi­vió a dos in­ten­tos de en­ve­ne­na­mien­to por su opo­si­ción a Vla­di­mir Pu­tin. McCain lla­mó a Ka­ra-Mur­za el pa­sa­do ve­rano pa­ra que tam­bién por­ta­se su fé­re­tro. To­do un sím­bo­lo en es­tos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.