País de ríos al que la garza re­gre­sa

Por las pa­rro­quias de San­ta Mariña de Si­llo­bre y San Sal­va­dor —o Di­vino Sal­va­dor— de Fe­ne, que lin­dan con la Dió­ce­sis de Mon­do­ñe­do, el río de Sáa se con­vier­te en Cá­da­vo con­for­me sus aguas cre­cen

La Voz de Galicia (Ferrol) - El Comarcal Ferrol - - Por Los Viejos Caminos, Entre Misterios - [RA­MÓN LOU­REI­RO]

Con­ven­drán us­te­des con­mi­go en que Do­ña Garza, que ca­da año nos vi­si­ta por es­te tiem­po, se ha con­ver­ti­do en to­do un per­so­na­je. En me­dio de lo que an­ta­ño fue la Fra­ga de Fe­ne, de la que so­lo que­dan res­tos a ori­llas del río, se pa­sea muy tran­qui­la, a la es­pe­ra de que las aguas le trai­gan el desa­yuno y, de vez en cuan­do, tam­bién la merienda. No es que se ha­ya do­mes­ti­ca­do, exac­ta­men­te, ni mu­chí­si­mo me­nos (ten­go yo se­rias du­das de que pue­da do­mes­ti­car­se la poe­sía, y en es­ta ave tan her­mo­sa hay mu­cho de poe­ta), pe­ro sí que ha ido apren­dien­do, con­for­me fue pa­san­do el tiem­po, que la gen­te no le ha­ce da­ño, que no tie­ne na-

da que te­mer de ella. Y así, aun­que tam­po­co per­mi­ta que se le acer­quen de­ma­sia­do —en­se­gui­da echa a vo­lar si hay al­go que le mo­les­te— tam­po­co tie­ne in­con­ve­nien­te al­guno en que la ob­ser­ven mien­tras vi­gi­la el cur­so del agua, a ori­llas de uno de esos pe­que­ños ríos que tan im­por­tan­tes eran pa­ra Ra­mi­ro Fon­te y Ro­sa­lía.

El río, co­mo us­te­des bien sa­ben, y co­mo me pi­de in­sis­ten­te­men­te que les re­cuer­de la Cá­ma­ra de Ju­gue­te, se lla­ma Cá­da­vo en su cur­so ba­jo, Río de Sáa en su cur­so al­to, y no fal­ta quien ase­gu­re que en al­gu­nos otros tra­mos tie­ne tam­bién otros nom­bres di­fe­ren­tes; y es el río que re­co­ge, por ejem­plo, las aguas que pa­san jun- to a la igle­sia de San­ta Mariña de Si­llo­bre, aguas con fa­mas de mi­la­gro­sas que se unen al cau­ce prin­ci­pal don­de co­mien­za la pa­rro­quia del Di­vino Sal­va­dor de Fe­ne, po­co más o me­nos.

Las lie­bres de an­ta­ño

Se di­ce que el va­lle de río de Sáa fue lu­gar de mu­cha lie­bre, co­sa de la que al­gu­nos veteranos ca­za­do­res dan en­tu­sias­ta testimonio. Has­ta hay quien di­ce que to­da­vía se ve al­gún ejem­plar de vez en cuan­do, pe­ro ni la Cá­ma­ra de Ju­gue­te ni Ser­vi­dor de Us­te­des he­mos po­di­do —pa­ra qué va­mos a en­ga­ñar­nos— com­pro­bar eso. Lo que sí pue­de ver cual­quie­ra, en cam­bio, es que es­te año vuel­ve a ha­ber en sus aguas mu­cha tru­cha. So­bre to­do en­tran­do en la pa­rro­quia de Fe­ne pro­pia­men­te di­cha. Y eso —que vuel­va a ha­ber mu­cha y bue­na tru­cha en el agua— es al­go que Do­ña Garza, co­mo sal­ta a la vis­ta, ce­le­bra.

Ca­ba­llos de Orien­te

Por allí si­gue, ade­más, a ori­llas del ca­mino que co­mien­za en la dió­ce­sis com­pos­te­la­na y aca­ba en la dió­ce­sis min­do­nien­se, la pie­dra en la que di­cen que sue­len ama­rrar sus ca­ba­llos los Re­yes Ma­gos cuan­do ha­cen un al­to en el ca­mino la vís­pe­ra de su pro­pia fiesta. Pe­ro no sa­be uno que pen­sar. Por­que Don Melchor, Don Gas­par y Bal­ta­sar sue­len ir en ca­me­llo.

[FO­TO­GRA­FÍAS DE RA­MÓN LOU­REI­RO]

Los ca­mi­nos del va­lle por el que dis­cu­rre el río de Sáa atra­vie­san las lin­des de las dió­ce­sis de Santiago de Com­pos­te­la y Mon­do­ñe­do

Do­ña Ga

En su cur­so ba­jo, el río de Sáa ad­quie­re el nom­bre de Cá­da­vo y se di­ri­ge, des­de la pa­rro­quia de Fe­ne, ha­cia Per­lío

ar­za vuel­ve a vi­si­tar, a es­tas al­tu­ras del año, la vie­ja fra­ga de Fe­ne

Si­llo­bre, don­de se le rin­de tri­bu­to a San Ra­món Mi­la­gro­so

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.