Tes­te­mu­ño de Ac­ción de Gra­zas, Sor Paola Ore­lla­na

Tes­ti­mo­nio de ac­ción de gra­cias por sus bo­das de pla­ta co­mo re­li­gio­sa

La Voz de Galicia (Ferrol) - Especial2 - - Portada -

Ben­di­ce al­ma mía al Se­ñor, y to­do mi ser a su san­to nom­bre; no ol­vi­des sus mu­chos be­ne­fi­cios, ben­di­ce al­ma mía al Se­ñor” (Sal 102) Jun­to a las pa­la­bras de es­te sal­mo, quie­ro ele­var mi Ac­ción de Gra­cias al Se­ñor por su in­fi­ni­to amor y mi­se­ri­cor­dia pa­ra con­mi­go, por ha­ber­me lla­ma­do a su se­gui­mien­to y por per­mi­tir­me con su gra­cia lle­gar has­ta es­te día, en el que he ce­le­bra­do los 25 años de mi Con­sa­gra­ción Re­li­gio­sa. La Eu­ca­ris­tía tu­vo lu­gar el día 28 de oc­tu­bre en la Ca­pi­lla del Hos­pi­tal Juan Car­do­na de Ferrol, lu­gar don­de vi­vi­mos y rea­li­za­mos nues­tro apos­to­la­do, y fue pre­si­di­da por nues­tro ca­pe­llán D. José Ve­lo Nie­to.

Mi nom­bre es Sor Paola Ore­lla­na Fie­rro y per­te­nez­co al Ins­ti­tu­to “Sier­vas de Je­sús de la Ca­ri­dad”, Con­gre­ga­ción fun­da­da por San­ta Ma­ría Jo­se­fa del Co­ra­zón de Je­sús, cu­ya mi­sión prin­ci­pal es el cui­da­do de los en­fer­mos en sus do­mi­ci­lios, y tam­bién en los hos­pi­ta­les, clí­ni­cas, centros pa­ra an­cia­nos; el cui­da­do de ni­ños en guar­de­rías in­fan­ti­les y de­más obras de be­ne­fi­cen­cia y ca­ri­dad.

Al ce­le­brar es­ta efe­mé­ri­de, ¿có­mo no lle­nar­me de ale­gría y gra­ti­tud a Dios por tan­tos be­ne­fi­cios re­ci­bi­dos, por sen­tir­me ama­da por Él y por to­do cuan­to ha rea­li­za­do en mi vi­da? Al igual que la Vir­gen Ma­ría, pue­do cantar mi “Mag­ni­fi­cat” y de­cir que “ha he­cho obras gran­des en mí”. Pri­me­ra­men­te me re­ga­ló el don de la vi­da, ha­cién­do­me na­cer en el seno de una fa­mi­lia cris­tia­na y des­pués me con­ce­dió el don de la vo­ca­ción, lla­mán- do­me a se­guir­le co­mo Sier­va de Je­sús de la Ca­ri­dad, pa­ra lle­var su amor y mi­se­ri­cor­dia a to­dos los her­ma­nos que su­fren en su cuer­po y en su es­pí­ri­tu. Ven­go del otro la­do del océano, con­cre­ta­men­te de Ecua­dor, de una ciu­dad lla­ma­da Lo­ja, y tam­bién allí el Se­ñor se hi­zo el en­con­tra­di­zo y me in­vi­tó a se­guir­le co­mo es­po­sa y sier­va su­ya. Des­de que di mi “Sí” al Se­ñor, pue­do de­cir que ha si­do Él quien ha guia­do mis pa­sos; vi­ne a Es­pa­ña pa­ra rea­li­zar mi for­ma­ción re­li­gio­sa, y tam­bién aquí y en Ita­lia (Ro­ma), he desa­rro­lla­do mi mi­sión co­mo Sier­va de Je­sús en los di­fe­ren­tes des­ti­nos que la obe­dien­cia me ha asig­na­do. Al igual que to­do dis­cí­pu­lo que si­gue al Se­ñor, mi vo­ca­ción ha si­do un ca­mino de ale­grías y de lu­chas, con mis caí­das y le­van­ta­das, pe­ro co­mo San Pablo pue­do ase­gu­rar que la gra­cia del Se­ñor nun­ca me ha fal­ta­do y que gra­cias a su amor y mi­se­ri­cor­dia he po­di­do per­se­ve­rar y lle­gar has­ta es­te día. Doy gra­cias al Se­ñor por to­das las per­so­nas que Él su­po po­ner en mi ca­mino y que son las que me han ayu­da­do en mi vo­ca­ción pa­ra cus­to­diar es­te te­so­ro que me ha si­do con­fia­do.

