La pre­ca­rie­dad la­bo­ral y el pre­cio del com­bus­ti­ble, ac­tua­les re­tos pa­ra el sec­tor del trans­por­te

La aso­cia­ción de em­pre­sa­rios del sec­tor de­fien­de los de­re­chos de sus pro­fe­sio­na­les

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial1 - - Noticias -

An­to­nio Se­ña­rís del Río (San­tia­go, 1979) pre­si­de la aso­cia­ción co­ru­ñe­sa de em­pre­sa­rios del trans­por­te As­cen­tra des­de abril del año 2016 y, dos me­ses des­pués, fue ele­gi­do pre­si­den­te de la ga­lle­ga Fe­tram (que agru­pa a As­cen­tra, la lu­cen­se Ae­tram y la pon­te­ve­dre­sa Ate­fri­mer). Es­te es un sec­tor con mu­chos fren­tes abier­tos y en el que Se­ña­rís del Río no ve “bro­tes ver­des”, por lo que exi­ge me­di­das pa­ra me­jo­rar su si­tua­ción.

Uno de los fren­tes abier­tos es la ne­ce­si­dad de una ar­mo­ni­za­ción del sec­tor en ma­te­rias la­bo­ral, fis­cal y de pro­tec­ción.

En el as­pec­to la­bo­ral, en­tre pro­vin­cias de la mis­ma co­mu­ni­dad Autónoma, exis­ten di­fe­ren­cias sa­la­ria­les. Com­pa­ran­do A Co­ru­ña y Pon­te­ve­dra, exis­ta un sal­to de com­pe­ti­ti­vi­dad al te­ner dos Con­ve­nios Co­lec­ti­vos muy dis­pa­res. En otro ex­tre­mo sa­la­rial de Ga­li­cia, se en­cuen­tra Ou­ren­se con unas ta­blas sa­la­ria­les más ba­jas. A Co­ru­ña dis­fru­ta del oc­ta­vo con­ve­nio más al­to de Es­pa­ña.

Otras Co­mu­ni­da­des ve­ci­nas con con­ve­nios sa­la­ria­les muy eco­nó­mi­cos, pro­vo­can que mu­chas em­pre­sas aca­ben cen­san­do sus se­des so­cia­les en esos te­rri­to­rios y así po­der ofer­tar ser­vi­cios más eco­nó­mi­cos. Si ob­ser­va­mos el ám­bi­to con­ti­nen­tal y ha­ce­mos una com­pa­ra­ti­va en­tre Es­pa­ña y paí­ses de úl­ti­ma in­cor­po­ra­ción a la U.E., ha­bla­ría­mos de dis­pa­ri­da­des abis­ma­les, en las que por uni­dad de tra­ba­jo —me re­fie­ro a un con­jun­to de trac­to­ra, se­mi­rre­mol­que, em­plea­do, im­pues­tos y car­bu­ran­tes— se po­dría lle­gar a unos 1.800,00 eu­ros de di­fe­ren­cia por uni­dad. Es in­te­rés de las Aso­cia­cio­nes in­ten­tar que se es­ta­blez­ca al­gún ti­po de ar­mo­ni­za­ción pa­ra no fa­vo­re­cer que las em­pre­sas se des­lo­ca­li­cen en otros paí­ses pa­ra te­ner un aho­rro fis­cal y la­bo­ral, lo que se­ría com­pe­ten­cia des­leal.

En te­rreno fis­cal, te­ne­mos el im­pues­to es­pe­cial de hi­dro­car­bu­ros en el má­xi­mo. En es­te ca­so, Ga­li­cia gra­va 48 eu­ros por ca­da 1.000 li­tros re­pos­ta­dos en cual­quie­ra de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio den­tro de la co­mu­ni­dad. Sin em­bar­go, la ve­ci­na As­tu­rias, gra­va con me­nos im­pues­to los car­bu­ran­tes, y Cas­ti­lla y León se en­cuen­tra exen­ta de di­cho im­pues­to. Es­to tam­bién ge­ne­ra in­tere­ses des­fa­vo­ra­bles a la ho­ra de ofer­tar y aca­rrea se­ve­ros pro­ble­mas a las es­ta­cio­nes de ser­vi­cios de las pro­vin­cias li­mí­tro­fes, al ser me­nor el pre­cio del com­bus­ti­ble de las pro­vin­cias li­mí­tro­fes.

