Los años de glo­ria del Sa­la­bar­do

El pri­mer lo­cal no te­nía agua, ni luz, ni ne­ve­ra, ni ca­fe­te­ra, ni aseos; en el úl­ti­mo man­da­ba la te­rra­za

La Voz de Galicia (Ferrol) - El Comarcal Ferrol - - Cedeira - [ANA F. CU­BA]

Ma­nuel Lou­rei­ro, El Pa­tro­na (mo­te que se ga­nó de ni­ño por su an­sia de que lle­ga­ran las fies­tas, pa­ra po­der co­mer pan de tri­go y ros­cón), y An­to­nia Leo­nar­do, hi­ja de Pa­qui­to de la Chu­pi­na, re­gen­ta­ron du­ran­te 50 años el Sa­la­bar­do, el bar que abrie­ron los pa­dres de Ma­nuel en 1944 en el mue­lle, con una con­ce­sión por 99 años. «Era una cha­bo­la de ma­de­ra de 40 me­tros cua­dra­dos, sin agua [iban a bus­car­la en ga­rra­fas a una fuen­te de la pla­ya de Area­lon­ga], ni luz [usa­ban una lám­pa­ra de gas y can­di­les], ni ne­ve­ra [en­fria­ban las be­bi­das en el mar], ni ca­fe­te­ra, ni vá­ter», co­mo re­cuer­da. «En la cha­bo­la es­tu­vo unos años, des­pués en un al­ma­cén [mis pa­dres dor­mían allí por­que las ta­rra­fas ve­nían de no­che] y lue­go jun­to al ta­ller del me­cá­ni­co», re­la­ta.

Y allí se­guía el Sa­la­bar­do en 1961, cuan­do Ma­nuel y An­to­nia se ca­sa­ron y se hi­cie­ron car­go del ne­go­cio. «Aquel año em­pe­zó la vo­lan­ta —ex­pli­ca An­to­nia—, an­tes es­ta­ban los bar­cos de cer­co, que iban a la sar­di­na, el ju­rel, la lan­gos­ta... Con la mer­lu­za el pue­blo em­pe­zó a cre­cer». El ho­ra­rio del bar, que tam­bién abas­te­cía de ví­ve­res a los bo­ni­te­ros, se adap­ta­ba a las ven­tas de la lon­ja, don­de aca­ba­ron mu­dán­do­se, en 1991, con una te­rra­za de cien me­tros cua­dra­dos y una pal­me­ra. «En esa épo­ca tam­bién em­pe­zó la co­se­cha del per­ce­be, an­tes no se co­no­cía. ¡Quién iba a de­cir­les (a los ma­ri­ne­ros) que iban a vi­vir del per­ce­be!», co­men­tan. El bar no te­nía co­ci­na, pe­ro allí se ser­vía «de to­do». An­to­nia pre­pa­ra­ba en ca­sa tor­ti­llas —«co­no­ci­das en to­da Es­pa­ña, por los ve­ra­nean­tes»—, pul­po, ca­la­ma­res o ca­ma­rón; co­cía per­ce­bes pa­ra los tu­ris­tas y «ha­cía bo­ca­di­llos pa­ra los pes­ca­do­res, de ja­món, que­so con mem­bri­llo, pa­rro­chi­tas, chi­cha­rros, anchoas...». «Éra­mos jó­ve­nes, dos atle­tas tra­ba­jan­do», año­ra Ma­nuel—. El es­fuer­zo me­re­ció la pe­na, la lle­ga­da de las má­qui­nas tra­ga­pe­rras mar­có «la me­jor épo­ca» y la gen­te del mar, en in­vierno, y los tu­ris­tas, en ve­rano, lle­na­ban el es­ta­ble­ci­mien­to, por el que em­pe­za­ron pa­gan­do 13.000 pe­se­tas de al­qui­ler men­sual y lle­ga­ron a 75.000 (450 eu­ros).

El 1 de ju­nio de 1999, el Sa­la­bar- do fue uno de los es­ce­na­rios del ma­yor con­flic­to re­cien­te vi­vi­do en Ce­dei­ra. Allí se re­fu­gia­ron los per­ce­bei­ros pa­ra es­ca­par de las car­gas de los an­ti­dis­tur­bios, que acu­die­ron al puer­to pa­ra im­pe­dir­les ven­der el ma­ris­co que ha­bían ex­traí­do en Ca­ri­ño. «Aque­llos hom­bre enor­mes ti­ra­ron la puer­ta del bar, dis­pa­ra­ban pe­lo­tas de go­ma, las cam­pa­nas to­ca­ban a fue­go, fue­ra em­pe­za­ron a ar­der los con­te­ne­do­res, era una es­ce­na de gue­rra... Pa­sa­mos mu­chí­si­mo mie­do y cau­sa­ron mu­chos des­tro­zos», re­me­mo­ra An­to­nia.

«Con los clien­tes mu­chas ve­ces hay que per­der la ra­zón», re­co­no­ce Ma­nuel, que ya ayu­da­ba a sus pa­dres en el ne­go­cio con 15 años. Al fi­nal aca­bó «ha­cien­do los re­ca­dos», pa­ra echar­le una mano a su hi­jo Qui­co, que tam­bién tra­ba­jó en el lo­cal. «Era bo­ni­to, co­mo una familia, te­nías tra­to con to­dos, la gen­te ha­bla­ba, traía no­ve­da­des, ju­ga­ban la par­ti­da...», evo­ca An­to­nia, que si­gue rei­nan­do en los fo­go­nes, aho­ra pa­ra su familia.

El 1 de ju­nio del 99, los per­ce­bei­ros que es­ca­pa­ban de los an­ti­dis­tur­bios se re­fu­gia­ron allí

[ÁN­GEL MANSO]

An­to­nia y Ma­nuel, “El Pa­tro­na”, en el mue­lle ce­dei­rés

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.