Ri­car­do Díaz-Cas­te­le­iro, pre­si­den­te de la SAF, pre­pa­ra un li­bro so­bre Camilo Jo­sé Cela

«En es­ta ciu­dad ha­bría que aca­bar con las ex­clu­sio­nes», di­ce el pre­si­den­te de la SAF

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - PORTADA - RA­MÓN LOU­REI­RO

A na­die se le ocul­ta que Ri­car­do Díaz-Cas­te­le­iro Ro­me­ro (Fe­rrol, 1956) es, por en­ci­ma de cual­quier otra co­sa, un ilus­tra­do. Y, al mis­mo tiem­po, un li­be­ral. Un hom­bre fir­me­men­te con­ven­ci­do de que la so­cie­dad fun­cio­na me­jor cuan­do se de­ja que el ta­len­to, la crea­ti­vi­dad y la ca­pa­ci­dad pa­ra em­pren­der nue­vos pro­yec­tos flu­yan, al am­pa­ro de las le­yes, con el me­nor nú­me­ro de cor­ta­pi­sas po­si­ble, y del to­do ajeno a cual­quier cla­se de dog­ma­tis­mo. Pe­ro un li­be­ral, en su ca­so, de­ci­di­da­men­te con­ser­va­dor, aun­que ha­ya quien cree que siem­pre exis­te una con­tra­dic­ción en­tre am­bos tér­mi­nos. Hu­ma­nis­ta con­ven­ci­do, es tan de­vo­to de la cien­cia co­mo de las ar­tes y las le­tras. Na­die le ha­brá vis­to ele­var la voz, pe­ro siem­pre di­ce lo que pien­sa.

—¿Qué es hoy Fe­rrol?

—Fe­rrol es una ciu­dad en la que cual­quier co­sa que quie­ras ha­cer se en­cuen­tra con gran­des pro­ble­mas si tu pen­sa­mien­to no coin­ci­de con el de aque­llos que man­dan. Y si nos re­mi­ti­mos, por ejem­plo, al ám­bi­to de la cul­tu­ra, pa­ra cen­trar­nos en al­go más con­cre­to, me voy a per­mi­tir de­cir­le que he­mos lle­ga­do a una si­tua­ción tan tris­te que ni si­quie­ra po­dría­mos ha­ber­la ima­gi­na­do ja­más. Co­sa que me ape­na mu­cho, por­que ade­más es muy in­jus­ta. Es­ta es una ciu­dad a la que sus go­ber­nan­tes han pues­to en una di­fí­cil si­tua­ción. No se pue­de go­ber­nar así un ayun­ta­mien­to.

—¿A qué se re­fie­re?

—Pues, por po­ner otro ejem­plo, a que es del to­do inacep­ta­ble que quie­nes ad­mi­nis­tran, des­de el ayun­ta­mien­to, el di­ne­ro de to­dos los ciu­da­da­nos, ha­yan lle- ga­do a la con­clu­sión, se­gún se des­pren­de de sus ac­cio­nes, de que so­lo quie­nes son de su cuer­da

tie­nen de­re­cho a sen­tir­se apo­ya­dos por su ciu­dad. Así no se va a nin­gu­na par­te. Fe­rrol ha per­di­do has­ta el lu­gar que le co­rres­pon­de en la cul­tu­ra es­pa­ño­la.

—¿Y eso le pa­re­ce irre­ver­si­ble?

—No, a mí no me pa­re­ce irre­ver­si­ble ca­si na­da. Pe­ro lo pri­me­ro que ha­bría que re­cu­pe­rar es el es­pí­ri­tu de to­le­ran­cia que siem­pre ca­rac­te­ri­zó a los fe­rro­la­nos, que so­mos gen­te cos­mo­po­li­ta y pro­cli­ves al diá­lo­go. En es­ta ciu­dad ha­bría que aca­bar con las ex­clu­sio­nes. Quie­nes go­bier­nan Fe­rrol ten­drían que en­ten­der, y dé­je­me sub­ra­yar es­to, que no se pue­de es­tar to­do el día pen­san­do en có­mo se de­ja has­ta sin ai­re pa­ra res­pi­rar a quien pien­sa de otra ma­ne­ra. Quien es­tá al fren­te de un ayun­ta­mien­to tie­ne que go­ber­nar pa­ra to­dos. Con sen­ti­do co­mún, to­do vol­ve­ría a su lu­gar. Por­que Fe­rrol es una ciu­dad lle- na de gen­te es­tu­pen­da, una ciu­dad re­ple­ta de gen­te ge­ne­ro­sa, vol­ca­da en los de­más y muy bri­llan­te. Lo úni­co que ne­ce­si­ta Fe­rrol es que no le es­tén cor­tan­do las alas con­ti­nua­men­te.

—Por cier­to, ¿có­mo va la es­cri­tu­ra de su li­bro so­bre su gran ami­go Camilo Jo­sé Cela...? —¡Pues muy po­co a po­co...! Pe­ro avan­za. Si­go tra­ba­jan­do en ello. Quie­ro reivin­di­car no so­lo al ami­go, sino tam­bién al es­cri­tor: al úni­co Pre­mio No­bel ga­lle­go.

«Es­ta es una ciu­dad a la que sus go­ber­nan­tes han pues­to en una di­fí­cil si­tua­ción» «Ha­bría que re­cu­pe­rar la to­le­ran­cia que siem­pre ca­rac­te­ri­zó a los fe­rro­la­nos» «Quien es­tá al fren­te de un ayun­ta­mien­to tie­ne que go­ber­nar pa­ra to­dos»

JO­SÉ PAR­DO

«Fe­rrol ne­ce­si­ta que no le es­tén cor­tan­do las alas con­ti­nua­men­te», di­ce Díaz-Cas­te­le­iro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.