Se ne­ce­si­ta una nor­ma­ti­va que re­gu­le el ac­ce­so a la pro­fe­sión, ya que una pos­tu­ra “ube­ri­za­da”, pue­de aca­bar en una ato­mi­za­ción del trans­por­te, ma­si­fi­ca­ción que pue­de aca­rrear la des­truc­ción de pues­tos de tra­ba­jo, en la ce­sión ile­gal de tra­ba­ja­do­res y, en de­fi ni­ti­va, en más pre­ca­rie­dad la­bo­ral. Des­de AS­CEN­TRA, ve­mos la ne­ce­si­dad de bus­car una sal­va­guar­dia. Con es­ta ul­tra­li­be­ra­li­za­do­ra re­for­ma, se crea­rá una to­tal ines­ta­bi­li­dad en el mer­ca­do, pro­vo­can­do tam­bién un en­ve­je­ci­mien­to ma­yor del par­que mó­vil — que en 2007 se si­tua­ba de me­dia en los 7 años, y que ac­tual­men­te ron­da de me­dia los 10—, lo que sig­ni­fi­ca que pue­den exis­tir vehícu­los en cir­cu­la­ción con una tec­no­lo­gía tan ob­so­le­ta que pue­de po­ner en en­tre­di­cho la se­gu­ri­dad en ca­rre­te­ra.

La bol­sa de em­pleo

La em­plea­bi­li­dad es otro pun­to dé­bil, ya la ofer­ta de con­duc­to­res pro­fe­sio­na­les en el mer­ca­do es muy ba­ja. Los mo­ti­vos prin­ci­pa­les a es­ta es­ca­sez de pro­fe­sio­na­les son, en­tre otros, el al­to cos­te de la ob­ten­ción de los car­nets ha­bi­li­tan­tes pa­ra po- der ejer­cer la pro­fe­sión: pa­ra po­der con­du­cir un vehícu­lo ar­ti­cu­la­do son ne­ce­sa­rios 4 car­nets, des­de el per­mi­so B, pa­san­do por el pro­fe­sio­nal C y el C+E. Pe­ro ade­más, pa­ra po­der ejer­cer, es obli­ga­to­rio ob­te­ner un car­net de pro­fe­sio­na­li­dad, que hay que re­no­var ca­da cin­co años, con un cur­so. Es­to pue­de su­po­ner un cos­te ele­va­do pa­ra ejer­cer una de las pro­fe­sio­nes más an­ti­guas y con ver­da­de­ra vo­ca­ción.

El trans­por­te es una pro­fe­sión dig­na, una ac­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria pa­ra to­da la eco­no­mía y pa­ra to­dos los sec­to­res. Un con­duc­tor pro­fe­sio­nal es una per­so­na que apor­ta gran­des ser­vi­cios, sa­cri­fi­can­do en mu­chas oca­sio­nes su con­ci­lia­ción fa­mi­liar, de­jan­do de ver cre­cer a sus hi­jos, dur­mien­do a me­nu­do en un cu­bícu­lo no más grande de 2 m², lu­chan­do con­tras las ad­ver­si­da­des me­teo­ro­ló­gi­cas, cum­plien­do con sus en­tre­gas a tiem­po, y siem­pre res­pe­tan­do la nor­ma­ti­va exi­gen­te del ho­ra­rio de con­duc­ción y des­can­so. La si­nies­tra­li­dad en los vehícu­los in­dus­tria­les su­po­ne el 15% del to­tal de si­nies­tros y en la ma­yo­ría de los ca­sos el cul­pa­ble no es el trans­por­tis­ta.

El sec­tor pre­ci­sa una ar­mo­ni­za­ción en ma­te­rias la­bo­ral, fis­cal y de se­gu­ri­dad

An­to­nio Se­ña­rís del Río, pre­si­den­te de As­cen­tra, tra­ba­jan­do en su des­pa­cho

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.