«Ten­go que cru­zar las vías pa­ra ir a la car­ni­ce­ría, la igle­sia o el lo­cal so­cial»

Los ve­ci­nos de Per­lío se jue­gan la vi­da a diario ya que el tra­za­do fe­rro­via­rio di­vi­de el ba­rrio en dos mi­ta­des

La Voz de Galicia (Ferrol) - Ferrol local - - COMARCAS - CAR­LA ELÍAS

Ac­ti­vi­da­des ha­bi­tua­les del día a día co­mo ir al su­per­mer­ca­do o a la far­ma­cia pue­de su­po­ner pa­ra los ve­ci­nos del ba­rrio fe­nés de Per­lío to­da una ex­pe­rien­cia en la que se jue­gan la vi­da. Los re­si­den­tes lle­van en­fren­tán­do­se des­de ha­ce más de una dé­ca­da a una im­por­tan­te dis­yun­ti­va, dar un ro­deo al ba­rrio pa­ra po­der lle­gar al pun­to de des­tino o cru­zar las vías del tren por una zo­na sin ha­bi­li­tar pa­ra ello. «Por la par­te de arri­ba es­tá la igle­sia, la car­ni­ce­ría Vi­ñas que es a la que siem­pre va­mos, el lo­cal so­cial...», ex­po­ne co­mo ejem­plos Je­sús Án­gel Ares Váz­quez. Es el pre­si­den­te de la en­ti­dad ve­ci­nal y re­si­den­te en el ba­rrio, con­cre­ta­men­te, ubi­ca, en la «zo­na de abajo».

Aun­que es cons­cien­te del ries­go que en­tra­ña —«cuan­do voy a la igle­sia con mi hi­ja pa­so, es­tá en­tre dos cur­vas y co­mo no es­tés pendiente no se sien­te que vie­ne», ad­vier­te y aña­de ade­más que es muy res­ba­la­di­zo y él mis­mo se ha caí­do— re­co­no­ce que la cru­za en reite­ra­das oca­sio­nes pa­ra evi­tar te­ner que dar la vuel­ta a to­do el ba­rrio. «Pa­ra las per­so­nas ma­yo­res o si vas con la com­pra es una vuel­ta tre­men­da», de­nun­cia.

Quie­nes re­si­den en las ca­lles que que­dan so­bre la vía se en­cuen­tran con la mis­ma pro­ble­má­ti­ca pa­ra ir a los su­per­mer­ca­dos, cen­tro de sa­lud, ayun­ta­mien­to o la far­ma­cia. Eu­ge­nia San­mar­tín se ha mu­da­do re­cien­te­men­te pro­ce­den­te de Madrid. En su ca­so se de­can­ta por dar la vuel­ta a Per­lío en vez de cru­zar el tra­za­do. Po­ne co­mo ejem­plos de su día a día los en­tre­na­mien­tos de atle­tis­mo de su hi­jo en el pa­be­llón de San Va­len­tín o las ac­ti­vi­da­des de su ma­dre en el cen­tro de ma­yo­res. «Da­mos la vuel­ta pa­ra ir a un la­do a otro, in­ten­to no te­ner que cru­zar. El tren aca­ba ge­ne­ran­do dos lu­ga­res de vi­da in­de­pen­dien­tes», la­men­ta la ve­ci­na.

La zo­na de pa­so

Ares re­cuer­da que hu­bo un in­ten­to de va­llar la zo­na que se uti­li­za pa­ra pa­sar pa­ra evi­tar­lo. No es­tá ha­bi­li­ta­do pa­ra cru­zar por lo que los vian­dan­tes de­ben ba­jar el te­rra­plén, cru­zar la vía, y «tre­par», de­fi­ne San­mar­tín, por las es­ca­le­ras pa­ra vol­ver a la ca­lle.

La pe­li­gro­si­dad se tra­du­ce en que ca­da va­rios me­ses se re­gis­tra al­gún ac­ci­den­te con per­so­nas que aca­ban pre­ci­pi­tán­do­se a la tie­rra pa­ra no ser gol­pea­dos por el tren e in­clu­so ha ha­bi­do que la­men­tar al­gu­na víc­ti­ma mor­tal. «En in­vierno con la lluvia es to­da­vía peor por­que es más di­fí­cil dar­te cuen­ta si vie­ne», ad­vier­te Ares.

Tam­po­co pre­sen­ta ga­ran­tías el pa­so pa­ra cru­zar ubi­ca­do a la al­tu­ra del apea­de­ro. Los ve­ci­nos de­nun­cian que es muy al­to pa­ra salvar el des­ni­vel de las ca­lles e inac­ce­si­ble pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

Ad­vier­ten de que el pun­to por don­de se cru­za es­tá en­tre cur­vas, res­ba­la y es di­fí­cil oír el tren

JO­SÉ PARDO

Ve­ci­nos atra­vie­san el vial por una zo­na pe­li­gro­sa sin pa­so ha­bi­li­ta­do pa­ra ello.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.