Los tra­ba­ja­do­res de La Voz fe­li­ci­tan a San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre por su 80 cum­plea­ños

Ho­me­na­jea­ron a su edi­tor du­ran­te un emo­ti­vo ac­to ce­le­bra­do en la ro­ta­ti­va del pe­rió­di­co

La Voz de Galicia (España) - - Sociedad -

«A San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre en su ochen­ta cum­plea­ños, con el agra­de­ci­mien­to y el afec­to de to­dos los tra­ba­ja­do­res de La Voz de Ga­li­cia y de sus em­pre­sas por li­de­rar­nos con va­len­tía y con pro­fe­sio­na­li­dad du­ran­te más de me­dio si­glo de pe­rio­dis­mo in­de­pen­dien­te». Con esas pa­la­bras, gra­ba­das en una pla­ca de pla­ta, los em­plea­dos de La Voz de Ga­li­cia y las em­pre­sas de la cor­po­ra­ción trans­mi­tie­ron ayer sus fe­li­ci­ta­cio­nes a su pre­si­den­te, San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre, que ce­le­bra hoy su ochen­ta cum­plea­ños.

Fue la ro­ta­ti­va, don­de ca­da día se im­pri­me el pe­rió­di­co que lle­va sa­lien­do a la ca­lle des­de ha­ce 136 años, el lu­gar en el que la plan­ti­lla qui­so brin­dar con su edi­tor. La elec­ción del es­ce­na­rio no fue ca­sual. Des­de aquí se dis­tri­bu­ye el pe­rió­di­co del que San­tia­go Rey se sien­te or­gu­llo­so. «Mi vi­da es es­to y mi vi­da sois vo­so­tros. Mi vi­da son tam­bién tan­tos au­sen­tes que se han ido», ex­pre­só du­ran­te su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to ante cer­ca de tres­cien­tas per­so­nas.

El pre­si­den­te del co­mi­té de em­pre­sa, Jor­ge Ca­sa­no­va, fue el pri­me­ro en fe­li­ci­tar­lo. Por su cum­plea­ños, pe­ro tam­bién «por la gran obra que ha sa­bi­do cons­truir», por­que «una par­te de to­do eso es­tá aquí: las ro­ta­ti­vas, el pe­rió­di­co, su sig­ni­fi­ca­do y el res­pe­to y la leal­tad de tan­ta gen­te que ca­da día se le­van­ta con el ob­je­ti­vo de cons­truir un pro­duc­to efí­me­ro y siem­pre ex­tra­or­di­na­rio».

Qui­so ex­pre­sar­le el or­gu­llo de la plan­ti­lla por tra­ba­jar en una em­pre­sa di­fe­ren­te. «Ac­túa siem­pre con in­de­pen­den­cia y per­so­na­li­dad alen­ta­da por esa di­fe­ren­cia que tie­ne nom­bre y ape­lli­do: el su­yo. Us­ted ha­ce la di­fe­ren­cia de la que nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos». Por­que, co­mo aña­dió, «to­dos los que aquí es­ta­mos y los que no pue­den, pe­ro les gus­ta­ría es­tar, for­ma­mos una gran fa­mi­lia. [...] Es­toy se­gu­ro de que us­ted nos sien­te igual, co­mo par­te de su fa­mi­lia. Hay una co­rrien­te de ca­ri­ño en las dos di­rec­cio­nes. Nos gus­ta­ría de ver­dad que hoy la sin­tie­ra con to­da la fuer­za que se me­re­ce».

An­tes de le­van­tar las co­pas en al­to pa­ra brin­dar jun­tos in­ter­vino tam­bién el di­rec­tor ge­ne­ral de la cor­po­ra­ción, Lois Blan­co. «Va­mos a le­van­tar la co­pa por su ochen­ta cum­plea­ños. To­dos es­ta­rán de acuer­do con­mi­go en que po­dría­mos brin­dar por el em­pre­sa­rio, por el em­pren­de­dor, por el lu­cha­dor, por el pa­trón, pe­ro tam­bién por el com­pa­ñe­ro, por una tra­yec­to­ria de éxi­tos con mo­men­tos di­fí­ci­les ya su­pe­ra­dos, pe­ro voy a pe­dir que brin­den con­mi­go y re­pi­tan con­mi­go ¡Fe­li­ci­da­des, edi­tor!».

Emo­cio­na­do y con una «ale­gría in­men­sa», San­tia­go Rey re­cor­dó que na­ció «pa­ra ser edi­tor» y que des­pre­ció «to­do lo que no fue­se eso» y no acep­tó «ni ne­go­cios ni pre­ben­das». «He de­ja­do aquí mi vi­da», afir­mó. Ade­más, di­jo de­lan­te de to­da su gen­te: «Sois vo­so­tros los que vais a de­ci­dir có- mo sa­lir de es­ta gra­ví­si­ma si­tua­ción mun­dial en la que es­tán to­dos los pe­rió­di­cos del mun­do y sois vo­so­tros los que vais a de­ci­dir si que­réis so­bre­vi­vir y con­ser­var el le­ga­do que os doy y el es­fuer­zo que os ha­béis ga­na­do. Voy a acom­pa­ña­ros y voy a in- ten­tar se­guir ha­cién­do­lo de for­ma que, a pe­sar de to­dos los de­fec­tos que te­ne­mos to­dos, po­da­mos con­ser­var un fe­nó­meno ge­nial: La Voz de Ga­li­cia». Ade­más, pro­me­tió con­ti­nuar con su la­bor de for­ma fir­me: «Con­ti­nua­re­mos sien­do in­de­pen­dien­tes de to­do el mun­do, de to­do ti­po de po­der...». Y, pa­ra aca­bar, deseó: «Oja­lá que el día de ma­ña­na os acor­déis de mis in­men­sas gra­cias».

«Po­dría­mos brin­dar por el em­pre­sa­rio, el em­pren­de­dor, el pa­trón y el com­pa­ñe­ro, pe­ro hoy brin­de­mos por el edi­tor» Lois Blan­co Di­rec­tor ge­ne­ral de la Cor­po­ra­ción Voz «Us­ted ha­ce la di­fe­ren­cia de la que nos sen­ti­mos or­gu­llo­sos» Jor­ge Ca­sa­no­va Pre­si­den­te del Co­mi­té de Em­pre­sa «Na­cí pa­ra ser edi­tor y des­pre­cié to­do lo que no fue­se eso. He de­ja­do aquí mi vi­da» San­tia­go Rey Fer­nán­dez-La­to­rre Pre­si­den­te de La Voz de Ga­li­cia

V. MEJUTO, M. MÍ­GUEZ

San­tia­go Rey, acom­pa­ña­do de Sa­lo­mé Fer­nán­dez-San Ju­lián, ce­le­bró su cum­plea­ños ro­dea­do de nu­me­ro­sos miem­bros de las em­pre­sas de la Cor­po­ra­ción Voz de Ga­li­cia.

San­tia­go Rey abra­za a Jor­ge Ca­sa­no­va ante Lois Blan­co.

Los asis­ten­tes re­ci­bie­ron al pre­si­den­te de La Voz con un largo aplau­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.