“Tu fi­de­li­dad Se­ñor sea el sos­tén de la mía, con la gra­cia de tu Es­pí­ri­tu”, pues sí, me si­go apo­yan­do en Él, ya que só­lo con su ayu­da po­dré ser­le fiel has­ta el fi­nal. Mi de­seo es se­guir tra­ba­jan­do por su ma­yor gloria y la sal­va­ción de las al­mas, lle­van­do con mi vi­da el amor y bon­dad de Dios a los her­ma­nos en­fer­mos y más ne­ce­si­ta­dos; es­to es lo que siem­pre he in­ten­ta­do y que quie­ro se­guir trans­mi­tien­do a to­das aque­llas per­so­nas que el Se­ñor pre­sen­ta en mi mi­sión, pa­ra que le sir­va en ellas, pues Él mis­mo di­jo: “Ca­da vez que lo hi­cis­teis con uno de es­tos, mis hu­mil­des her­ma­nos, con­mi­go lo hi­cis­teis”. En la Vir­gen Ma­ría, mi dul­ce Ma­dre, tam­bién con­fío y me aco­jo, y le pi­do que me ayu­de a per­se­ve­rar y a ser fiel al amor de su Di­vino Hi­jo, que cui­de de mi vo­ca­ción y que si­ga con­du­cien­do mis pa­sos por el ca­mino que me lle­ve has­ta el en­cuen­tro de­fi­ni­ti­vo con Él. A la in­ter­ce­sión de San­ta Ma­ría Jo­se­fa, nues­tra que­ri­da Ma­dre fun­da­do­ra tam­bién acu­do, y le pi­do que me ayu­de a ser una ver­da­de­ra Sier­va de Je­sús y que nos al­can­ce del Se­ñor ge­ne­ro­sas vo­ca­cio­nes, pa­ra se­guir pro­lon­gan­do su Reino. Agra­dez­co de co­ra­zón a to­das las per­so­nas que me acom­pa­ña­ron con su afec­to y cer­ca­nía en el día de mi Ac­ción de Gra­cias: A mis hermanas Sier­vas de Je­sús, a los Sier­vos de Je­sús lai­cos, a los Se­ño­res del Ca­bil­do de Go­bierno del Hos­pi­tal y per­so­nal del mis­mo, a los re­li­gio­sos y re­li­gio­sas de nues­tra dió­ce­sis, a los ami­gos y per­so­nas cer­ca­nas que qui­sie­ron es­tar pre­sen­tes y a tan­tos otros que des­de la dis­tan­cia, so­bre to­do mi que­ri­da fa­mi­lia, me acom­pa­ña­ron con su re­cuer­do y ora­ción. Es­pe­ro se­guir con­tan­do con vues­tra ora­ción y pi­do al Se­ñor que a to­dos ben­di­ga y re­com­pen­se por tan­ta ge­ne­ro­si­dad. Sor Paola Ore­lla­na Fie­rro S. de J.

Sor Paola, en el cen­tro (com­ple­ta­men­te de blan­co), acom­pa­ña­da de cin­co hermanas de su co­mu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.