LAXE

EL PRO­GRA­MA RELÁXESE PRO­MUE­VE LA DESESTACIONALIZACIÓN

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial1 - - PORTADA - CRIS­TI­NA VIU CAR­BA­LLO

La ex­tra­or­di­na­ria be­lle­za de la pla­ya de Laxe, en­mar­ca­da por un pa­seo que al­ter­na lo ur­bano y lo na­tu­ral, ha si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra que el mu­ni­ci­pio fue­ra con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les cen­tros de ve­ra­neo de la Cos­ta da Mor­te e in­clu­so de la pro­vin­cia de A Co­ru­ña.

Lle­gan a la lo­ca­li­dad cen­te­na­res de vi­si­tan­tes de dis­tin­tos pun­tos de Ga­li­cia y de Es­pa­ña, y en Laxe en­cuen­tran una vi­lla aco­ge­do­ra, ple­na de ac­ti­vi­da­des y vol­ca­da al mar tan­to en el are­nal ur­bano co­mo en las sal­va­jes Tra­ba y Soes­to, pa­raí­sos del surf, pe­ro tam­bién en­cla­ves de una gran im­por­tan­cia na­tu­ral e or­ni­to­ló­gi­ca, so­bre to­do en el ca­so de la la­gu­na.

Pre­ci­sa­men­te la ob­ser­va­ción de las aves es uno de los re­cur­sos que el Con­ce­llo de Laxe ha pues­to en va­lor en el pro­gra­ma Reláxese, des­ti­na­do a pro­mo­ver la desestacionalización del tu­ris­mo.

Las ac­ti­vi­da­des se re­to­man en oc­tu­bre, por­que has­ta en­ton­ces el mu­ni­ci­pio hier­ve de vi­si­tan­tes que pa­sean, co­men de ma­ra­vi­lla y to­man el sol so­bre la blan­quí­si­ma are­na de las pro­ba­ble­men­te más her- mo­sas pla­yas de la zo­na.

A par­tir del oto­ño, Laxe se­rá ar­queo­lo­gía, eco­lo­gía y ar­qui­tec­tu­ra, cues­tio­nes to­das ellas en las que el mu­ni­ci­pio pue­de sen­tar cá­te­dra y que pro­me­ten des­per­tar el in­te­rés de los que quie­ren co­no­cer un Laxe más quie­to y más au­tén­ti­co que el que se des­plie­ga en los me­ses de ve­rano, cuan­do las te­rra­zas son el cen­tro de aten­ción de la vi­da ur­ba­na y la pla­ya el lu­gar más vi­si­ta­do por las fa­mi­lias.

En cual­quier épo­ca del año, Laxe es tam­bién una hos­te­le­ría di­fe­ren­cia­da, que mos­tró su po­de­río en ju­nio, con la ru­ta de ta­pas ma­ri­ne­ras y que vol­ve­rá a po­ner de ma­ni­fies­to su pul­so es­te oto­ño con los pin­chos con cas­ta­ñas, co­mo com­ple­men­to a las ac­ti­vi­da­des pa­ra pro­mo­ver el mu­ni­ci­pio co­mo des­tino del tu­ris­mo eco­ló­gi­co.

En cuan­to a alo­ja­mien­tos, la ofer­ta es am­plia, va­ria­da, de mu­cha ca­li­dad y di­ri­gi­da a dis­tin­tos pú­bli­cos, aun­que la re­la­ción de Laxe con el mar es el leit­mo­tiv de to­da la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca, en gran me­di­da por­que el pue­blo vi­ve en gran me­di­da de lo ma­rí­ti­mo, so­bre to­do de la pes­ca y el ma­ris­queo. Los sen­de- ros más po­pu­la­res son los que re­co­rren la cos­ta y las fies­tas más im­por­tan­tes es­tán re­la­cio­na­das con los ma­ri­ne­ros y la Vir­xe do Car­me, que to­dos los años, a mediados de agos­to, ha­ce el mi­la­gro de re­su­ci­tar a un ma­ri­ne­ro aho­ga­do y pos­tra­do a sus pies por sus com­pa­ñe­ros, su­per­vi­vien­tes de un nau­fra­gio si­mu­la­do, pe­ro de gran car­ga dra­má­ti­ca y emo­ti­va.

Pe­ro es el buen am­bien­te lo que ca­rac­te­ri­za la vi­da en Laxe du­ran­te el ve­rano. Des­de la vi­lla se pue­den rea­li­zar pe­que­ñas ex­cur­sio­nes pa­ra ver co­sas tan dis­tin­tas co­ma A es­pe­ra, que re­pre­sen­ta a una mu­jer aguar­dan­do un bar­co que no lle­ga, el castro de Cas­tre­los, la For­ne­la dos Mou­ros o la pla­ya dos Cris­tais, for­ma­da jun­to al an­ti­guo ver­te­de­ro por los tro­zos de bo­te­llas arro­ja­das allí, que el mar fue pu­lien­do has­ta con­ver­tir­la en una pe­que­ña ca­la co­lo­ri­da y úni­ca.

FO­TO ANA GAR­CIA

Soes­to es uno de los más her­mo­sos es­pa­cios na­tu­ra­les del mu­ni­ci­pio de Laxe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.