Re­cu­pe­ra tu son­ri­sa en el menor tiem­po po­si­ble

“La téc­ni­ca de Car­ga In­me­dia­ta per­mi­te co­lo­car el im­plan­te y la co­ro­na en el mis­mo día”

La Voz de Galicia (Ferrol) - El Comarcal Ferrol - - Los Caminos Ocultos -

La im­plan­to­lo­gía es una de las es­pe­cia­li­da­des de la odon­to­lo­gía que más ha evo­lu­cio­na­do en los úl­ti­mos tiem­pos. El im­plan­te es una raíz ar­ti­fi­cial, ge­ne­ral­men­te de ti­ta­nio, que sus­ti­tu­ye la raíz del dien­te y so­bre la que pos­te­rior­men­te se co­lo­ca la pró­te­sis. El re­sul­ta­do fi­nal es idén­ti­co al de los dien­tes na­tu­ra­les, tan­to en as­pec­to co­mo en re­sis­ten­cia.

En Vi­tal­dent uti­li­zan los im­plan­tes más avan­za­dos, fa­bri­ca­dos en ma­te­ria­les

bio­com­pa­ti­bles que mi­ni­mi­zan el re­cha­zo y fa­vo­re­cen la in­te­gra­ción del im­plan­te en el hue­so.

Gra­cias a es­ta os­teoin­te­gra­ción, la nue­va

pie­za ten­drá to­da la re­sis­ten­cia y for­ta­le­za pro­pia de los dien­tes per­mi­tien­do mas­ti­car o mor­der sin

pro­ble­mas.

Pér­di­da de pie­zas

Cuan­do se pro­du­ce la pér­di­da de un dien­te, las pie­zas ad­ya­cen­tes se des­pla­zan, pue­den apa­re­cer ca­ries, sen­si­bi­li­dad, in­fla­ma­ción de las en­cías, pro­ble­mas di­ges­ti­vos y en­ve­je­ci­mien­to fa­cial. La apa­ri­ción de pro­ble­mas di­ges­ti­vos se de­be a que el pro­pio des­pla­za­mien­to pro­vo­ca que la mas­ti­ca­ción no se reali­ce de ma­ne­ra ade­cua­da y los ali­men­tos sean di­ge­ri­dos de for­ma co­rrec­ta. La pér­di­da de pie­zas den­ta­les tam­bién in­flu­ye en el as­pec­to: los hue­sos ma­xi­la­res se des­gas­tan rá­pi­da­men­te per­dien­do en­cía, se en­du­re­cen los ras­gos y apa­re­cen arru­gas pre­ma­tu­ras.

Car­ga in­me­dia­ta

En Vi­tal­dent ofre­cen un nue­vo tra­ta­mien­to de im­plan­tes, la ‘car­ga in­me­dia­ta’, in­di­ca­do pa­ra to­das aque­llas per­so­nas que su­fren la pér­di­da de una, va­rias o to­das sus pie­zas den­ta­les o los tie­nen muy de­te­rio­ra­dos. La téc­ni­ca de ‘car­ga in­me­dia­ta’ per­mi­te co­lo­car el im­plan­te y la co­ro­na en el mis­mo día. Con­sis­te en co­lo­car el nú­me­ro de im­plan­tes que pre­ci­se el pa­cien­te, bien un im­plan­te uni­ta­rio o bien una ar­ca­da com­ple­ta. En ca­so de tra­tar­se de una ar­ca­da com­ple­ta, se pue­den co­lo­car cua­tro o seis im­plan­tes que pres­ten un apo­yo óp­ti­mo pa­ra co­lo­car una pró­te­sis. Si se tra­ta de un im­plan­te uni­ta­rio, se co­lo­ca­rá el im­plan­te y pos­te­rior­men­te la co­ro­na. To­do ello se rea­li­za en el mis­mo día que se co­lo­can los im­plan­tes. De es­te mo­do, el pa­cien­te sa­le de la clí­ni­ca, in­de­pen­dien­te­men­te del nú­me­ro de im­plan­tes, con su pró­te­sis co­lo­ca­da. La pró­te­sis que se co­lo­ca es pro­vi­sio­nal, pa­ra ga­ran­ti­zar una co­rrec­ta os­teoin­te­gra­ción del im­plan­te en el hue­so. Una vez com­ple­ta­do el pe­rio­do de os­teoin­te­gra­ción, a par­tir del ter­cer mes, se po­drá co­lo­car la pró­te­sis de­fi­ni­ti­va. Son nu­me­ro­sas las ven­ta­jas de la ‘car­ga in­me­dia­ta’, por ejem­plo la po­si­bi­li­dad de lle­var de for­ma cons­tan­te la pró­te­sis pro­vi­sio­nal fi­ja sin ne­ce­si­dad de lle­var las mo­les­tas pró­te­sis re­mo­vi­bles, lo que fa­ci­li­ta tam­bién la adap­ta­ción –de for­ma pro­gre­si­va– a la pró­te­sis de­fi­ni­ti­va. Gra­cias a es­ta in­me­dia­tez, el pa­cien­te pue­de recuperar la fun­cio­na­li­dad de sus dien­tes, es­pe­cial­men­te des- de el pun­to de vis­ta mas­ti­ca­to­rio, así co­mo me­jo­rar su fo­na­ción. Otro de los as­pec­tos a te­ner en cuen­ta es el es­té­ti­co. Los pa­cien­tes, es­pe­cial­men­te los edén­tu­los, pue­den dis­fru­tar de sus dien­tes fi­jos des­de el mis­mo día en que se co­lo­can los im­plan­tes. Es­to, sin du­da, su­po­ne una me­jo­ra no­ta­ble des­de el pun­to de vis­ta de la au­to­es­ti­ma del pa­cien­te que vuel­ve a son­reír con co­mo­di­dad y con­fian­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.