De cuan­do la «chus­ma» era con­de­na­da a re­mar en ga­le­ras

En el pa­sa­do, es­te tér­mino era usa­do pa­ra de­sig­nar a los re­me­ros, tam­bién lla­ma­dos «ga­leo­tes»

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - AGENDA -

Ac­tual­men­te cuan­do nos re­fe­ri­mos a «chus­ma», no so­le­mos uti­li­zar es­te tér­mino de for­ma ca­ri­ño­sa, ni ama­ble, sino to­do lo con­tra­rio, es de­cir, es­ta­mos ha­blan­do de gen­te soez, vul­gar, gro­se­ra, en ge­ne­ral mal­edu­ca­da, e in­clu­so des­pre­cia­ble, y por lo tan­to en un sen­ti­do muy des­pec­ti­vo.

Pe­ro real­men­te es­te no es el ori­gen de la pa­la­bra en cues­tión, por lo que re­sul­ta in­tere­san­te investigar so­bre su pro­ce­den­cia. Aun­que pa­rez­ca cu­rio­so es­ta pa­la­bra vie­ne del ge­no­vés an­ti­guo «ciüs­ma», que era co­mo se de­no­mi­na­ba an­ti­gua­men­te al con­jun­to de re­me­ros que tam­bién eran co­no­ci­dos co­mo «ga­leo­tes». Es­tos hom­bres eran obli­ga­dos a re­mar en las ga­le­ras. Pe­ro a su vez es­te vo­ca­blo pro­vie­ne de la pa­la­bra grie­ga «ké­leus­ma», cu­yo sig­ni­fi­ca­do era «can­to acom­pa­sa­do del re­me­ro».

Es in­tere­san­te re­cor­dar que pa­ra que las ga­le­ras avan­za­ran de for­ma óp­ti­ma en la mar era ne­ce­sa­rio una muy buena coor­di­na­ción en­tre los re­me­ros y pa­ra ello el je­fe de­bía di­ri­gir el mo­vi­mien­to de los re­mos. De for­ma ge­ne­ral la chus­ma es­ta­ba for­ma­da por de­lin­cuen­tes que cum­plían con­de­na en la Ma­ri­na Real pa­ra con­mu­tar sus pe­nas. El pe­río­do era de mí­ni­mo dos años pe­ro co­mún­men­te se alar­ga­ba es­te tiem­po pu­dien­do lle­gar has­ta diez años.

Ca­da ga­le­ra ne­ce­si­ta­ba unos 250 ga­leo­tes o re­me­ros, por lo que ima­gi­na­ros lo va­cías que de­bían es­tar las cár­ce­les de tie­rra con es­ta es­pe­cie de cam­bio. Pe­ro no so­lo se en­con­tra­ban con­vic­tos en­tre los miem­bros de la chus­ma; tam­bién ha­bía cau­ti­vos tur­cos o ber­be­ris­cos, e in­clu­so gen­te li­bre en bus­ca de una pa­ga. Las con­di­cio­nes de es­te gru­po en la ga­le­ra no se po­dría de­cir que eran muy agra­da­bles. Al sa­lir a na­ve­gar eran ata­dos con gri­lle­tes, la co­mi­da era es­ca­sa y la to­ma­ban en el mis­mo pues­to don­de re­ma­ban. En es­ta si­tua­ción tan du­ra era fre­cuen­te su­frir di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des. En ca­so de en­trar en com­ba­te es­ta­ban to­tal­men­te des­pro­te­gi­dos. Las ga­le­ras co­li­sio­na­ban en­tre sí con sus es­po­lo­nes y en­tra­ban en los bar­cos enemi­gos arra­san­do va­rias fi­las de re­me­ros. Si el bar­co se hun­día, la chus­ma es­ta­ba sen­ten­cia­da a ir­se al fon­do con el bar­co.

Los re­mos o ga­lo­chas so­lían ser de unos 12 me­tros de lar­go y cons­trui­dos de ma­de­ra de ha­ya, y ma­ne­ja­dos, ca­da uno, por cua­tro o cin­co hom­bres, que re­ci­bían dis­tin­tos nom­bres o de­no­mi­na­cio­nes ta­les co­mo: re­me­ros, re­ma­do­res, bo­ga­do­res, o bo­yas.

Los bue­nas bo­yas eran los re­me­ros vo­lun­ta­rios y asa­la­ria­dos equi­pa­rán­do­se a la gen­te de ca­bo (ofi­cia­les, ma­ri­ne­ros, lom­bar­de­ros y ar­ti­lle­ros); en­tre las bue­nas bo­yas des­ta­ca­ba el es­pal­der o bo­ga­van­te, lla­ma­do así por­que era el que iba más a po­pa y da­ba la es­pal­da a to­dos los de­más, mar­can­do el rit­mo de la pa­la­da; es­te pues­to lo ocu­pa­ban los más dies­tros y go­za­ban de cier­tos pri­vi­le­gios, prin­ci­pal­men­te ser li­bres. La otra cla­se, es de­cir la chus­ma, eran los for­za­dos del rey, in­di­vi­duos que por sus de­li­tos se les con­de­na­ba a re­mar en las ga­le­ras y, lo que es peor, en­ca­de­na­dos a sus pues­tos, por lo que tam­bién re­ci­bían el nom­bre de ban­cos y ga­leo­tes, aun­que eran ele­gi­dos más te­nien­do en cuen­ta su sa­lud y ro­bus­tez que la gra­ve­dad del de­li­to co­me­ti­do.

Aun­que son mu­chos los do­cu­men­tos don­de po­dre­mos en­con­trar el tra­ta­mien­to digno que se le da a la chus­ma, po­si­ble­men­te uno de los más cer­ca­nos a la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la es pre­ci­sa­men­te en el uni­ver­sal Don Qui­jo­te de la Man­cha, don­de, en uno de sus ca­pí­tu­los, se di­ce tex­tual­men­te: «(...)al su­bir don Qui­jo­te por la es­ca­la de­re­cha to­da la chus­ma le sa­lu­dó co­mo es usan­za cuan­do una per­so­na prin­ci­pal en­tra en la ga­le­ra». Si quie­res sa­ber más so­bre es­te te­ma, no du­des en vi­si­tar el Mu­seo Na­val.

Charl­ton Hes­ton, re­man­do en ga­le­ras en «Ben Hur»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.