«La in­su­fi­cien­cia car­día­ca es la pa­to­lo­gía con más in­gre­sos»

La pri­me­ra Char­la sa­lu­da­ble de As Pon­tes abor­da­rá el miér­co­les la tras­cen­den­cia de es­ta do­len­cia

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - FERROL - BEA ABE­LAI­RAS

Ló­pez Pé­rez (Lu­go, 1984) es car­dió­lo­go en el Com­ple­jo Uni­ver­si­ta­rio de Fe­rrol (CHUF) y el en­car­ga­do de im­par­tir la pri­me­ra Char­la sa­lu­da­ble que or­ga­ni­zan La Voz y el área sa­ni­ta­ria en As Pon­tes con la co­la­bo­ra­ción del Con­ce­llo. Se­rá el pró­xi­mo miér­co­les en el au­di­to­rio Alo­vi (a las 20.30 ho­ras) y es­ta­rá de­di­ca­da a la in­su­fi­cien­cia car­día­ca.

—¿El tí­tu­lo de la char­la, «In­su­fi­cien­cia car­día­ca, su ver­da­de­ra im­por­tan­cia», su­gie­re que no se to­ma en se­rio a es­ta do­len­cia?

—La gen­te sa­be lo que es la dia­be­tes, la hi­per­ten­sión, pe­ro pa­ra mu­chas per­so­nas la in­su­fi­cien­cia car­día­ca to­da­vía es al­go que no les sue­na. Y es una en­fer­me­dad gra­ve, pe­ro aún es la gran des­co­no­ci­da de las en­fer­me­da­des car­día­cas. Po­dría­mos de­cir que es una epi­de­mia, ya que, por ejem­plo, es la pa­to­lo­gía mé­di­ca que cau­sa más in­gre­sos en los hos­pi­ta­les, es de­cir, de los que no tie­nen que ver con ci­ru­gías. Y es la pri­me­ra cau­sa de hos­pi­ta­li­za­ción en ma­yo­res de 65 años.

—¿Por qué es tan des­co­no­ci­da?

—Creo que he­mos con­se­gui­do tra­tar bien los in­far­tos, la dia­be­tes y otras do­len­cias, pe­ro es que la in­su­fi­cien­cia car­día­ca más que una en­fer­me­dad en sí mis­ma, es la vía fi­nal de mu­chas otras que afec­tan al co­ra­zón y gra­cias a que he­mos con­se­gui­do me­jo­rar los tra­ta­mien­tos nos en­con­tra­mos con que esos pa­cien­tes lle­gan a es­te pun­to.

—¿Es­tá aso­cia­da siem­pre a otras en­fer­me­da­des o a há­bi­tos de vi­da po­co sa­lu­da­bles?

—Evi­den­te­men­te, la cau­sa más fre­cuen­te de la in­su­fi­cien­cia en Es­pa­ña son los pro­ble­mas de las ar­te­rias del co­ra­zón y por eso una die­ta equi­li­bra­da, evi­tar la obe­si­dad y una vi­da sa­na, en ge­ne­ral, re­du­ce mu­cho las po­si­bi­li­da­des de pa­de­cer in­su­fi­cien­cia car­día­ca. La ten­sión, el al­cohol o los fár­ma­cos qui­mio­te­rá­pi­cos son otros de los fac­to­res que pue­den desa­rro­llar­la.

—¿La qui­mio­te­ra­pia?

—Sí, por­que son fár­ma­cos fuer­tes y muy po­ten­tes, ya que in­ten­tan eli­mi­nar esas cé­lu­las ma­lig­nas y al­gu­nos de es­tos tra­ta­mien­tos pue­den lle­gar a pro­du­cir to­xi­ci­dad so­bre el co­ra­zón, por eso los pa­cien­tes que re­ci­ben tra­ta­mien­tos qui­mio­te­rá­pi­cos los se­gui­mos de for­ma pre­ven­ti­va des­de car­dio­lo­gía.

—¿Có­mo es la evo­lu­ción de los pa­cien­tes?

—La in­su­fi­cien­cia po­dría em­pe­zar con un in­far­to que de­ja una ci­ca­triz en el co­ra­zón, que a lar­go pla­zo pro­vo­ca que el co­ra­zón se di­la­te y pier­da fuer­za, que son dos de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­ta en­fer­me­dad. La per­so­na pue­de pa­sar mu­cho tiem­po sin te­ner nin­gún sín­to­ma, pe­ro cuan­do se ma­ni­fies­ta los pri­me­ros son fa­ti­ga y re­ten­ción de lí­qui­dos. Po­deMa­nuel mos tra­tar­la y el men­sa­je que de­be­mos dar siem­pre tie­ne que ser po­si­ti­vo, por­que aun­que la en­fer­me­dad es gra­ve y el pro­nós­ti­co a lar­go pla­zo es omi­no­so, es cier­to que ya te­ne­mos vías mé­di­cas pa­ra ra­len­ti­zar es­ta pro­gre­sión y has­ta pue­den lle­gar a me­jo­rar el co­ra­zón da­ña­do.

—Tra­ta­mien­tos que im­pli­can tras­plan­tes...

—Ha­bi­tual­men­te los pa­cien­tes se tra­tan con pas­ti­llas y es muy im­por­tan­te que el en­fer­mo sea es­tric­to en su pro­pio cui­da­do, por­que pue­den de­tec­tar des­com­pen­sa­cio­nes o que ga­nan unos ki­los por­que es­tán re­te­nien­do lí­qui­dos y eso nos ayu­da a ir lle­van­do la en­fer­me­dad. Ini­cial­men­te el tra­ta­mien­to sue­le ser mé­di­co, con pas­ti­llas y un se­gui­mien­to es­pe­cial. Fe­rrol cuen­ta con una uni­dad de se­gui­mien­to de in­su­fi­cien­cias car­día­cas. Una vez que se su­pe­ran esas fa­ses ini­cia­les y el pa­cien­te si­gue mal, el re­cur­so fi­nal pue­de ser el tras­plan­te.

—¿Y el co­ra­zón ar­ti­fi­cial, co­mo el que lle­va, Sal­va­dor So­bral, el ga­na­dor de Eu­ro­vi­sión?

—Sí, es una al­ter­na­ti­va.

—¿Cuán­do se usa uno u otro?

— De­pen­de del per­fil del en­fer­mo, que es muy va­ria­do. El tras­plan­te es el re­cur­so más im­por­tan­te de la sa­ni­dad, pe­ro el pro­ble­ma es que ca­da vez hay me­nos do­nan­tes y los pa­cien­tes son ca­da vez ma­yo­res y so­por­tan peor la in­ter­ven­ción. Es que lle­gan a la en­fer­me­dad en eda­des muy avan­za­das. La reali­dad es que no hay ór­ga­nos pa­ra to­dos los pa­cien­tes que los ne­ce­si­tan y por eso sur­gen nue­vos apa­ra­tos que sir­ven a pa­cien­tes con­tra­in­di­ca­dos pa­ra el tras­plan­te o que es­pe­ran uno. De he­cho, mu­chos pue­den lle­var­lo du­ran­te to­da la vi­da, es una pe­que­ña mo­chi­la, que lle­va unas bom­bas que fun­cio­nan co­mo el co­ra­zón.

J. PAR­DO

Ma­nuel Ló­pez se ha es­pe­cia­li­za­do en in­su­fi­cien­cia car­día­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.